Robinson Castellanos noqueó a Yuriorkis Gamboa en Las Vegas -Las Vegas.-Con un rotundo e inesperado triunfo, el mexicano Robinson Castellanos deshizo casi definitivamente la aspiración del cubano Yuriorkis Gamboa de regresar a la cúspide del boxeo y conquistar nuevamente un título mundial.

Elegido con el propósito de incrementar las victorias del caribeño, “Robin Hood” Castellanos (22-11-0, 14 KOs) rompió los planes del “Ciclón de Guantánamo” Gamboa (26-2-0, 17 KOs) y de la promotora Golden Boy Promotions, al derrotarlo por nocaut técnico en siete asaltos, en combate estelar del 5 de mayo, en el hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Gamboa lució extraordinariamente fornido frente a Castellanos, superior en estatura y quien no peleaba desde un fracaso por la vía de los puños, también en el séptimo capítulo, frente al colombiano Oscar “El Guerrero” Escandón, el 5 de marzo del pasado año, en Washington, capital de Estados Unidos.

Pero Gamboa estuvo lento, falto de reflejos y sin encontrar un ritmo apropiado durante todo el duelo. Igualmente su defensa mostró profundas brechas que aprovechó Castellanos para encajar sus mortíferos golpes.

Después de pocas escamaruzas, en el tercer asalto Castellanos lanzó un fuerte volado de derecha que entró directo al mentón de Gamboa, quien cayó a la lona como fulminado por un rayo. Se levantó tambaleante, pero tras el conteo del árbitro Gary Russell sonó la campaña salvadora… Al menos momentáneamente.

En lo adelante hubo más de lo mismo. Castellanos desembarcando sus puños con potencia y Gamboa sin mostrar las virtudes de aquel guerrero que fue monarca olímpico y después campeón profesional pluma de la Asociación Mundial (AMB) en 2009 y doble titular al adueñarse también de la corona de la Federación Internacional (FIB) un año después.

Al inicio del cuarto round, “Robin Hood” Castellanos aterrizó otra poderosa derecha y el nacido en la oriental provincia cubana nuevamente cayó como un fardo sobre el tapiz. En esos tres minutos intentó recuperarse buscando el abrazo constante y lanzando golpes sin fuerza ni rumbo.

Durante los siguientes episodios, Castellanos siguió conectó los mejores impactos, mientras Gamboa daba muestras de cansancio y debilidad en sus piernas. A la altura del séptimo, la mano izquierda del azteca hizo trastabillar al cubano, quien al concluir la fracción llegó a su esquina y le dijo a los preparadores que se encontraba mareado y no podía continuar.

“Estoy muy contento y emocionado de conseguir una victoria tan grande”, dijo Castellanos. “Gané contra un venerado olímpico, y esta victoria pone mi carrera de nuevo en pista después de mi última pelea.Esta victoria es la oportunidad que yo necesitaba, y es por el increíble equipo que me rodea”.

Para Gamboa significó el segundo pleito de su contrato de tres con Golden Boy Promotions, que dada su vertiginosa carrera cuando se inició en el mundillo rentado, intenta llevarlo de nuevo a los planos estelares. Esa posibilidad ahora parece remota.

El fracaso anterior de Gamboa se lo había infligido el estadounidense Terence “El Cazador” Crawford, quien lo anestesió en solo cinco asaltos, el 28 de junio de 2014, en el Century Link Center, de Omaha, Nebraska, donde también el caribeño besó la lona en el 5to, 8vo y par de veces en el noveno. La victoria, le permitió a “Bud” Crawford retener la faja de las 135 libras, correspondiente a la Organización Mundial (OMB).

Tras esta pobre demostración, el futuro de Gamboa en el boxeo se vislumbra gris con pespuntes negros.

Facebook Comments