Rio Ferdinand cambia el balón por los guantes -Del abierto rectángulo verde del fútbol, al cuadrado encordado del boxeo: en esa transición inusual se encuentra inmerso el ex futbolista Rio Ferdinand. El defensa central que hizo carrera en el Manchester United y en una selección inglesa que capitaneó ha vuelto a saltar a las portadas de la prensa deportiva especializada.

No lo ha hecho por nada relacionado con el fútbol o por algún escándalo de su vida privada de esos que tan a menudo ocupan cintillos en las páginas de las revistas rosas que acosan a las celebridades, sino porque ha decidido cambiar el césped de las canchas por el encerado de los cuadriláteros. A sus 38 años, Ferdinand afirmó el martes que está listo para comenzar su carrera como boxeador profesional.

El otrora capitán de los Pross colgó los botines en 2015 vistiendo los colores del Queens Park Rangers tras una gran carrera en la que destacan sus 81 partidos como internacional, sus seis títulos de la Premier League y su victoria en la Liga de Campeones 2007-2008, todos estos trofeos alcanzados con los Diablos Rojos.

Dos almanaques después de su retiro, el líder de la línea zaguera al que idolatrara la hinchada en Old Trafford convocó a una conferencia de prensa en el York Hall de Londres, una de las instalaciones con más historial pugilístico en el Reino Unido, y dejó claras sus serias intenciones de calzarse los guantes de boxeo como una forma de canalizar su ira.

“Creo que durante toda mi carrera he estado acostumbrado a competir. Echaba de menos la competición y probablemente he estado buscándola desde que me retiré. Aún estoy bastante en forma. Voy al gimnasio pero por razones diferentes al fútbol, así que lo único que añoro es la competición, y creo que cuando tienes el gen competitivo en el cuerpo necesitas seguir y encontrar una forma de mantenerlo en tu interior. Esta es para mí una fantástica oportunidad (el boxeo) con el fin de lograrlo.”

Su esposa Rebeca falleció a causa de un cáncer de pecho poco después de su despedida como futbolista profesional, y acto seguido, otro golpe mortal: la misma enfermedad se llevó también a su madre. Fueron dos pérdidas irreparables que sacudieron su vida hasta los cimientos y lo llevaron a tomar una decisión que ha despertado el asombro entre la gran mayoría de sus seguidores.

Ferdinand está entrenando actualmente con el ex campeón de la división supermediana avalado por el Consejo Mundial (CMB), y medallista de bronce olímpico en Seúl 1988, Richie Woodhall. El primer objetivo es conseguir la licencia que otorga la Junta Británica de Boxeo (British Boxing Board of Control), algo que ya su equipo da por sentado, pues están planeando una serie de combates para los próximos doce meses.

No sería su caso el primero de un jugador profesional de balompié devenido boxeador. Leon McKenzie (8-2-1, 4 KOs) militó en varios clubes de renombre en su carrera futbolística (1995-2013), entre ellos el Crystal Palace, Fulham, Norwich y Coventry City, antes de meterse en un ring por un sueldo a intercambiar golpes; y lo mismo ocurrió con Curtis Woodhouse (22-7, 13 KOs), convertido en púgil tras abandonar el fútbol (1997-2012) y haber pasado por las plantillas de equipos como el Sheffield United, el Birmingham y Hull City.

Como aficionado del deporte de los puños, Ferdinand sabe que el reto que asumirá no es nada sencillo, pues el millar de patadas y codazos que recibió intentando frenar a los mejores delanteros del planeta será nada comparado con un rival que saldrá de la esquina contraria listo para lanzarle puñetazos amparado por las reglas. Pero con mucha humildad, el espigado defensa central de 6 pies y 3 pulgadas (1,91 m), que solía rondar los 86 kilogramos antes del retiro, está dispuesto a probarse en el ensogado.

“De cualquier modo yo soy un entusiasta del boxeo desde el sofá. Como todo el mundo, me siento ahí diciendo: ¡Eso podría hacerlo yo! ¿Por qué no le da un zurdazo? ¿Por qué no un derechazo? Ahora voy a descubrir, con entrenamiento, cuán difícil es siquiera llegar al punto de entrar al ring, estar allí solo, y verdaderamente deseo hacerlo. Física y mentalmente voy a ir a lugares en los que nunca he estado, pero quiero encararlos”.

A los que admiramos su seguridad cubriendo brechas en la zaga del Manchester United o de la selección absoluta de Inglaterra solo nos queda desearle mucha suerte.

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.

Facebook Comments