Corrales le da la revancha a Takashi Uchiyama -Jezreel “El Invisible” Corrales (20-1, 8 KOs) tendrá la oportunidad de demostrar ante todos los escépticos que su espectacular triunfo del pasado 27 de abril, a expensas del hasta entonces imbatido japonés Takashi Uchiyama (24-1-1, 20 KOs), nada más y nada menos que en Tokio, no fue en ninguna medida obra de un milagro.

El púgil panameño volverá a verse las caras con el astro nipón, quien era considerado por la mayoría de los entendidos como el mejor libra por libra de la Tierra del Sol Naciente hasta justo antes de aquella impensada debacle de hace poco más de 5 meses, que tuviera lugar en el cuadrilátero delcoliseo tokiota Ota-City General Gymnasium.

De confirmar la consecución del nuevo pacto se encargó el promotor del istmeño, Rogelio Espiño, ayer lunes, en su cuenta de Twitter: “Se firma el contrato para la próxima pelea de Jezreel Corrales. Se confirma el 31 de diciembre para su revancha ante Takashi Uchiyama”. Fue un anuncio que no tomó a muchos por sorpresa y en el que solo faltó por precisar la sede, aunque todos los caminos parecen conducir a Japón.

Corrales, que con su demolición de Uchiyama aquella noche de miércoles hizo añicos los pronósticos y se coronó supercampeón superpluma de la Asociación Mundial (AMB), coqueteó hace un par de semanas con la posibilidad de medirse en noviembre al ucraniano Vasyl Lomachenko, su homólogo por la Organización Mundial (OMB), en un combate de unificación de títulos que debía atraer las cámaras de televisión de HBO.

Pero Lomachenko (6-1, 4 KOs) y su padrino, Bob Arum, presidente ejecutivo de Top Rank Promotions, terminaron pactando una cita en Las Vegas (26 de noviembre) con el jamaicano Nicholas Walters (26-0-1, 21 KOs), a quien el dos veces medallista de oro olímpico (Beijing 2008 y Londres 2012) ya se había querido enfrentar a mediados de calendario, sin que las negociaciones llegaran a buen puerto por la inconformidad del antillano con su salario.

No obstante el cambio de parecer de Arum y su ahijado de Europa del Este, Corrales estará nuevamente en un escenario de primer nivel (todavía por confirmar, pero –reiteramos– casi con total certeza en Japón) y, esta vez sí, con muchos aficionados del deporte de los puños pendientes de lo que pueda hacer el centroamericano en su segunda trifulca contra Takashi, el último día de este calendario 2016.

Será una secuela del explosivo duelo de zurdos en la que el veterano asiático, a punto de cumplir los 37 años (12 más que Jezreel), saldrá en pos del desquite frente al hombre que literalmente lo humilló ante la mirada atónita de su hinchada, enviándolo a la lona en un trío de ocasiones en el segundo round (KO-2).

Una velada fatídica para el ídolo local, la del pasado 27 de abril, en la que también vio esfumarse la posibilidad de colocarse a un paso de igualar un récord histórico para el pugilismo en su país. Uchiyama, al que apodan KO Dynamite por la probada potencia de sus puños, recibió de parte del Invisible una dosis de su propia medicina y así, de un zarpazo, quedó trunca su racha de 11 defensas seguidas del máximo cinturón que concede la AMB en las 126 libras.

Se suponía que este fuera el calendario en el que Takashi igualara las 13 reválidas de un cetro del mundo que eslabonó su compatriota Yoko Gushiken entre 1976 y 1981, pero esa marca, la mejor de todos los tiempos para un boxeador nipón, se mantiene a salvo cortesía de los nudillos del de San Miguelito, que lo destronó en el duodécimo intento.

Pelear la Nochevieja no será ninguna novedad para el japonés, pues la próxima se convertirá en la sexta ocasión consecutiva en que escale a un encordado en la víspera de Año Nuevo. La gran diferencia radicará en que esta vez, a diferencia de las cinco anteriores (2011-2015), Uchiyama no partirá como el flamante soberano que busca refrendar su trono, sino en calidad de retador, con la obligación de resarcirse ante sus parciales, muchos de los cuales todavía recuerdan con incredulidad lo ocurrido en su última comparecencia a un ring.

Antes de que comiencen los espectáculos pirotécnicos para recibir el nuevo calendario 2017 en la mayor parte del planeta, KO Dynamite Uchiyama habrá exorcizado sus demonios y logrado reconciliarse consigo mismo; o el Invisible Corrales ya estará celebrando con toda Panamá la reafirmación de su hegemonía superpluma avalada por la AMB.

Facebook Comments