CaneloMayweather pikjul12013Un gran imán para el dinero llamado Floyd Mayweather Jr. (a quien no en balde apodan “Money”), y un complemento que también hace trabajar con intensidad las registradoras, nombrado Saúl “El Canelo” Alvarez, parecen ser los ingredientes idóneos para materializar un récord dentro del boxeo profesional en ingresos por Pagos Para Ver por TV (PPV), cuando ambos se enfrenten el 14 de septiembre de 2013 en el MGM Grand Hotel & Casino de Las Vegas, Nevada.

Hay muchos elementos que convierten esta pelea en un espectáculo imperdible, por el cual millones de hogares estarían dispuestos a un pago para garantizar la señal exclusiva de Showtime, la televisora que obtuvo un lucrativo contrato con Mayweather y su promotora personal, devenida negocio de familia que el “Money” maneja con gran habilidad financiera. El arreglo con Showtime puso fin a un largo y muy fructífero negocio entre Mayweather Promotions y la cadena Home Box Office (HBO), que deparó incluso el récord vigente en PPV.

En primer lugar, el pleito, concertado en un peso arreglado de 152 libras, pondrá frente a frente a dos invictos pugilistas: el estadounidense Mayweather Jr. (44-0-0, 26 KO's), un veterano de 36 años considerado por las más prestigiosas publicaciones (incluida la Revista “The Ring”) como el número uno del mundo libra por libra, y el joven mexicano de 22 años “El Canelo” Alvarez (42-0-1, 30 KO's), cuya nacionalidad casi que lo dice todo. Porque un campeón nacido en México, e invicto, atrae a un “mundo de gente”, sobre todo compatriotas apasionados seguidores del deporte de los puños.

En la bronca estará en juego la faja mundial (Súper) Ligero Mediana de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), así como las coronas de peso Ligero-Mediano reconocidas por el Consejo Mundial (CMB) y la ya citada publicación “The Ring”, una suerte de libro de referencias insustituible en el contexto del pugilismo de paga.

Son elementos suficientes para una megapelea que, se supone, debe ser memorable en el orden meramente competitivo, pero que sin dudas está destinada a deparar ingresos récord, o al menos muy cercanos a las cotas de recaudación, particularmente en el ámbito destinado al PPV que es la vía por la cual centenares de millones de hogares en Estados Unidos, México y el resto del mundo tienen acceso a acontecimientos deportivos de la magnitud del combate Mayweather Jr. vs. Saúl Alvarez.

El récord vigente de hogares que hicieron desembolsos en PPV es de 2,7 millones e involucró en mayo 5 de 2007 precisamente a Mayweather Jr., cuando enfrentó a su compatriota de orígen mexicano Oscar de la Hoya, con el cetro Ligero-Mediano del CMB en juego. En términos netamente monetarios, ese choque de trenes deparó la marca en ingresos netos, por ahora insuperable en PPV, de 136 millones 853 mil 700 dólares, una cifra que excluye únicamente a peleas de título mundial en los pesos completos.

La cifra de 2.7 millones de solicitudes es un número absoluto que relegó a un segundo plano el hasta entonces primado de 1.95 millones de hogares que hicieron los pagos requeridos en todo el planeta por ver la célebre y antológica segunda disputa por la supremacía mundial entre los supercompletos estadounidenses Evander Holyfield y Mike Tyson.

Mayweather Jr. tiene el privilegio de estar involucrado en las tres peleas de PPV que mayor cantidad de dinero han recaudado en toda la historia del boxeo profesional (sin incluir a los Súper Pesados). La ya referida con De La Hoya encabeza la citada trilogía, y le siguen los duelos del “Money” con sus compatriotas Víctor Ortíz (78 millones, 440 mil dólares) y Shane Mosley (78 millones, 330 mil dólares).

Entre las más notables recaudaciones de todos los tiempos figura también la deparada por la pelea que Mayweather Jr, sostuvo el 2 de mayo de 2009 con el mexicano Juan Manuel Márquez en un “catch weight” (peso arreglado) de 144 libras. El balance de ingresos, que clasifica como el quinto en la historia del pugilismo profesional, rondó los 52 millones de dólares, según los estimados reconocidos por la cadena HBO.

Con estos antecedentes a la mano, no resultaría descabellado vaticinar un récord en PPV el 14 de septiembre de 2013, cuando dos pugilistas invictos y con el carisma de Floyd y “El Canelo” (ambos tan apasionadamente amados, como odiados entre los hinchas del boxeo) suban al ring instalado en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada, en pelea que, a una gran mayoría sólo le complacerá conocer a un ganador y a un perdedor, sin que importen mucho los rejuegos estratégicos de las partes involucradas, ni el peso arreglado de 152 libras sugerido por Mayweather Promotions.

Comenta sobre este articulo

Facebook Comments