El Rigondeaux- Flores “sin decisión” y Lomachenko entra en escena -El cubano Guillermo Rigondeaux y el mexicano Moisés Flores tienen el camino expedito para una pelea revancha, tras anular la Comisión Atlética de Nevada el triunfo del caribeño y declarar el duelo “no contest” (sin decisión), disputado el 17 de junio, en el hotel y casino Mandalay Bay, de Las Vegas.

En el pleito de marras, “El Chacal” Rigondeaux (17-0-0, 11 KOs) anestesió a “Chucky” Flores (25-0-0, 17 KOs) en los segundos finales del asalto inicial, pero el golpe decisivo del isleño cayó después de sonar la campana, de acuerdo con la apreciación del árbitro Vic Drakulic y los integrantes de la Comisión, que reconocieron el impacto del cubano no fue intencional, sino parte de la acción en un intercambio.

Ahora queda conocer si la Asociación Mundial (AMB) ordena la revancha entre Rigondeaux, monarca mundial de las 122 libras, y Flores, campeón interino, aunque el grupo que promociona al cubano hace esfuerzos desesperados por una reyerta ante el ucraniano Vasyl Lomachenko, lo cual parece bastante improbable, toda vez que este último es titular de las 130 libras, versión Organización Mundial (OMB) y sin ningún interés en ese combate.

De aceptarse la propuesta del grupo de Rigondeaux, este estaría saltando dos divisiones para chocar contra “Hi´Tech” Lomachenko (8-1-0, 6 KOs), quien ha descartado regresar a la división pluma, de la que también fue monarca del orbe.

En relación con el esperado duelo Rigondeaux-Lomachenko (ambos son dobles monarcas olímpico y considerados entre los mejores exponentes del mundo durante su etapa amateur), el consejero de Rigondeaux, Alex Bornotte afirmó que le comunicaron a Egis Klimas, manager del europeo, que el oriundo de Santiago de Cuba está listo para retar a Lomachenko en la categoría súperpluma.

“Eso no es lo que ellos pedían para hacer la pelea, pues los estamos complaciendo”, dijo Bornotte. “La pelota está del lado de ellos. Vamos a ver qué hacen”.

Pero Klimas alegó que el enfrentamiento debe negociarse directamente con la compañía Top Rank, encargada de promocionar la carrera de Lomachenko, lo que a simple vista se vislumbra como un obstáculo insalvable, pues Bob Arum, el máximo directivo de esa promotora, ha denigrado a Rigondeaux a través de los años, tildándolo de “boxeador aburrido”, que “no ofrece espectáculo”.

También está el tema de la revancha entre Rigondeaux y Flores. Si la Asociación Mundial (AMB) ordena la segunda pelea entre ellos, el cubano necesitaría una autorización para rivalizar contra Lomachenko o de lo contrario perdería la faja de las 122 libras.

“Rigo puede subir a 126 o 130 para combatir en algunos de esos pesos sin tener que abandonar su faja de las 122”, precisó Bornotte. “Ahora mismo estamos revisando todas las alternativas posibles, pero el objetivo principal es Lomachenko”.

Para complicar más el asunto, Lomachenko tiene ya asignada una pelea el 5 de agosto, en el Nokia Theater, de Los Angeles, donde hará la segunda defensa del cinturón de las 130 libras, aunque todavía no se ha revelado el rival de turno.

Quizás presionado por sus propias declaraciones, Klimas expresó que “si ellos aceptan la fecha del mes de agosto, nosotros estamos muy felices de pelear contra Rigondeaux”.

Desde mi óptica, no considero que ocurra el pleito Rigondeaux-Lomachenko. Es algo irrealizable, porque Arum, Klimas y hasta el propio boxeador ucraniano saben que hay mucho en juego y reales posibilidades de perder.

Rigondeaux, de 36 años, nunca se ha lanzado a combatir por encima de las 122 libras, pero es un extraclase (como también lo es Lomachenko), lo que significa un gran riesgo para la meteórica carrera del europeo.

Dada la exitosa carrera de ambos en las filas rentadas, el enfrentamiento ha sido una añoranza de los amantes del boxeo, pero su concreción en los momentos actuales es realmente ilusoria, sin fundamento…quimérica.

Ojalá me equivoque. Qué más quisiera.

Facebook Comments