Francisco Vargas El Bandido 16ea0

Tras un 2015 que ratificó la consolidación de México como vital mercado del boxeo profesional, tanto masculino como femenino, el 2016 se presenta como otro año de protagonismo para el país azteca y, sobre todo en el sector varonil, deben existir combates muy competitivos con presencia mexicana. 

Ya se habla, por ejemplo, de una probable bronca fraticida entre el monarca mundial de Peso Súper Pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Francisco “El Bandido” Vargas y Jhonny González, vigente campeón Internacional Plata de esa organización.  Sería un magnífico espectáculo, dado el potencial de los dos contendientes, aunque todavía se desconocen los detalles del pleito. 

Vargas se hizo dueño de ese cinturón en un espectacular duelo con el japonés Takashi Miura, el 21 de noviembre de 2015 en el Mandalay Bay Hotel y Casino, de Las Vegas, Nevada. 

El “Bandido” Vargas validó eso de que “guerrero azteca, nunca muere”, al liquidar a Miura en el round nueve, después de haber estado al borde del nocaut, y tener una gran inflamación y una extensa herida en el pómulo derecho. 

Con todo en contra, el mexicano se sobrepuso a la adversidad, y con un  preciso contragolpeo, puso en tan malas condiciones al entonces campeón Miura, que obligó al árbitro a detener el duelo, ante la mirada atónita de millones de espectadores que, en la instalación, y a través de le televisión, vieron el resurgir del mexicano, como la renombrada Ave Fénix de la mitología. 

Fue uno de los combates más espectaculares del 2015, visto en todo el planeta gracias al Pago por Evento (PPV, siglas en inglés) de la cadena estadounidense Home Box Office (HBO) que seguramente estará en contacto con Golden Boy Promotions, la promotora de Francisco Vargas, para respaldar el combate con Jhonny González, un potente pegador que no será un manjar para el titular Súper Pluma del CMB. 

Otro atractivo indiscutible en 2016 será Saúl “Canelo” Alvarez, quien en 2015 se apoderó del fajín de Peso Mediano del CMB, con una victoria consagratoria a costa del puertorriqueño Miguel Cotto, precisamente en el pleito estelar del referido cartel de 21 de noviembre, en Las Vegas. 

Si bien muchos no están convencidos del crecimiento boxístico de “Canelo”, lo que si resulta indudable es que en 2016 tiene la oportunidad de ratificarse como un gran atractivo taquillero.  El joven de 25 años, figura como principal candidato para sustituir al estadounidense Floyd Mayweather Jr., el indiscutible líder del PPV a través de todos los tiempos. 

Un total de 900 mil hogares hicieron el pago por la señal de PPV de la pelea Álvarez vs. Cotto, lo que dejó como saldo una ganancia neta de 58 millones de dólares. 

¿Cuánto podría recaudarse en un megacombate entre “Canelo” y el Súper Campeón de los Medianos, el kazajo Gennady Golovkin? 

Son decenas de millones en todo el globo terráqueo que reclaman a gritos ese duelo, que podría convertirse, por el alto grado interés que genera, en uno de los principales acontecimientos financieros del deporte profesional, y hasta acercase a las astronámicas cifras (4.5 millones de hogares y más de 500 millones de dólares en ganancias netas) que legó como récord absoluto para el PPV, la llamada Pelea del Siglo, entre Mayweather Jr. y el filipino Manny Pacquiao. 

También centrarán la atención en 2016, el Súper Mediano Julio César Chávez Jr., el pesado Andy Ruiz Jr., y el ahora Peso Pluma Leo Santa Cruz. Otros focos de interés son Orlando “Siri” Salido, el Mosca Juan Francisco “Gallo” Estrada, y el veterano Juan Manuel Márquez. 

Chávez Jr. dejó ya de ser una promesa y, con 29 años a cuesta, evidenció en 2015 que no basta la casta que le otorga el apellido heredado de su padre de igual nombre, conocido como La Leyenda, y considerado el mejor pugilista mexicano a través de la historia. 

Su accidentada vida, vinculada a conflictos sociales y la drogadicción que, incluso, le ha acompañado sobre el cuadrilátero, evidenciaron su huella en los pasados 12 meses… Chávez Jr. sufrió una estrepitosa derrota, por abandono, ante el polaco Andrzej Fonfara, el 18 de abril, en el StubHubb Center, de Carson, California. 

En un intento por recuperar credibilidad y revivir los favores que sobre él proyectan los legados de su progenitor, Chávez Jr. volvió a escalar el cuadrilátero el 18 de julio, en El Paso, Texas, para enfrentar a su coterráneo Marcos Reyes. 

