chavez chavez pikoct52012Como un indetenible carrusel, la historia de JC Chávez Jr. sigue cuesta abajo y aportando tristes matices. Y no es solo que perdió el combate por decisión ante el argentino Sergio “Maravilla” Martínez o que dio positivo a marihuana. No. Es mucho más, parque en su intento de borrar su mala imagen está destruyendo lazos afectivos y exponiendo argumentos poco creíbles.

El Junior ahora niega haber inhalado el humo de la planta de forma consciente y acusa hasta su propio padre de haberle dado un mal ejemplo en la niñez.

“Mi padre me perjudicó en muchos aspectos cuando él andaba tomado, cuando andaba drogándose, me perjudicaba, se peleaba con la gente”, dijo El Junior en una sorprendente entrevista a la cadena ESPN.

Chávez Jr., de 26 años, tiene récord de 46 victorias, un empate y una derrota, esta a manos de “Maravilla” el 15 de septiembre en el Thomas and Mack Center de Las Vegas, estado norteamericano de Nevada.

“Yo a mi papá lo respeto, es el mejor peleador para mí de México y uno de los mejores del mundo. Es mi ídolo, y aparte es mi padre”, dijo en un intento por darle un retoque a las palabras hacia su progenitor, quien ganó tres coronas mundiales.

El positivo a marihuana llevó al Consejo Mundial de Boxeo (CMB) a imponerle una multa de 20.000 dólares y suspenderlo hasta que concluya un proceso de rehabilitación.

Pero queriendo demostrar total ingenuidad y desconocimiento de las implicaciones de sus acciones, el Junior negó tener problemas con las drogas y atribuyó el resultado a unas gotas que toma para los nervios y a la ingestión de un té que lo ayuda a calmar los nervios.

“Soy una persona limpia, que nunca” (ha fumado marihuana), respondió a una pregunta de la cadena. “Desde hace tres años o cuatro años tengo un problema de los nervios. De hecho, tengo mi tratamiento. Cuando yo llego a Los Ángeles a entrenar, en California es legal, es medicinal el cannabis, entonces me dijeron que me ayudaba para dormir, para relajarme”.

Chávez Jr insistió en que hizo consultas con su médico sobre el tema del “cannabis” (comúnmente conocida por marihuana), una planta con sustancias psicoactivas, que es ilegal para los boxeadores. Explicó que el galeno le dijo que el único problema sería el humo que le causaría afectaciones en la preparación física.

“Entonces me hicieron un té, unas gotas que me ayudaron a relajarme, a estar bien de mi problema”, enfatizó el Jr., quien reconoció haberlo “estado tomando durante dos o tres meses, porque ha sido un problema muy fuerte y muy grave para mi persona debido al estrés y los nervios”.

Argumentó que sus problemas nerviosos se deben a la gran presión que siente en los intentos de bajar de peso previo a cada combate, que en una ocasión le exigió bajar 22 libras en cinco días.

Y en total afrenta al CMB rechazó someterse a un programa de rehabilitación por consumo de estupefacientes. “Una persona que va a rehabilitación es porque tiene un problema de drogas, pero yo no tengo un problema de drogas”, expresó en forma vehemente.

Es difícil creer los argumentos del Junior Chávez, quien en otra ocasión utilizó la furosemida, en busca de rendimiento y por supuesto de la victoria.

En aquella ocasión Chávez Jr. derrotó a Troy Rowland en el MGM Grand también en la ciudad del pecado en noviembre de 2009, pero posteriormente le retiraron el triunfo por dar positivo a ese diurético. En adición, fue suspendido seis meses por la Comisión Atlética de Nevada y multado con 10.000 dólares.

Más reciente, en enero de este año, Chávez Jr. fue detenido por conducir en estado de ebriedad en Los Ángeles y al mostrar sus documentos, la policía confirmó que su licencia estaba vencida. Por ambos delitos cumplió tres años de libertad condicional y 30 sesiones bajo el programa “Alcohólicos anónimos”.

Pocos días después, el 4 de febrero, El Junior derrotó por fallo unánime a su compatriota Marco Antonio “Veneno” Rubio en el Alamodome, de San Antonio, Texas, Rubio y su equipo acusaron a la Comsión de Texas por no efectuar los exámenes antidoping, al considerar que Chávez Jr. se comportó de forma extraña durante todo el pleito.

El 16 de junio el Hijo de la Leyenda derrotó por nocaut en el séptimo round a Andy Lee en el Sun Bowl, de El Paso, Texas y tampoco en esa ocasión se efectuaron los reglamentarios controles antidopaje, en una acción nuevamente apañadora a un boxeador con antecedentes dudosos.

La historia de JC Chávez Jr. tiene mucho de complicidad de las autoridades del Consejo Mundial de Boxeo y de su presidente, el también mexicano José Sulaimán, quien se ha hecho el de la vista gorda en múltiples ocasiones con su “ahijado”.

En concordancia con ese inexplicable respaldo, el Junior solo recibió una multa de 20.000 dólares por el positivo a marihuana, cuando recibió tres millones de dólares tras su enfrentamiento con Maravilla Martínez.

Adelanto que si Chávez Jr. no acepta someterse al tratamiento de rehabilitación, Sulaimán buscará otra salida ¿decorosa? para el “bueno” del Junior a fin de que pueda subir nuevamente al cuadrilátero. El tiempo será testigo.

Comenta sobre este articulo

Facebook Comments