Juez Clark Sammartino, el verdugo del Haskins vs Burnett -Sin proponérselo, pero por falta de objetividad en sus funciones, el juez estadounidense Clark Sammartino se convirtió en el verdugo del combate entre los británicos Lee Haskins y Ryan Burnett, que ganó esté último por fallo dividido, el 10 de junio, en la Odyssey Arena, de Belfast, Irlanda del Norte.

Porque Sammartino al entregar su boleta favorable 118-108 al entonces campeón Haskins coloca una mancha gigantesca en su reputación como oficial, pues el local Burnett (17-0-0, 9 KOs) dominó de principio a fin al zurdo Haskins (34-4-0, 14 KOs) e incluso le propinó dos caídas en el sexto y el undécimo episodios, que resultaron, junto al resto de su desenvolvimiento, suficientes para arrebatarle a su oponente cómodamente la corona gallo de la Federación Internacional (FIB).

En contraposición a la ceguera de Sammartino –y para que la frustración generalizada no fuera mayor-, los otros dos jueces, el estadounidense Jerry Jakubco y el inglés Dave Parris entregaron fallos idénticos de 119-107 a la cuenta de Burnett.

Al informarse que la votación era dividida, la rechifla no se hizo esperar en los graderíos de la instalación – por supuesto con un apoyo total al peleador anfitrión-, también entre Burnett y su cuerpo técnico, e igualmente quedó al borde del desmayo Robert Smith, máximo responsable del Consejo británico de boxeo.

Momentos después de la reyerta y al evaluar ante los medios la decisión de Sammartino, Smith dijo que todavía no había tenido oportunidad de conversar con el oficial, pero “simplemente no podía creerlo. De todas formas, él (Sammartino) no volverá a trabajar en el Reino Unido de Gran Bretaña y se lo informaré a la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

Porque Burnett desde el comienzo impuso el ritmo de las acciones ante Haskins, un boxeador de estilo enrevesado y poco técnico, que fue elevado de monarca interino a “regular”, después que Randy Caballero no cumplió con la báscula, en duelo efectuado en noviembre de 2015.

Un choque de cabezas en el segundo asalto propició enormes heridas respectivas en ambos contendientes, con peor resultado para Burnett. Desde entonces, el local, de 25 años, mostró una repetido jab que combinó con derechas rectas para convertir en infierno la presentación de Haskins en territorio irlandés.

En el cuarto, la derecha de Burnett dañó al campeón defensor, quien retrocedió pero logró reponerse. Dos rounds más tarde, nuevamente el púgil local llegó con fortaleza y el árbitro Marcus Donnell hizo la cuenta reglamentaria a Haskins, que escuchó la voz del oficial con su rodilla derecha sobre el tapiz.

A partir de ahí, el ataque de Haskins disminuyó, mientras Burnett llevaba la mejor parte. En el undécimo de nuevo la derecha recta obligó a detener la pelea y ofrecer la cuenta de recuperación, aunque el derrotado pudo llegar hasta los 36 minutos reglamentarios.

Para los presentes no existían dudas del vencedor. Sin embargo, Sammartino dio muestras de una ceguera, que incrementa la aureola de desconfianza sobre los jueces de boxeo.

El promotor Eddie Hearn ironizó sobre la votación de Sammartino: “Su tarjeta de votación resultó exacta, solo que lo hizo a favor del púgil equivocado”. Y más adelante afirmó que “nunca había visto algo como esto. Presumo que la decisión será revocada por otra unánime, al menor debía considerarse para que esa injusticia no perdure”.

Burnett obtuvo con claridad la corona de las 118 libras. Y Junto a Haskins, el otro derrotado fue Sammartino. No hay dudas de eso.

Juez Clark Sammartino, el verdugo del Haskins vs Burnett

Ryan Burnett destronó a Lee Haskins

 

Facebook Comments