El triunfo por unanimidad de ninguna manera proyectó más luz sobre el vástago de la Leyenda del Boxeo Mexicano quien, no obstante, aspira a competir con “Canelo” Álvarez como atractivo taquillero y como real potencia pugilística en 2016, pero no son muchos los que creen en semejante milagro. 

La gran esperanza de México, que sueña con tener algún día un campeón del mundo de peso pesado, sigue siendo Andy Ruiz Jr., de 26 años de edad, quien de momento se mantiene invicto (26 triunfos, 17 de ellos por KO) y en 2015 sumó un par de triunfos por unanimidad en pleitos pactados a ocho asaltos. 

Los entrenadores no quieren apresurar al corpulento muchacho nacido en Mexicali, en el estado mexicano de Baja California. 

Con una figura regordeta (240 libras que dan mucho relleno de grasa a sus 6 pies y dos pulgadas de altura), Andy Ruiz Jr. se burla de la lentitud que presagia su voluminosa anatomía, porque se mueve con soltura sobre el encerado y golpea con rapidez y precisión con ambas manos. 

El invicto Leo Santa Cruz (31 triunfos y un empate en su carrera), decidió abandonar la categoría Súper Gallo. En 2015, Santa Cruz, le ganó un peleón a su compatriota Abner Mares, el 29 de agosto, en el Staples Center, de Los Angeles, y se adueño del vacante cetro de la división Pluma, que avala la Asociación Mundial de Boxeo. 

La otra estrella mexicana que todos esperan con ansiedad en este 2016 es Juan Francisco “Gallo” Estrada, flamante monarca mundial de Peso Mosca, bajo los auspicios de la Organización Mundial (OMB) y la AMB. 

Par de triunfos, sin contratiempos, se adjudicó Estrada en los pasados 12 meses, por nocaut técnico en la tercera ronda sobre el filipino Rommel Asenjo, y por KO en el décimo capítulo, a costa de su compatriota Hernán Márquez, para preservar sus reinados que afrontan como única -y muy sólida- amenaza al nicaragüense Román “Chocolatito” González, campeón invicto (44-0) reconocido por el CMB. 

Uno de los pleitos más reclamados por los hinchas de todo el planeta es la revancha entre Estrada y González (el nica ganó “la premiere” en 2012), para determinar quién es el rey absoluto de las 112 libras, pero ambos coinciden en  reclamar una bolsa de un millón de dólares, que por ahora nadie quiere pagar,  para concretar la añorada confrontación. 

Un veterano que es todo un símbolo del pugilismo mexicano contemporáneo, Orlando “Siri” Salido, alimentó durante 2015 una octogenaria y encarnizada rivalidad que sostienen su país y Puerto Rico. 

Salido enfrentó en una pareja de oportunidades al boricua Román “Rocky” Martínez, y si bien la primera vez sucumbió sin objeciones, por unanimidad, el 11 de abril, en San Juan, la capital de la llamada Isla del Encanto, en la segunda mereció el triunfo por su fogoso quehacer pasada la mitad del pleito, pero los hombres de blanco decretaron un empate. 

En San Juan, Salido intentaba arrebatar a Martínez el cetro lineal Pluma de la OMB que el puertorriqueño expuso una vez más ante “Siri”, el 12 de septiembre, en Las Vegas, Nevada, donde tras seis asaltos en los que prevaleció el golpeo de riposta del campeón, el retador dio un vuelco a la situación con su arrollador proceder, que debió brindarle el fallo de los oficiales. 

La tercera disputa Salido-Martínez ya tiene fecha concertada: el 20 de febrero de 2016.  Queda por determinar el escenario, y cuál cadena de televisión transmitirá el espectáculo (presumiblemente Showtime). 

Otro centro de atención será Juan Manuel “Dinamita” Márquez, el veterano de 42 años que el 8 de diciembre de 2012, en Las Vegas,  puso a dormir en el sexto asalto al legendario filipino Manny Pacquiao. 

En el curso del pasado año, Márquez anunció que se retira este año, en la Ciudad de México, y que no tiene previsto disputar una quinta pelea con Pacquiao (una victoria por nocaut, un empate y dos derrotas por decisión), aunque reconoció que su rivalidad con el tagalo podría depararle una lucrativa bolsa en el adiós a su fructífera carrera boxística. 

“Dinamita” y su adiós, cualquiera sea el oponente, serán otro capítulo relevante del pugilismo de México en el curso de estos 12 meses.

Comenta sobre este articulo

Facebook Comments