Joshua-Klitschko: Muerto el Rey, viva el Rey -La era del ucraniano Wladimir Klitschko como máxima figura de los superpesados quedó atrás. Un jovencito oriundo de Inglaterra, descendiente de nigerianos y con el nombre de Anthony Joshua por más señas, le indicó el camino del retiro al llamado Dr. Martillo de Hierro, después de una larga supremacía que se extendió por más de una década, aunque otro británico, Tyson Fury, había puesto el dedo en la llaga 17 meses atrás, al vencerlo en somnífero combate.

Joshua-Klitschko: Muerto el Rey, viva el Rey

Como expresa la célebre frase y se utiliza en sentido figurado en cualquier escenario de la vida: Muerto el Rey, viva el Rey. Y Joshua a sus 27 años y una racha de 19 nocauts consecutivos, se erige ahora en el peso completo del presente y el futuro, aunque en su camino existen otros campeones de la división como el estadounidense Deontay Wilder (38-0-0, 37 KOs), monarca del Consejo Mundial (CMB), y el australiano Joseph Parker (22-0-0, 18 KOs), dueño del cinturón de la Organización Mundial (OMB), sin descartar al cubano Luis “King Kong” Ortíz, un potente pegador zurdo, ubicado entre los primeros de la división.

Klitschko (64-5-0, 53KOs )  puede ejercer la opción de contrato que obliga a Joshua a otorgarle la revancha, pero ya con 41 años, parece poco probable que insista en regresar al encordado, máxime cuando su victimario está en plena curva ascendente, lo que podría conducirlo a un fracaso más estrepitoso en un próximo enfrentamiento.

Porque el sábado 29 de abril, ante cerca de 90 mil personas, en un congestionado estadio de Wembley, Joshua convirtió  la “era Klitschko” es cosa del pasado, aunque el veterano no fue un manjar fácil, pues incluso derribó al benjamín en el sexto asalto y se mantuvo a su mismo nivel hasta el undécimo episodio cuando el árbitro David Fields acabó las hostilidades.

Al inicio de ese asalto, las boletas se encontraban igualadas y con posibilidad de triunfo para cualquiera de los dos. Pero un gancho de derecha de Joshua estremeció la cabeza del ucraniano. Acto seguido, el inglés disparó una andanada de golpes sobre Klitschko, quien se derrumbó al recibir otro gancho, entonces de mano izquierda.

Klitschko se levantó, escuchó la cuenta del tercer hombre sobre el cuadrilátero, y acto seguido recibió más castigo, que lo llevó de nuevo a la lona. Acorralado el ucraniano contra las sogas, Fields se interpuso entre los dos y finalizó el ya desigual combate.

Monarca olímpico en Londres 2012 y profesional un año después, Joshua retuvo el cetro de la Federación Internacional (FIB) que arrebató por nocaut en el segundo capítulo al estadounidense Charles “El Príncipe Carlos” Martin, el 9 de abril del pasado año, en Londres, capital británica.

Además, añadió a su vitrina personal, el cetro vacante de la Asociación Mundial (AMB), que perteneció a

Klitschko por varios años y se adueñó Fury en noviembre de 2015.

Para Klitschko fue la primera derrota por KO técnico desde que el estadounidense Lamon Brewster le aplicara el cloroformo en el quinto round, el 10 de abril de 2004, en el Mandalay Bay y Resort, de Las Vegas, donde disputaron la faja vacante de la Organización Mundial (OMB).

“No me importa pelear con él de nuevo, si él quiere la revancha”, dijo Joshua en la rueda de prensa posterior al pleito. “Pero su hermano Vitali, también su esposa y sus asesores deben quitarle esa idea, porque en un próximo combate lo noquearé mucho antes que ahora”.

La realidad es que Joshua venció, pero no convenció a plenitud. No fue todo lo agresivo que se esperaba y también evidenció debilidades en su anatomía al rodar por el tapiz ante la potente derecha del ucraniano en el sexto, cuando parecía que el veterano impondría su experiencia.

Sin embargo, el nacido en un barrio pobre de Watford, a pocos kilómetros de Wembley, que tuvo una adolescencia llena de conflictos, es ahora la estrella fulgurante de los pesos pesados, después que supo recomponer su vida y enfocarse de lleno en el deporte de los puños.

Facebook Comments