machocamacho piknov282012Héctor “Macho” Camacho creció, triunfó y murió con vidas paralelas. Fue un campeón sobre el ring que hizo vibrar de emoción a sus simpatizantes y a todo Puerto Rico. Su vida simboliza los sueños cumplidos de los emigrantes: ambiciones, fama … dinero.

Pero simultáneamente en una especie de atracción fatal, “Camacho” resultó una víctima del bajo mundo. El vínculo con las peleas callejeras, el alcohol y las drogas, mostraron un lado oscuro, que enlodó su imagen y lo hizo perder el gran prestigio que conquistó a fuerza de puños.

Nacido el 24 de mayo de 1962, en Bayamón, Puerto Rico, emigró siendo un niño al llamado Harlem hispano de Nueva York junto a sus padres Héctor Luis y María Matías y sus otros cuatro hermanos mayores.

El ambiente de la zona lo involucró en peleas callejeras y ya a la edad de 15 años fue enviado a prisión. No se conoce con exactitud cuando se inició en el pugilismo, pero a los pocos meses de salir de la cárcel obtuvo la corona en la lid Subnovato de las 112 libras, correspondiente al torneo nacional Guantes de Oro.

Dos años después y como integrante del Club Deportivo “La Sombra” ganó el campeonato abierto de las 119 libras al derrotar en la pelea final a Tyrone Jackson.

Su indiscutible calidad lo hizo saltar al profesionalismo, en el que tuvo un rápido ascenso gracias a su virtuosismo, que lo llevó a los primeros planos en el peso pluma, superpluma, ligero y welter.

Conquistó la corona mundial en tres ocasiones, la primera correspondiente al Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en las 140 libras, al imponerse por nocaut técnico en cinco asaltos al mexicano Rafael “Bazooka” Limón, el 7 de agosto de 1983.

Y a medida que ascendía y se consolidaba en los primeros planos del pugilismo de los años 80, el “Macho” se convirtió en un “showman” que daba espectáculo por su vestimenta extravagante, lujosas joyas y su grito de guerra antes de iniciar los pleitos: “Macho Time”, que hacía tronar a los fanáticos.

A lo largo de 79 triunfos, 38 por nocaut, doblegó a leyendas de su tiempo como Sugar Ray Leonard, Roberto “Mano de Piedra” Durán (dos veces) y a otros de gran renombre como Edwin Rosario, Ray Mancini, Greg Haugen, Cornelius Boza y José Luis Ramírez, entre otros.

Sus seis reveses fueron a manos de otros “monstruos” como Julio César Chávez, Oscar de La Hoya, Félix “Tito” Trinidad y Haugen. Los dos últimos se lo infligieron Chris Walsh y Saúl Durán, este el 14 de mayo de 2010, cuando nada debía hacer sobre el ring, después de 30 años de carrera.

Pero ninguno de los 88 rivales que lo enfrentaron tuvo la satisfacción de derrotar a Macho Camacho por la vía del nocaut en esa época dorada del boxeo y en varias divisiones de las de mayor concentración de calidad.

Quizás producto del ambiente que lo rodeó en la niñez, Héctor “El Macho” Camacho tuvo innumerables episodios que mancharon su nombre y prestigio a lo largo de los años.

El 6 de enero de 2005 fue arrestado por la policía de Gulport, Mississippi acusado de intentar robar una tienda de artículos electrónicos y por tener la droga conocida por éxtasis. Condenado a siete años de prisión en 2007, un juez suspendió la parte final de la sentencia y le dio libertad condicional.

Pero en otro arranque de su contradictoria personalidad, violó la libertad restringida y nuevamente cumplió dos semanas en la cárcel.

El 12 de febrero de 2011, Camacho fue víctima de un tiroteo en San Juan, Puerto Rico. Camacho alegó que había llevado a un amigo a un bar, cuando dos hombres se le acercaron y trataron de secuestrarlo. De acuerdo con su versión, le dispararon tres veces cuando escapaba conduciendo su vehículo.

En abril de 2012 Camachó se entregó a las autoridades de Florida respondiendo a una orden judicial que estaba archivada a finales de 2011 y en la cual se le acusaba del delito de maltrato infantil contra su hijo.

Entregó una fianza de 5.000 dólares para ser liberado de la prisión del condado Orante, en Orlando, pero al momento del fallecimiento tenía pendiente el juicio por agarrar por el cuello, tirar al suelo y pisotear a uno de sus hijos adolescente en una visita a la casa de su ex esposa.

Su muerte ocurre también involucrado en un tiroteo que se investiga, pero a su acompañante, un proxeneta que larga data criminal, se le encontraron varias bolsas de cocaína.

Y como parte de su carisma, Camachó participó en una competencia de baile de la cadena Univisión, que lo mantuvo como crítico de ese reality show después de ser eliminado.

También tuvo una sección en la misma cadena para el programa de entretenimientos “El Gordo y La Flaca” y en marzo de este año fue el protagonista del progama “It´s Macho Time”, en el que varias mujeres competían por ser su novia.

Vaivenes de un gran campeón, que dejó un gran legado sobre el ring y varias manchas en su vida cotidiana.

Comenta sobre este articulo

Facebook Comments