Ana Esteche y Celeste Peralta se juegan todo en su pelea de desquiteAna Esteche y Celeste Peralta se enfrentaron dos veces. La primera fue una gran pelea. La segunda fue simplemente extraordinaria. Y para este sábado 3 de junio, la apuesta es que podrán incluso superar esas dos intensas confrontaciones con un combate histórico en la Federación Argentina de Box, cuando choquen una vez más por los tres títulos ahora en manos de Esteche y con el honor personal y patriótico en juego para ambas.

La expectativa es enorme, y ambas peleadoras tienen consciencia de la magnitud del desafío.

“Estoy preparada física y mentalmente muy bien porque aprendí mucho de los errores de la última pelea, afirma Peralta (8-1-0, 1 KO), quien perdió sus títulos de peso superligero en versión OMB y FIB ante Esteche en noviembre pasado, en un extraordinario y cerrado encuentro. “Trabajamos todo este tiempo para no cometer los mismos errores que cometimos la última vez, que fue comerme los volados de ella y prenderme en su juego”.

El “juego” de Esteche en aquella ocasión fue lo más lejano posible a un juego. La por entonces campeona mundial AMB aguantó el vendaval inicial y el buen boxeo de Peralta para transformar el combate en una guerra sin cuartel, lanzando golpes desde todos los ángulos de campana a campana, apabullando a su rival y conectando con potencia hasta desgastar a Peralta, quien sufrió el castigo y terminó visiblemente más golpeada y cansada en el memorable asalto final, en el cual Esteche afianzó su victoria con una arremetida memorable.

Estratégicamente, Esteche (12-4-3, 2 KO) llevará esta vez una mayor ventaja al ser la campeona defensora y al obligar, por esto, a que Peralta tenga que demostrar más sobre el ensogado a la hora de querer llevarse la pelea. Pero Peralta, de 29 años, apuesta a una estrategia que ya le rindió frutos y que espera repetir este sábado.

“Esta pelea tiene que ser más como la primera que hice con Ana en Mar del Plata,” rememora Peralta, quien superó a Esteche en ocho rounds sin campeonatos en juego en esa ciudad costeña, en 2015. “Tengo que hacer mi boxeo y no prenderme al juego de ella, que es el toma y traiga, porque yo no soy peleadora, yo soy más boxeadora y estilista, y así que tener mi mente en la pelea y en hacer mi trabajo y no prestarme al trabajo de ella”, afirmó la hoy ex campeona.

Cada año que pasa, el boxeo femenino argentino suma páginas históricas en un trayecto que ya lleva 17 años y promete seguir superándose. La gran Marcela Acuña fue premiada como la mejor boxeadora argentina (hombre o mujer) del 2016, Erica Farías se apresta a viajar a Noruega para enfrentar a la mejor boxeadora del mundo en Cecilia Braekhus, y en medio de ese mar de logros asoman las figuras de estas dos peleadoras que ya han dejado mucho sobre el ring en sus dos enfrentamientos previos y que prometen dejar mucho más en el próximo.

El alcance de este momento histórico no se les escapa tampoco.

“Esta pelea es histórica porque hay muchos títulos en juego. Pero ahora lo tomo con más responsabilidad porque ya no soy campeona y lo quiero ser”, afirma Peralta, quien tendrá no solo la oportunidad de reafirmar la gran promesa que generó en sus inicios tras un paso muy destacado por la selección argentina de boxeo femenino sino también de imponerse como una de las grandes boxeadoras argentinas en un momento muy competitivo de su historia. “Me gustaría salir victoriosa, y después ver qué nos plantean para pelear afuera”.

Ana Esteche y Celeste Peralta se juegan todo en su pelea de desquite

Facebook Comments