rigondeaux pikmarz242013Si yo fuera Guillermo 'El Chacal' Rigondeaux (11-0-0, 8 KOs) sería el tipo más huraño del mundo. Diría que obsesivo… hasta medio psicópata. Nada de mujeres ni fiestas. Nada de distracciones. Y que me digan extremista. ¡Acaso que cubano no lo es!

O sea, concentración máxima. Como si me fuera la vida en ello. Solo escucharía los ajustes que Pedro Luis Díaz, mi entrenador, pudiera hacerle a la rutina de trabajo. Y es que nadar contra corriente para morir en la orilla, no es una opción. Y la palabra perder no existe en mi diccionario.

A pesar de la olímpica desmemoria de los medios, que siempre prefirieron al mexicano Abner Mares, y las recurrentes disputas entre mis promotores, finalmente Nonito 'The Flash' Donaire (31-1-0, 20 KOs) está al alcance de mis puños, con exactitud, el 13 de abril en el Radio City Music Hall de New York.

Esa será mi gran oportunidad; no solo de trascender en el boxeo rentado, sino de allanarle el camino a los boxeadores cubanos, quienes apenas cuentan para los empresarios y de paso alegrarle la vida a mis compatriotas que ya ni siquieran ganan en la pelota (beisbol).

No será fácil. Lo sé. Donaire no es del montón y merece respeto. Tampoco está “inflado” como otros que su nacionalidad les favorece. Él se ha labrado una reputación a base de golpes y derrumbando “mitos”. Sin favores de medios ni promotores. Por eso son incuestionables sus seis títulos mundiales en cuatro divisiones: mosca (112 libras), súper mosca (115 lbs), gallo (118 lbs) y súper gallo (122 lbs).

Sobre el cuadrilátero es letal. Sabe adaptarse al estilo del adversario; lo mismo se coloca a la derecha que te cambia hacia la zurda. Su pegada, con ambas manos, es demoledora y tiene excelentes recursos técnicos que le permiten esquivar golpes con movimientos de piernas o de torso.

Ahora es más peligroso porque está en el punto más encumbrado de su carrera. No es casualidad que se le haya designado como púgil del año 2012, tras vencer en sus cuatro presentaciones a peleadores de reconocida trayectoria como son el boricua Wilfredo Vázquez Jr (22-2-1, 19 KOs), el sudafricano Jeffrey Mathebula (27-4-2, 14 KOs), el japonés Toshiaki Nishioka (39-5-3, 24 KOs) y el mexicano Jorge 'El Travieso' Arce (61-7-2, 46 KOs); y que la respetada revista The Ring le ubique en el puesto número cinco del ranking libra por libra.

Pero si Nonito es una estrella…yo también lo soy. Con 19 años ya era campeón olímpico y con apenas siete combates en el profesionalismo ya era monarca mundial interino.

Por eso -si yo fuera el Chacal- estaría contando cada segundo, cada minuto, cada hora que me separa de la noche del 13 de abril, porque ese día cuando lo tenga enfrente, danzaré y pegaré hasta el hastío. Verán al Chacal elevado a la enésima potencia. Sin la apatía de otros pleitos, como cuando dejé que Robert Marroquín (23-2-0, 16 KOs) se recuperara, en vez de “rematarlo” al instante.

Aprendí la lección. Entraré y saldré tirando golpes. En la media y larga distancia, jamás en la corta. Tampoco dejaré que los jueces influyan en el resultado. Ni renunciaré a mi estilo de combate por más que los pseudo especialistas se empeñen en engañar diciendo que la esencia del boxeo es entrarse a pescozones, cuando en realidad es todo lo contrario: es el arte de pegar y no recibir.

El 13 de abril demostraré quién es el número 1. Y después, si Mares quiere, le brindaré la oportunidad de pelear y así volver a dañarle su anatomía como hice en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo 2003. La historia que la prensa se ha empeñado en esconder.

Comenta sobre este articulo

Facebook Comments