oscardelahoya Los Ángeles.-Oscar de La Hoya ha sido siempre un ganador, perdón… casi siempre. Campeón olímpico, múltiple monarca profesional y ahora exitoso empresario de la compañía Golden Boy Promotions, a la que ha llevado a la cima del mundo pugilístico. Pero no ha podido vencer a un rival silencioso: la adicción a las drogas y el alcohol.

Sorpresivamente, De La Hoya reconoció que había reincidido (en algunos países lo llaman “perro huevero”) al consumo de drogas y alcohol. El propio “Golden Boy” señaló en un comunicado que no asistirá al trascendental pleito entre el estadounidense Floyd Mayweather Jr. y el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez el 14 de septiembre en Las Vegas.

“Saúl “Canelo” Álvarez y yo tenemos grandes peleas esta semana, él sobre el ring y yo en mi tratamiento”, dijo De La Hoya en una nota pública. “No estaré en la pelea del sábado para apoyar a Canelo hacia su victoria, porque me he internado voluntariamente para tratamiento”.

Dos años atrás, De La Hoya cometió infidelidades a su esposa debido a los vínculos con el alcohol y la cocaína, por lo que ingresó “voluntariamente” en un centro de rehabilitación de Los Ángeles por abuso de drogas.

En esa ocasión, el canal “Univisión” mostró hoy imágenes del astro del pugilismo, mientras efectuaba una caminata con un grupo de personas por las afueras del centro de rehabilitación en Malibú, California.

Con barba ligeramente descuidada, rostro serio y utilizando camisa a cuadros roja y blanca, De La Hoya no respondió a la reportera que le preguntó varias veces sobre su estado de salud.

Según el reportaje de la cadena televisiva, De La Hoya tenía previsto permanecer alrededor de 30 días en ese centro por el que pagó 77 mil dólares durante su estancia, en la que se reunió hasta tres veces diarias con consejeros.

Como ocurrirá ahora con el pleito Mayweather Jr.-Álvarez, la ausencia De La Hoya fue notoria entonces cuando el veterano Bernard Hopkins (peleaba bajo la tutela de Golden Boy Promotions) se convirtió en el campeón de boxeo más añejo en la historia del pugilismo al vencer por puntos al canadiense Jean Pascal en Montreal.

“Después de hacer una evaluación honesta de mí mismo, reconozco que hay ciertos temas que tengo que trabajar”, escribió De La Hoya. “Como todos, tengo mis defectos, y yo no quiero ser una de esas personas que tiene miedo de admitir y reconocer sus defectos”, añadió en su nota.

Ganador de seis títulos mundiales profesionales en igual número de categorías, De La Hoya se retiró en 2009 con récord de 39-6, tras una legendaria carrera que lo convirtió en un ícono del deporte mundial.

“A través de mi carrera, siempre he encarado de frente todos los retos y este no es diferente”, un discurso de su misiva anterior y que se repite 28 meses después. “Confío en que con el apoyo de mi familia y mis amigos me convertiré en una persona más fuerte y más saludable”.

De La Hoya ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona-92 y en lo adelante por su virtuosismo y carisma fue reconocido con el sobrenombre de “Golden Boy”. Como profesional ganó títulos mundiales en las 130, 135, 140, 147, 154 y 160 libras.

Perdió el invicto el 18 de septiembre de 1999 ante el boricua Félix “Tito” Trinidad en la denominada “Pelea del Milenio”. Antes obtuvo grandes victorias por KO ante Fernando Vargas y en par de ocasiones ante Julio César Chávez, la llamada Leyenda del boxeo mexicano.

Comenta sobre este articulo

Facebook Comments