El Cuatito Ruiz vuelve a probar suerte en Japón -Con la firme intención de sepultar el mal recuerdo que le dejó su primera incursión profesional en Japón, Hugo “Cuatito” Ruiz (36-3, 32 KOs) está de regreso en la Tierra del Sol Naciente. Como ocurriera hace cuatro años, el mexicano aterriza en feudos asiáticos en poder de un título de campeón, ahora supergallo y avalado por el Consejo Mundial (CMB), que los aficionados locales y los organizadores del cartel esperan que no regrese con él de vuelta al continente americano.

A su retador la noche del viernes en la Arena EDION de Osaka no le falta palmarés: el japonés Hozumi Hasegawa, un veterano de 35 años (6 más que el sinaloense), ya fue soberano de las 118 libras (entre 2005 y 2010, con 10 defensas), y de las 126 (no pudo revalidar la faja tras ganarla en 2010), en ambos casos legitimado por el CMB. Coincidentemente, un par de representantes de México puso fin a los dos reinados del nipón a domicilio, Fernando Montiel, primero, y Jhonny González, después.

De conseguir este trono en la división intermedia frente a un Ruiz que llega en mejor forma y lo supera en estatura (1,76 m vs. 1,68 m), envergadura (1,79 vs. 1,71 m) y ampliamente en el porcentaje de nocauts (82% vs. 38 %), Hasegawa se convertiría en el cuarto púgil de su país que se ha coronado en tres categorías de peso diferentes, uniendo su nombre a una relación en la que ya figuran Kazuto Ioka, Koki Kameda y Akira Yaegashi.

En su récord personal con fajadores mexicanos, un total de 11 duelos, el de Kobe exhibe 9 triunfos y los dos reveses citados. El pronóstico en esta ocasión, considerando cómo han lucido Ruiz y Hozumi en sus últimas presentaciones, favorece al boxeador visitante, particularmente después de la espectacular victoria que lo llevó a adueñarse de esta faja verde y dorada.

Ruiz arriesgará por primera vez un galardón de las 122 libras que le arrebató el pasado febrero a su compatriota Julio “Pollito” Ceja con un fulminante nocaut en el primer asalto de una trifulca escenificada en Anaheim. Era la revancha de un clásico choque entre guerreros aztecas que seis meses antes, igualmente en California, pero en la ciudad de Los Ángeles, Ceja dominara por la vía del cloroformo (TKO-5), llevando a la lona al Cuatito en el quinto round después de que el entonces retador lo obligara a aterrizar a él antes en el tercero.

Todo el drama que tuvo la primera cita quedó empañado en la segunda por un recto de derecha de Ruiz que derribó a su coterráneo en los segundos iniciales de contienda y del que nunca llegó a recuperarse. La vendetta del Cuatito le sirvió para inscribir su nombre como campeón de una segunda división del pugilismo profesional, pues ya antes se había coronado en las 118 libras, pero por la Asociación Mundial (AMB).

“A Japón voy con la mentalidad de que voy a tener una pelea dura. Hasegawa ha demostrado a lo largo de los años que es un peleador difícil, que se crece estando en casa y que recientemente se ha beneficiado de ello (su condición de anfitrión) con los jueces. Pero confío en que con la preparación que traigo vamos a lograr la victoria contundente”, señaló Hugo en una reciente entrevista telefónica que concedió a ESPN.

El fantasma de su primera escala en el archipiélago nipón, precisamente en la ciudad de Osaka, aunque en otra sede (Coliseo Bodymaker), será su principal contrincante psicológico.

En diciembre de 2012, fue superado en una cerrada votación dividida (117-113, 113-115 y 113-115) por el mayor de los hermanos Kameda, Koki, ya retirado del deporte de los puños. El revés le costó el título gallo de la AMB que en enero de 2011 se adjudicara en calidad de interino y que había refrendado en cuatro ocasiones. El ídolo de Los Mochis asegura haber aprendido las lecciones de aquel tropiezo y espera que Hozumi se convierta en su trampolín hacia mejores combates.

“Yo sé que esta pelea es vital, aprendimos mucho de la vez pasada que fuimos a Japón y perdí con Koki Kameda. Ahora llego en mi mejor punto como boxeador. Yo sé que si gano esta pelea podré buscar peleas aún más grandes (…) Mi sueño es ser un peleador grande y por ello vamos a ganar para luego pedir una pelea con los nombres (famosos), ya sea en (la división) supergallo o hasta en pluma, pero esa es la intención”, aseveró Ruiz en su diálogo con ESPN.

Todo parece estar de su lado para que así sea, principalmente la potencia de sus nudillos, de la cual puede dar cuenta, mejor que nadie, Pollito Ceja. Será esa su principal carta de triunfo para lidiar con la veteranía y el oficio del zurdo Hasegawa y, sobre todo, para dictar sentencia en el pleito sin necesidad de delegar esa tarea a los jueces.

Facebook Comments