Povetkin suma otro nocaut -Alexander Povetkin (31-1, 23 KOs) ha despedido su accidentado paso por el calendario 2016 con un espectacular triunfo por nocaut a expensas del francés Johann Duhaupas (34-4, 21 KOs), pero lo que quedará en la memoria de la mayoría de los aficionados con relación a esta última victoria del ruso no es precisamente su rostro sonriente mientras celebraba con el brazo en alto.

En el cuadrilátero del Centro Expo de Ekaterimburgo, el campeón olímpico de la categoría de más de 91 kilogramos en Atenas 2004 dominó a su antojo a un boxeador galo que salió al rescate del show como suplente de último minuto y pagó cara la osadía, pues digirió todo el repertorio de golpes del anfitrión antes de concluir inconsciente en la lona.

Un potente gancho de izquierda que aterrizó en la mandíbula de Duhaupas puso punto final a las acciones en el sexto asalto sin necesidad de que el referí panameño Héctor Afu tuviera que molestarse en aplicarle la cuenta de protección, pues el de Francia cayó al encerado de manera aparatosa y no fue hasta segundos después de que se decretó el final que pudo volver en sí.

Solo unas horas antes del pleito, Duhaupas había accedido a escalar el ring para medirse a un Povetkin que, hasta tanto no se demuestre lo contrario, se benefició para esta pelea del uso de sustancias prohibidas. Temeraria decisión la del francés y muy irresponsable la solución encontrada por los organizadores del cartel, considerando que en un deporte de combate como el boxeo, bien puede afirmarse en estos casos que el pugilista en desventaja se está jugando la vida.

En la víspera de su importante compromiso contra el haitiano nacionalizado canadiense Bermane Stiverne (25-2-1, 21 KOs), el rival original del ruso, la Asociación de Pruebas Antidopaje Voluntarias (VADA, por sus siglas en inglés) notificó al Consejo Mundial (CMB) sobre el hallazgo de ostarine (fármaco también conocido como enobosarm) en una muestra que Povetkin había entregado el pasado 6 de diciembre.

El CMB, por mediación de su recientemente reelecto presidente, Mauricio Sulaimán, decidió retirarle al enfrentamiento su homologación como pelea por el título interino de las más de 200 libras y con carácter eliminatorio para ganar el derecho a enfrentarse el próximo año al campeón de esta entidad, el estadounidense Deontay Wilder (37-0, 36 KOs), quien se recupera de las lesiones que sufrió en la mano y bíceps derechos en julio, cuando noqueó a su compatriota Chris Arreola.

Stiverne, que ya incluso había participado en el pesaje oficial del viernes, decidió entonces hacer las maletas y regresar a casa, y, en una solución desesperada, el promotor de la función, el multimillonario ruso Andrei Ryabinsky, envió la invitación a un Duhaupas que si a algo no teme es a enfrentar a sus rivales a domicilio, pues ya lo ha hecho en Argelia, Luxemburgo, Suiza, Marruecos, Panamá, Japón, Alemania, Estados Unidos, Mónaco y Finlandia.

Lo curioso de esta historia es que sólo un par de semanas atrás, fue Stiverne quien debió sentarse en el banquillo de los acusados, pues se le encontraron restos de metilhexanamina, una droga farmacéutica (también conocida como dimetilamilamina o DMAA) prohibida por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) desde 2010.

El caso se cerró en favor del atleta una vez que el CMB aceptó que la sustancia había llegado a su organismo a través de un suplemento dietético llamado Superharm que Stiverne bebió delante de la persona encargada de recolectar su muestra de orina con el fin de facilitar la micción. Una multa de 75 000 dólares y un benigno castigo de 40 horas de servicio comunitario contribuyendo a alertar a jóvenes atletas sobre el peligro del consumo de estupefacientes fueron las únicas consecuencias.

Ahora, quedan por verse las medidas punitivas que acarreará la conducta de Povetkin. De momento, el otrora campeón pesado de la Asociación Mundial (AMB) y su apoderado deberán comenzar una nueva batalla para probar su inocencia. La mala noticia es que todo apunta en su contra, después de que en mayo la propia VADA lo pescara con meldonio en su muestra de orina, una situación que condujo a la cancelación del esperado duelo que el ruso y Wilder tenían pactado en Moscú.

De aquel desliz, sin embargo, Alexander escapó con daños menores. El CMB no lo sancionó porque la cantidad de meldonio hallada en su muestra era inferior a un microgramo por mililitro, el límite permitido por la AMA en un informe aclaratorio sobre esta droga publicado en junio (un tecnicismo que salva de culpa a los que supuestamente la ingirieron antes del 1 de enero de este almanaque, cuando pasó a formar parte de la lista negra).

Pero el perdón del CMB poco hizo para enmendar la dañada reputación de Povetkin y para dar más crédito a los que creen que sí consumió meldonio después de la fecha de su prohibición viene como anillo al dedo esta nueva infracción en una prueba antidopaje.

Ryabinsky y compañía deben tener muy pocos motivos para celebrar este éxito de su cliente frente a Duhaupas. Paralelo a la cruzada que les corresponde librar de inmediato contra la VADA, les tocará también prepararse con vistas a su cita pendiente en las cortes neoyorquinas, el venidero mes de febrero, por la demanda legal que les hicieran Wilder y su promotor Lou DiBella por los perjuicios económicos que les causó la suspensión de la trifulca del 21 de mayo.

Facebook Comments