Frampton destronó a “Terremoto” -Brooklyn (Nueva York).-Con un efectivo plan de riposta, mucho corazón y rapidez, el norirlandés Carl Frampton arrebató la corona pluma al mexicano Leo Santa Cruz, el 30 de julio, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde el europeo recibió un gran respaldo de sus coterráneos en un pleito de alta intensidad.

Fue un combate de incesante toma y daca a lo largo de los 12 asaltos, en el que “El Chacal” Frampton (23-0-0, 14 KOs) utilizando su rapidez de manos y piernas, se mantuvo apegado a las orientaciones de su principal entrenador Shane McGuigan para llevarse la trascendental victoria por fallo mayoritario, que además le permite mantener inmaculado el casillero de los reveses.

Dos de los jueces se inclinaron por Frampton, en tanto el otro dio empate, en un pleito muy cerrado y difícil de evaluar por los golpes provenientes de uno y otro. El oficial de Nueva York Tom Schreck dio boleta de 117-111, quizás alejado de lo que observaron la mayoría de los fanáticos en la sala y también los televidentes. El nacido en Connecticut Frank Lombardi se inclinó por el norirlandés 116-112, mientras el italiano Guido Cavalieri repartió los puntos a partes iguales: 114 para cada púgil.

Desde el principio se puso de manifiesto que Frampton no sería un fácil adversario y que venía con las intenciones de conquistar la faja, tal como había vaticinado “Terremoto” Santa Cruz, que luchó en todo momento por retenerla, apegado al sello tradicional de los guerreros mexicanos: la combatividad sin importar riesgo.

El contragolpeo, principalmente en combinaciones con elevada participación del gancho de zurda, fue un arma que en los primeros asaltos puso en aprietos al nacido en Huetamo y radicado en Rosemead, California.

Y fue precisamente un “hook” de la llamada mano siniestra en el segundo asalto, el que hizo que perdiera el equilibrio Santa Cruz, quien retrocedió unos pasos a consecuencia del impacto, pero de inmediato regresó a los intercambios con Frampton, apoyado todo el tiempo por una sonora comunidad de paisanos presentes en la instalación.

Ajustado a su plan de “atacar desde el principio”, Santa Cruz persiguió a Frampton en las fracciones iniciales, pero a pesar de tener mayor alcance y estatura, los impactos más sólidos salieron de los guantes de su rival, que se desplazó con rapidez felina hacia atrás y los lados, y también movió su torso con elegancia para hacer fallar los ataques del azteca.

Ya a mitad del pleito, Santa Cruz tomó momentáneamente el control de la pelea, tirando golpes constantemente y logrando neutralizar la velocidad de su rival, quien continuó asestando precisos ganchos de izquierda, el arma más efectiva a lo largo del exigente enfrentamiento.

En los asaltos finales no cesó el ritmo del combate, ambos buscando inclinar a su favor la balanza en el criterio de los oficiales y convencidos de que el duelo se mantenía cerrado, sin un claro ganador.

“Tuve un buen plan, porque tengo un increíble entrenador”, dijo Frampton al momento de finalizar el combate. “(Mantener el) control de la distancia y pegar duro, fueron sus orientaciones y eso me permitió ganar el respeto de Santa Cruz”.

Algo desorientado estuvo Santa Cruz en una parte de la pelea con la estrategia seguida por Frampton. Pero su padre y entrenador, José, cada vez que concluyó un asalto conminó a “Terremoto” a llevar la iniciativa, soltar constantemente su jab de derecha y aprovechar las brechas en la defensa del británico.

Aunque reconoció que fue una batalla muy exigente desde el principio, Santa Cruz consideró que los gritos de los irlandeses tuvieron influencia en la votación de los oficiales.

“Yo pensé que el combate estaba cerrado y por eso estuve tirando golpes todo el tiempo”, dijo el mexicano. “Quizás los jueces al escuchar los gritos de la multitud evaluaron como puntos cada pequeño golpe (de Frampton). Sin esa influencia (del público), podríamos haber finalizado en empate o una decisión a mi favor”.

Añadió que Frampton tuvo un estilo muy complicado y que puede derrotarlo en una revancha. Y sugirió que podría efectuarse el “rematch” en California. También Frampton acogió con entusiasmo un segundo enfrentamiento, pero dijo que sería un buen regalo para los fanáticos norirlandeses.

Ex monarca gallo y súpergallo, Santa Cruz, de 27 años, había conquistado la faja de Súper campeón de las 126 libras, al imponerse por fallo mayoritario a Abner Mares, el 29 de agosto, del pasado año, en el Staples Center, de los Angeles, California.

Frampton, de 29 años, venía de un triunfo dividido frente al inglés Scott Quigg, que le permitió unificar su faja de la Federación Internacional (FIB) y la de la AMB de su rival, en las 122 libras.

Facebook Comments