Broner pikjul072013Si no vendes con los puños… encuentra un modo de hacerlo. No por gusto dicen por ahí que el fin justifica los medios. Y esa filosofía de vida, cuestionable o no según desde el prisma en que se mire, la aplica en grado sumo el estadounidense Adrien 'El Problema' Broner (27-0-0, 22 KOs), quien con su verborrea y su hollywoodesco montaje: papá peina a nené, halló un camino expedito para hacerse notar e intentar alcanzar la cumbre monetaria en que se encuentra su ídolo Floyd Mayweather Jr. (44-0-0, 26 KOs).

Ni el afamado cineasta Quentin Tarantino se hubiera imaginado un personaje tan rocambolesco. Broner, sí. Tuvo la astucia de crearlo y lo interpreta a la perfección. Su actitud, dentro y fuera del ring, ha logrado el objetivo que se trazó: llamar la atención y ganarse la animadversión de todos.

Puede parecer contradictorio, sin embargo, no lo es. Hace mucho que el Arte de Fistiana dejó de ser un arte para convertirse en negocio y toda argucia es valedera para atraer el billete. El caso Broner es la confirmación de la regla. Muchos quieren verle perder por fanfarrón y pagan sus boletos para estar en primera fila cuando ocurra.

Pero, y siempre los hay, Broner sabe que palabras y actitudes no son suficientes para ganarse el respeto unánime y un espacio entre los grandes del pugilismo. Ese respeto solo llega de la mano de rimbombantes nombres. Y en busca de ellos subió dos categorías de peso: desde los ligeros (135 libras) hasta los welter (147). Con semejante salto entró a las “Grandes Ligas” del boxeo, que se encuentran entre las divisiones welter y súper welter (154), rango de peso donde confluyen los mejores peleadores libra por libra en la actualidad.

El Problema, que no tiene un pelo de tonto -eso lo sabe el padre que se pasa el tiempo peinándole sus rizos afro-, parece tener todo pensado. No se lanzó a la aventura sin previo y meticuloso análisis. Su metamorfosis será gradual. Solo así se comprende que haya escogido inicialmente al insípido Paul Malignaggi (32-5-0, 7 KOs), hombre de verbo agudo, pegada nula y monarquía pasajera.

El Problema no los tuvo para pasar la prueba, aunque con mucha necesidad de mejora. Lo más destacado de ese encuentro fue que se llevó a casa la faja mundial de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), la tercera en su vitrina (había conquistado coronas en las divisiones súper pluma y ligera). Y también se ganó, con su actitud en el Barclays Center de New York, muchísimos más detractores entre los medios especializados, la fanaticada y sus colegas de profesión.

Si no me quieren…entonces que me odien. Al final, siempre estarán pendientes, debe pensar 'El Problema', quien ya está en las “Mayores” y con un título ceñido a la cintura.

Todo apunta a que se quedará en el peso welter y continuará con su proceso de aclimatación ante el argentino Marcos 'El Chino' Maidana (34-3-0, 31 KOs). El sudamericano afirmó en su cuenta de twitter que “si Adrien Broner es el campeón yo lo quiero a él”. Y luego agregó que el estadounidense es un gran peleador y tiene talento, “aunque creo también que no le han pegado todavía. Sería una pelea muy difícil, pero sé también que puedo noquearlo”.

Richard Schaefer, director ejecutivo de Golden Boys Promotions, apoderada de los destinos de ambos pugilistas, ya dejó claro las intenciones de su empresa al respecto: “es la pelea que queremos hacer''.

No podía ser mejor para Broner. Maidana es la transición perfecta. Tiene pegada, pero escaso boxeo y técnicamente pocos son tan dotados como el estadounidense, quien pudiera sacar ventajas de las insuficiencias de su rival, aunque deberá cuidarse en extremo la mandíbula.

Ya después de ese hipotético combate necesitará más que fanfarronadas. Si realmente quiere ser protagonista y no actor de reparto tendrá que retar a alguno de los hombres que imponen respeto en este rango de peso: Juan Manuel Márquez, Timothy Bradley, Manny Pacquiao y hasta el mismísimo Floyd Mayweather Jr. Y esas ya son palabras mayores.

Comenta sobre este articulo

Facebook Comments