Lomachenko y Rigondeaux a la caza del “mejor amateur “ de la historia -Son dos extraordinarios púgiles. Cada cual de mano siniestra y con indiscutible movilidad, inteligencia, rapidez de puños, dominio técnico, en fin…talento por arrobas, que a través de los resultados ha trascendido de las filas amateurs al boxeo de paga, en uno y otro caso. De ahí que exista gran expectación por el acuerdo de la pelea.

Vasyl Lomachenko vs Guillermo Rigondeaux. Duelo entre dos monarcas olímpicos y también bimonarcas del orbe entre los aficionados, y ahora con cinturones ecuménicos entre los profesionales. Un peleón imperdible para los amantes del boxeo, que otorgará un legado al ganador y un triste desenlace al vencido.

Uno de los morbos del combate es que el ucraniano Lomachenko posee los títulos olímpicos en Beijing-2008 y Londres-2012, mientras el cubano Rigondeaux lo consiguió en Sidney-2000 y Atenas-2004. Al analizar las citas del orbe, el ucraniano reinó en los Mundiales de Milán-2009 y Bakú-2011, en tanto el isleño ascendió a lo más alto en Belfast-2001 y Mianyang-2005. Nadie más en la historia del pugilismo amateur ha logrado ese doble resultado y después la consagración entre los que cobran.

Lomachenko (9-1-0, 7 KOs), actual monarca súperpluma de la Organización Mundial (OMB), expondrá por cuarta ocasión la faja de las 130 libras, ante el cubano “El Chacal” Rigondeaux (17-0-0, 11 KOs), en pleito previsto el 9 de diciembre, en el histórico Madison Square Garden, de Nueva York, donde en pocos días se han vendido casi todas las entradas, de las cinco mil, que dispone el aforo de la emblemática instalación.

Más allá del resultado, de salir con el brazo en alto, uno y otro desea trascender como el mejor boxeador que ha pasado por el amateurismo. La reyerta debe definirlo, aunque la mayoría de las variables (estatura, peso, alcance y edad) favorecen al europeo radicado en California.

Lomachenko, de 29 años, reconoce sin tapujos que el reto del Rigondeaux y su permanente presión pública, golpeó sus fibras íntimas y su orgullo, de ahí que haya aceptado el reto, aunque hubiera preferido a otro adversario.

“Personalmente, me hubiera gustado pelear contra Mikey García”, dijo Lomachenko al sitio en Internet BoxingNews24. “Pero yo apoyo al deseo de los fanáticos. Y ellos han estado pidiendo que me enfrente a Rigondeaux”.

Con un convincente demostración en su más reciente ascenso al cuadrilátero, el astro ucraniano anestesió en siete episodios al colombiano Miguel “El Escorpión” Marriaga, el 5 de agosto, en el Microsoft Theater, de Los Angeles, California.

Al referirse al venidero compromiso, Lomachenko minimizó en cierta medida la pelea al tiempo que vaticinó acabará antes del límite con su oponente: “Yo no pedía este combate. No lo necesito a él, porque fue él quien me pidió pelear. Pero debe entender que cuando estemos sobre el ring lo voy a destruir. Puede estar seguro”.

Por su parte, Rigondeaux, quien cumplió 37 años el 30 de septiembre, reconoció que será una pelea de gran importancia, que muchos seguidores del boxeo y también expertos han deseado se produzca durante los últimos años.

“No será un enfrentamiento cualquiera”, expresó Rigondeaux a ESPNDeportes. “Muchos lo han pedido y todos realmente están emocionados que se haya llegado a un acuerdo, porque sin dudas será un gran combate”.

Nacido en la oriental provincia de Santiago de Cuba y con residencia en Miami, Rigondeaux noqueó al finalizar el primer asalto al mexicano Moisés “Chucky” Flores, el 17 de junio, en el hotel y casino Mandalay Bay, de Las Vegas (desde donde hace pocos días un asesino disparó y mató a decenas de personas e hirió a varios cientos más).

Con posterioridad, el resultado se cambió a NO Contest, al considerar que Rigondeaux, campeón súpergallo de la Asociación Mundial (AMB), pegó el golpe definitivo instantes después de sonar la campana de ponía punto final esa ronda.

Al referirse a las palabras de su oponente, Rigondeaux expresó que “la noche del combate estaré allí sobre el ring, para que Lomachenko pueda hacer lo que dijo. Y veremos si es capaz de hacerlo”.

Precisó el gladiador cubano que no está preocupado por la diferencia de peso (ascenderá dos divisiones) porque “cuando hay calidad, no es determinante ni la estatura ni el peso. El peor veneno viene en envases pequeños”.

Para muchos Lomachenko es el gran favorito. Pero otros estiman que Rigondeaux posee los atributos necesarios para derrotar al ucraniano. La mesa está servida. Dentro de dos meses se disiparán las dudas. ¿Lomachenko o Rigondeaux? Difícil de definir.

Lea también: ¿Arriesga demasiado Rigondeaux frente a Lomachenko?

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.

Facebook Comments