¿Quién ganará entre Lomachenko y Rigondeaux? -Como pólvora se regó la noticia sobre un acuerdo definitivo para que se enfrenten el ucraniano Vasyl Lomachenko y el cubano Guillermo Rigondeaux, en duelo previsto el 9 de diciembre, en el legendario Madison Square Garden, de Nueva York.

Ambos dobles campeones olímpicos, también con dos coronas mundiales en las filas rentadas y actuales monarcas en el mundo profesional, la pelea pondría sobre el encordado a dos figuras que por su exitosa trayectoria son reconocidos entre los mejores que han desfilado por el amateurismo.

Aunque uno y otro ha expresado su interés en el enfrentamiento, un gran obstáculo se derribó en días recientes, cuando el abogado Bob Arum, máxima figura de Top Rank y representante del europeo expresó que el caribeño era uno de los dos potenciales rivales de “Hi-Tech” Lomachenko (9-1-0, 6 KOs).

El otro que aparecía en lista era el veterano mexicano Orlando “Siri” Salido, vencedor del ucraniano el 1 de marzo de 2013, cuando Lomachenko disputaba la segunda pelea en el deporte de paga.

“Hablé recientemente con Roc Nation (compañía que representa al cubano) acerca de la pelea de Lomachenko contra Rigondeaux”, dijo Arum al diario Los Angeles Times. “Rigondeaux aceptó moverse de 122 (es súper campeón de la Asociación Mundial) a 130 libras”, donde el ucraniano posee el título de la Organización Mundial (OMB).

El directivo de la compañía Top Rank argumentó que si finalmente se firma el contrato (aseguran que faltan pocos detalles), la fecha del 9 de diciembre y el histórico Madison Square Garden estarían en el protocolo para disputar el pleito.

Sobre las ganancias que podría recibir el púgil de la oriental provincia de Santiago de Cuba y radicado en Miami, en el sur de Florida, Arum precisó que “Rigondeaux tiene derecho a una gran bolsa, pero ajustada a la realidad. No estamos en Navidad, época en la que se entregan regalos sin mirar las consecuencias”.

Actualmente asentado en Oxnard, California, Lomachenko, de 29 años, viene de anestesiar en el séptimo asalto, al colombiano Miguel “El Escorpión” Marriaga, el 5 de agosto, en el Microsoft Theater, de Los Angeles, California, donde hizo la tercera defensa del cetro súperpluma OMB.

Al referirse a la posibilidad de cruzar guantes frente a Rigondeaux, Lomachenko ratificó que “le he dicho a mi promotor durante mucho tiempo que deseo ese combate. Desde que él empezó a lanzar el reto (en las redes sociales) llamé a mi jefe de inmediato y le dije que hiciera todo lo posible porque la pelea se dé”.

Aunque tuvo sus dudas sobre lo que le aportará en cuanto al reconocimiento de los expertos, Lomachenko añadió que esa siempre ha sido su posición y está listo para enfrentar a Rigondeaux en cualquier momento y lugar.

“No pienso que este combate me ofrezca mucho prestigio, porque después que derrote a Rigondeaux todos dirán que lo hice ante un viejo de pequeña estatura”, expresó Lomachenko refiriéndose a la edad y el tamaño de Rigondeaux, quien cumple 37 años el 30 de septiembre y mide 5,4 pies (5,6 Lomachenko).

Excelentes púgiles, de gran rapidez y pegada, la ventaja corre a favor de Lomachenko, que se mantendrá en su peso, mientras el caribeño tendrá que incursionar en dos divisiones más arriba (de súpergallo a súperpluma).

También Lomachenko ha tenido una carrera más estable en los últimos tiempos, pues ha escalado el cuadrilátero en seis ocasiones, dos en 2015 e igual cifra en 2016 y 2017, mientras el cubano Rigondeaux (17-0-0, 11 KOs) escenificó un pleito en cada uno de ellos, el más reciente ante el mexicano Moisés Flores, el 17 de junio, en el hotel y casino Mandalay Bay, de Las Vegas.

En esa reyerta, “El Chacal” Rigondeaux anestesió a “Chucky” Flores en los instantes finales del primer asalto, pero las autoridades deportivas estimaron que el golpe ocurrió tras sonar la campana y el resultado se cambió a No Contest (nulo).

El cubano Pedro Luis Díaz, entrenador de Rigondeaux, ha repetido que su discípulo tuvo un “bache negativo” después que venció al filipino Nonito Donaire, el 13 de abril de 2013, en Nueva York, porque existió una campaña de descrédito del propio Arum (entonces promotor del cubano) e igualmente por la reticencia a enfrentarlo de las principales figuras de la categoría súpergallo.

Sobre el compromiso ante Lomachenko, Díaz considera que “sería una gran pelea” (aunque especificó que en 126 libras) y gran oportunidad para que el ucraniano “pruebe que es bueno de verdad”.

Díaz expuso que su intención no es ignorar los méritos de Lomachenko por lo que ha hecho, pero tampoco está de acuerdo en que le resten el reconocimiento que merece Rigondeaux, quien “las libras que le faltan, se las va a regalar a Lomachenko, porque las compensará con su calidad”.

Combate de difícil pronóstico entre dos astros de la esquiva, la rapidez de movimientos, el contragolpeo, la potencia en los puños, pero las opciones de salir vencedor parecen favorecer a Lomachenko. El tiempo dirá.

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.

Vea también: Cotto por su sexta corona en una noche con atención compartida

Facebook Comments