Freddie Roach y Abel Sanchez reanudan su rivalidad -Pocas veces una pelea dentro del cuadrilátero supone tanto para los dos encargados de repartir instrucciones en las esquinas como la de este sábado, en el Palacio de Hielo Khokinkya, en Moscú, donde rivalizarán, en un duelo fratricida, el ruso Denis Lebedev (29-1, 22 KOs) y su compatriota Murat Gassiev (23-0, 17 KOs).

Será un choque entre dos preferidos de la afición local y en el que Lebedev, un veterano de 37 años –14 más que su invicto rival–, buscará defender los principales cinturones que conceden a nivel global la Asociación Mundial (AMB) y la Federación Internacional (FIB), ambos en la división crucero.

Pero no será únicamente el clásico pulso entre la experiencia de un boxeador ya establecido y el empuje de una estrella en perspectiva: entre bambalinas, el emparejamiento Lebedev-Gassiev coloca también en orillas opuestas a un par de preparadores de altísima reputación, Freddie Roach y Abel Sanchez.

De hecho, se trata de los dos últimos estrategas que han sido condecorados con el Premio Futch-Condon, un prestigioso galardón con el que la Asociación de Escritores de Boxeo de América (BWAA, por sus siglas en inglés) ha venido distinguiendo anualmente desde 1989 al mejor entrenador de cada almanaque.

Sanchez fue el último premiado, el pasado calendario 2015. Roach, por su parte, es el más laureado de todos los tiempos con 7 condecoraciones en sus vitrinas, las dos más recientes en 2013 y 2014 (además ganó en 2003, 2006, 2008, 2009 y 2010), un éxito sostenido con el que ha podido rendir tributo a quien fuera su tutor y amigo, Eddie Futch, el hombre que sirvió de inspiración a este honor que otorga la BWAA.

El estratega asociado a la gloriosa carrera de Manny Pacquiao y otros tantos astros del pugilismo moderno confía, como es lógico, en la capacidad para revalidar los títulos de su avezado pupilo, Lebedev, con el que ha creado un efectivo tándem desde 2013, después de que el ahora campeón unificado de las 200 libras cayera (KO-11) frente al panameño Guillermo “El Felino” Jones (un resultado que se declaró “sin decisión” al probarse que el centroamericano llegó dopado al choque).

“Gassiev tiene a un buen entrenador y esperamos un combate duro. Lebedev está listo. La preparación tuvo lugar en el momento ideal y tengo confianza en que nos iremos del ring con esos dos cinturones. Definitivamente, creo que ganaremos. No iría a una pelea en la que no me siento seguro de las posibilidades de victoria de mi boxeador”, señaló Roach, miembro del Salón Internacional de la Fama del Boxeo, en las páginas digitales de boxingscene.com.

Su púgil viene de protagonizar este año una de las mejores demostraciones de su carrera, justamente en la sede moscovita en la que esta vez intercambiará golpes con un coterráneo. En mayo, Denis aniquiló en menos de dos asaltos al argentino Víctor Emilio Ramírez (22-3-1, 17 KOs) y le arrebató el cetro FIB con el que el sudamericano aterrizó en la capital de Rusia.

Pero si de últimas apariciones en escena se trata, Gassiev ya envió una señal de aviso ese mismo mes con su espectacular nocaut (KO-1) a expensas del espigado estadounidense Jordan Shimmel (20-2, 16 KOs). Murat carga pura dinamita en ambos guantes: un pestañazo de cualquier ser humano que marque 200 libras en la báscula, incluido Lebedev, puede ser fatal ante la fortaleza de su pegada.

Las potencialidades del retador obligatorio de la FIB y el hecho de tener en la esquina a un ferviente estudioso del deporte de los puños como Abel Sánchez incrementan las probabilidades de que ocurra una sorpresa en el ensogado de Moscú.

Sanchez, quien ha alcanzado prominencia en el mundo del boxeo gracias al vertiginoso ascenso a planos estelares de su alumno más aventajado, el kazajo Gennady Golovkin, tendrá un mes de diciembre bastante agitado en el que, de salirle todo al dedillo, podría estar garantizando la consecución de su segundo Premio Futch-Condon consecutivo.

Si en la reyerta sabatina Gassiev destrona al gran favorito y, una semana después, en la ciudad neozelandesa de Auckland, Andy Ruiz Jr. se impone al local Joseph Parker y se convierte en el primer campeón mundial pesado de México, nadie podrá quitarle a Abel la distinción de mejor entrenador de 2016.

Freddie Roach y Abel Sanchez reanudan su rivalidad

Facebook Comments
Uncategorized