“Voy a arruinarle la noche a Frampton”: Andrés Gutiérrez -Al arrugar el entrecejo y la frente, el púgil mexicano Andrés Gutiérrez mostró su rechazo a la aseveración de que tiene pocas opciones de vencer a Carl Frampton, porque encontrará un ambiente totalmente hostil el sábado 29 de julio, en la SSE Arena, de Belfast, Irlanda del Norte.

Ciertamente, “El Jaguarcito” Gutiérrez -para muchos un felino adulto por su pegada- vivirá una tensión emocional extra durante el combate, pues más de nueve mil entusiastas fanáticos respaldarán el regreso a la ciudad de “El Chacal” Frampton, quien no cruza guantes ante su público desde que noqueó en el quinto asalto al estadounidense Chris “The Hitman” Avalos, el 28 de febrero de 2015, en aquella ocasión en la Odissey Arena, también de Belfast.

Pero Gutiérrez (35-1-1, 25 KOs) asegura que su preparación ha sido óptima y no será un convidado de piedra ante Frampton, despojado de la faja pluma de la Asociación Mundial, por el también azteca Leo “Terremoto” Santa Cruz, en pelea revancha disputada el 28 de enero de este año, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas, donde como en el choque precedente protagonizaron una batalla de permanentes intercambios, tal como ocurrió en el primer choque, que ganó el inglés en Nueva York.

“Estoy más que listo para ser el chico malo”, dijo Gutiérrez después de finalizar una exhibición en un centro comercial, a la que solo asistieron algunos curiosos, que se mostraron completamente callados ante el desempeño del mexicano. “No me importará todo lo que (los fanáticos) puedan gritar, porque voy a arruinarles la noche”.

Nacido en Querétaro, pero radicado en Guadalajara, Jalisco, Gutiérrez no compite desde que se impuso por nocaut en seis asaltos al colombiano Wallington Orobio, el 8 de octubre, precisamente frente a sus parciales, en la localidad que lo vio llegar al mundo.

Cuatro meses antes, el azteca perdió ante su compatriota Cristian “El Diamante” Mijarez, en Cancún, Quintana Roo, donde disputaron la faja vacante del Consejo Mundial (CMB), en la división pluma (126 libras).

Sin embargo, Frampton (23-1-0, 14 KOs) reconoce la calidad de su oponente y al mismo tiempo precisó que “tengo mucho respeto por Andrés, pero esta es mi ciudad, aquí yo soy el jefe y voy a ganar. No tengan la menor duda”.

Y añadió en una rueda prensa a escasas horas del combate que “(Gutiérrez) sabe que si me gana se hará de un nombre en el boxeo, lo que se convierte para él en una gran motivación, pero depende de mí no permitir que eso suceda”.

Con 30 años y profesional desde 2009, Frampton afirmó que entre sus objetivos a mediano plazo está realizar el tercer compromiso ante Santa Cruz y después ir en la búsqueda del tercer título mundial en otra división, lo cual sería un acontecimiento inédito en la historia del boxeo irlandés, pues rompería su propio legado de dos fajas ecuménicas.

Antes de la corona pluma que arrebató a Santa Cruz en julio del pasado año, Frampton exhibió un doble cinturón en las 122 libras: el de la Federación Internacional (FIB) y el de la Asociación Mundial (AMB).

Lea también: Ortiz detiene su carrera en Hollywood y espera sacudirse el polvo en el ring

Facebook Comments