chavez jr t2522013Tras meses de elucubraciones y espera, finalmente el mexicano Julio C. Chávez Jr. se enfrentará el 28 de febrero a la Comisión Atlética de Nevada para explicar las causas de su positivo a marihuana en la prueba anti-doping que le realizaron después del revés por unanimidad frente al argentino Sergio “Maravilla” Martínez, el 15 de septiembre en Las Vegas, donde perdió el titulo mediano del Consejo Mundial (CMB).

Pero como ocurre con todo lo relacionado con el Hijo de la Leyenda, la audiencia se efectuará vía telefónica, debido a que “Julio César pidió tiempo, ya que su visado no estaba en orden”, dijo Keith Kizer, director ejecutivo de Nevada, para explicar el inusual intercambio.

“Esperamos un tiempo prudente y para no seguir postergando la cita se decidió que fuera telefónica”, añadió Keizer como si se tratara de un encuentro de negocios o de un favor personal que Chávez Jr. le haría.

La gravedad del asunto exige que Chávez dé la cara -“face to face”, como se dice en inglés- y exponer sus argumentos frente al rigor de la Comisión de Nevada, por tratarse de un púgil reincidente y sobre todo en esa misma urbe estadounidense.

La Comisión debe recordar que el Junior dio positivo a furosemida tras el pleito en que venció a Troy Rowland el noviembre de 2009. En aquella ocasión le anularon el triunfo, le impusieron una multa de 10 mil dólares y lo suspendieron siete meses.

El 4 de febrero del pasado año las acusaciones contra Chávez Jr. se incrementaron tras derrotar por fallo unánime a su compatriota Marco Antonio “Veneno” Rubio, en el Alamodome, de San Antonio, Texas. Rubio y su equipo criticaron a la Comisión de Texas por no efectuar los exámenes antidoping, al considerar que Chávez Jr. se había comportado de forma extraña durante todo el pleito.

Cuatro meses después, el 16 de junio, el Hijo de la Leyenda derrotó por nocaut en el séptimo round a Andy Lee, en el Sun Bowl, de El Paso, Texas, y tampoco en esa ocasión se efectuaron los reglamentarios controles anti-doping, en una acción que algunos catalogaron de apañadora a un boxeador con antecedentes dudosos.

“Soy una persona limpia, que nunca ha fumado marihuana”, dijo a la cadena televisiva “ESPN” días después del pleito frente a Martínez. “Desde hace tres o cuatro años tengo un problema de los nervios. De hecho, tengo mi tratamiento con el cannabis (marihuana), que me ayuda a relajarme y a dormir, además de ser legal en Los Ángeles”.

De acuerdo con fuentes allegadas a la Comisión de Nevada, el Junior podría ser sancionado con seis meses de inactividad, aunque no está claro si se incluye el tiempo transcurrido desde su anterior combate con “Maravilla” Martínez o el plazo se inicia a partir de este jueves.

Además, está contemplada una multa (sin revelar todavía) y de ahí que la Comisión tiene retenidos los tres millones de dólares que le correspondían por el enfrentamiento del pasado 15 de septiembre.

Sin dudas, Julio C. Chávez Jr. es un bendecido, porque sus erradas acciones no reciben el mismo tratamiento que el resto de los púgiles. Veremos si en esta oportunidad la Comisión de Nevada nuevamente “le pasa la mano” con una sanción “simbólica” o le impone el merecido castigo que lo haga poner los pies sobre la tierra definitivamente.

Comenta sobre este articulo

Facebook Comments