King Kong Ortíz en encrucijada para enfrentar a Anthony Joshua -En los tiempos que vivimos, el mundo del boxeo cierra los ojos ante lo justo y lo lógico, porque la fuerza de “Caballero Don Dinero” prevalece en forma aplastante por encima de cualquier otra consideración. Y ni siquiera las instituciones se respetan cuando son capaces de dejar a un lado hasta sus propios acuerdos.

Un ejemplo entre cientos es el que envuelve el cubano Luis “King Kong” Ortíz, monarca interino pesado de la Asociación Mundial (AMB) y declarado por ese organismo semanas atrás, retador obligatorio del que emergiera vencedor entre el británico Anthony Joshua y el ucraniano Wladimir Klitschko.

Pero pocas horas antes del pleito Joshua-Klitschko, la AMB informó públicamente que otorgaba un “permiso especial” para que se efectuara una defensa voluntaria del ganador, antes de enfrentar al zurdo cubano, quien marcha invicto en las filas rentadas con 27 triunfos, 23 antes del límite.

El panorama se complica pues en el contrato establecido entre los mastodontes británico y ucraniano existe una cláusula que permite negociar la revancha, aunque todavía se desconoce si tras el revés por nocaut en 11 asaltos, el “Dr. Martillo de Hierro” Klitschko ejercerá ese derecho.

Para poner más carne en el asador, hace unas horas el también inglés Tyson Fury anunció que el estadio de Wembley ya está reservado para un combate contra Joshua, además monarca de la Federación Internacional (FIB) y de la Organización Internacional (OIB).

“Eddy Hearn ya reservó el estadio de Wembley para el próximo abril (2018)”, publicó el lunes 8 de mayo la edición del diario inglés Daily Telegraph. “No hay otro estadio donde se pueda celebrar este combate. Me hubiese gustado que fuera en octubre, pero creo que Klitschko y Joshua se enfrentarán en una revancha”.

Lógicamente, Ortíz, de 38 años, se encuentra muy molesto por la forma en que soplan los vientos en su contra. E incluso ha expresado su deseo de llevar el caso a los tribunales, aunque en la práctica sabe que sería un desgaste, físico y económico, con pocas posibilidades de lograr sus objetivos.

“Estoy listo para la pelea más grande de mi vida”, dijo Ortíz después del triunfo de Joshua. “La mala noticia para mí es que una revancha por el título entre Joshua y Klitschko daría un lleno completo en cualquier instalación del mundo, y aunque no hay nada oficial, eso es lo más seguro que pase. En el boxeo, lo primero es el dinero, luego viene el resto”.

Para Ortíz el panorama se ha complicado, después que sufrió una fractura en la mano izquierda, que lo obligó a posponer su combate contra Derric Rossy, señalado el pasado 22 de abril, cuando en la pelea principal Shawn Porter se impuso a Andre Berto, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York.

“El boxeo es un deporte y no un negocio, y no es justo conmigo que se le dé un trato especial a Joshua, solo porque alguien está soltando dinero”, añadió Ortíz. “Ellos (la AMB) le dijeron al mundo que yo era el próximo. Lo único que quiero es ser tratado con justicia y no pido lo que no me he ganado”.

Facebook Comments