lacruz pikTerminaron los tiempos en que Teófilo Stevenson y Félix Savón hacían temblar los cuadriláteros previo a la apertura de los Juegos Olímpicos de verano. Y Cuba, la reina absoluta del boxeo amateur, tenía un equipo completo de 11 ó 12 hombres sobre el cuadrilátero olímpico.

Ambos astros, ya retirados del deporte, conquistaron sucesivamente tres coronas olímpicas, una hazaña que sólo han protagonizado los dos cubanos en unión del húngaro Laszlo Papp en la historia de los juegos estivales.

Stevenson ganó en Munich 1972, Montreal 1976 y Moscú 1980 en las categorías de 81 y más de 91 kilos, mientras Savón dominó en Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sidney 2000 en 91 kgs.

Las potentes pegadas, desplazamientos en el ring y velocidad de piernas eran algunas de las cualidades de estos dos astros del boxeo de Cuba, cuya composición final de su escuadra a Londres 2012 estará integrada por sólo ocho púgiles.

Se han visto frustradas así las esperanzas de competir en la capital británica con 10 púgiles como era de esperar tras un torneo preolímpico que se está disputando en la ciudad brasileña de Río de Janeiro.

Y es la primera vez que Cuba, considerada entre las principales potencias del boxeo aficionado, lleva a ocho hombres a unos Juegos Olímpicos.

Anteriormente nueve boxeadores escalaron el ring en los Olímpicos de Beijing con balance de cuatro medallas de plata y otras cuatro de bronce. Cero oros, en una discreta actuación desde que en Munich 1972 los cubanos comenzaron a eslabonar una cadena de 32 oros en estas competiciones.

IGLESIAS: ULTIMO CUPO

Roniel Iglesias, campeón mundial de Milán 2009 y bronce en Beijing, fue el último boxeador de la isla en conseguir el boleto a la capital británica en la división de los 64 kilogramos.

En uno de los combates de cuartos de final en Río, Iglesias exhibió su clase y venció por 18-6 al ecuatoriano Anderson Rojas para asegurar por adelantado su cupo olímpico.

Cuba estaba buscando completar su escuadra. Sin embargo, sorpresivamente Arisnoidys Despaigne, en los 69 kilos, y Emilio Correa, hijo, en los 75 kgs, perdieron en Río de Janeiro en eliminatorias y quedaron excluidos de Londres.

Ha sido un fuerte golpe en las aspiraciones de la isla para recuperar el terreno hacia el podio olímpico, pero las autoridades deportivas confían en mejorar los resultados de Beijing pese a competir con ocho hombres.

“Nuestro objetivo es mejorar en Londres en comparación con Beijing”, dijo esta semana una fuente deportiva sin precisar más detalles.

En Río de Janeiro, Despaigne no pudo contener el empuje del ídolo brasileño Myke Carvalho y perdió por 17-9 puntos, en tanto “el descalabro”, como lo describió la prensa local, de Correa ocurrió cuando pegó un golpe bajo frente al dominicano Junior Castillo y resultó descalificado por el árbitro polaco Mietla Kazimierz, quien detuvo las acciones a los dos minutos y 21 segundos del asalto inicial del combate.

Siete boxeadores cubanos habían asegurado antes su participación en Londres: Yosvani Veitía (49 kgs), Robeisis Ramírez (52), Lázaro Alvarez (57), Yasnier Toledo (60), Julio César La Cruz (81), José Angel Larduet (91) y Erislandy Savón (+ 91 kgs).

La Cruz y Alvarez son dos de las principales esperanzas de medallas para América Latina en Londres, a donde llegarán con el aval de las fajas de campeones mundiales aficionados en el torneo disputado en Bakú 2011.

Comenta sobre este articulo

Facebook Comments