Daisy Lang: “Soñaba con ser Campeona Mundial”Daisy “The Lady” Lang dirige un gran grupo de magníficas boxeadoras profesionales que van al Salón de la Fama del Boxeo Mundial Femenil para el 2017.

Aunque es originaria de Bulgaria la campeona mundial de tres divisiones se abrió camino mientras peleaba en Alemania. Lang era parte de una punta de lanza junto con Regina Halmich quien explotó el boxeo como una fuerza en Europa.

Ambas rubias demostraron que el boxeo femenino puede tener éxito.

Lang dirige al grupo del 2017 hacia el IWBHF junto con Holly Holm, Ana maria Torres, Ada Vélez, Ria Ramnarine, y la fallecida gran promotora Aileen Eaton. Se ha planeado una ceremonia en honor del grupo para llevarse a cabo en la primavera del 2018 en Los Ángeles.

“Daisy fue muy importante para el desarrollo del boxeo en Alemania y Europa,” dijo Sue Fox, presidenta del IWBHF.

Es apropiado que Land lidere el grupo. Antes de su aparición en el deporte, el boxeo femenil disfrutaba de esporádico pero limitado éxito mundialmente. Pero cuando Lang ingresó al boxeo mundial lo hizo al tiempo perfecto cuando varias mujeres en europa estaban ingresando a categorías profesionales.

Sorpresivamente, aunque atleta, Lang no comenzó como boxeadora sino como corredora.

“Comencé con pista y campo, era corredora de 400 metros con vallas. También era velocista en sprints de 100 y 200 metros. La pista y campo me dieron la base para mi carrera en el boxeo,” dijo Lang. “Yo no quería ser profesional en pista y campo.”

Lo que siguió para Lang fueron las artes marciales donde participaba en karate y kickboxing. Eventualmente se convirtió en campeona mundial en esos deportes y fue viajando a los Estados Unidos cuando se encontró con una pelea de boxeo femenil.

“De hecho cuando estaba aquí en Estados Unidos, vi a mujeres boxeando aquí. Era Christy Martin. Estaba muy emocionada y dije vaya!, si nadie hizo eso en mi país, yo seré la primera,” dice recordando.

Sin embargo, ser la primera puede ser un camino traicionero. No todas pueden soportar los obstáculos puertas cerradas, ni siquiera las más vehementes pioneras.

Cuando Lang tomó la decisión de ingresar al boxeo femenil, éste no existía en Bulgaria y aunque no estaba presente en Alemania, existían más oportunidades.

“Cuando inmigré a Alemania nosotras éramos las primeras,” dijo Lang quien fue criada por padres que eran ingenieros sin tradición de boxeo en su linaje. “A las mujeres no se les permitía ser independientes en ese tiempo. Había muchas dificultades del Sistema en ese tiempo. Por eso me motive a hacerlo.”

No existían entrenadores de boxeo para mujeres, asi que su entrenador en artes marciales la guió al principio. Entonces él le propuso que fuera a Alemania a adelantar en su carrera. Después de batallar al principio, ella conoció a la estrella del boxeo amateur, Michael Timm. De ahí su carrera comenzó a tomar forma.

La aceptación en el mundo del boxeo dominado por hombres era importante.

“Necesitaba observar como entrenaban los hombres antes de que me permitieran entrar,” dijo Lang quien estudiaba a los boxeadores entrenando y combatiendo en entrenamiento. “Tenía que demostrarme a mi misma por medio de entrenar con hombres que yo puedo pelear como un hombre. Necesitaba demostrar que podía hacerlo. Siempre me gusto entrenar en combate con hombres.”

Vivir en Alemania puede ser muy caro son patrocinadores, Lang trabajó como terapista física para pagar sus facturas. Aunque ella tenía un entrenador de primera clase en Timm, no había mujeres con quienes entrenar. Ella intercambió golpes con los boxeadores y pronto aprendió el juego del boxeo siempre con un ojo en el campeonato mundial.

El 3 de octure de 1998, en la ciudad de Augsburg, Alemania, la auto motivada Lang gano el título mundial pero gallo de la WIBF después de 10 rounds contra Krisztina Horvai. Habia logrado el sueño que había albergado desde niña.

“De hecho tuve una visión cuando tenía más o menos cinco o seis años. Me vi a mi misma como campeona mundial,” dijo Lang. “No tenía la menor idea de cómo sucedería porque en esos días el sistema era cerrado.”

Un sueño se había cumplido pero faltaba algo.

“Al principio no podías hacer dinero defendiendo un título mundial. Me dijeron después del primer campeonato que el dinero llegaría pero no era verdad. Tomó mucho tiempo. Tenía que trabajar aparte. Nadie quería invertir dinero,” dijo Lang.

Otra boxeadora profesional había estado viajando en esa misma senda en Alemania, Regina Halmich. Cuando Lang llegó, de repente había dos rubias ultra atléticas boxeadoras profesionales ganando tracción en un país que nunca había visto el boxeo femenil.

Halmich peleó en las divisiones peso mosca y pero mosca ligero y había comenzado en 1994. Cuando Lang llegó en 1996, los fanáticos del boxeo en Alemania repentinamente tenían dos boxeadoras profesionales rubias dirigidas hacia el mismo camino y capturando la atención del mundo boxístico.

“Alemania fue el primer país que apoyó este deporte. Estados Unidos estaba muy lejos. Asi que mi primer parade fue en Alemania,” dijo Lang explicando su elección al escoger Alemania como su base en europa.

En los años 90s aunque el boxeo femenil estaba ganando tracción rápidamente como evento popular, no muchas boxeadoras tenían gran experiencia. Así que esto llevó a que importaran boxeadoras de afuera de Europa o ir a los Estados Unidos.

Halmich viajó a Las Vegas, Nevada en abril de 1995 para encontrar una pelea pero fue detenida por Yvonne Trevino debido a una herida. Esa sería la última vez que ella peleaba fuera de Alemania. Después de que sus peleas comenzaron a atraer grandes multitudes, ya no fue necesario buscar combates fuera de su patria.

Lang estaba también atrayendo multitudes a sus peleas y al igual que Halmich sus oponentes eran traídas de otros paises y continentes. Ella continuó ganando y la plática entre los fanáticos es sobre quién ganaría entre Halmich y Lang quienes peleaban en divisiones de peso ligeramente diferentes.

De 1996 al 2004 el boxeo femenil se elevó a alturas nunca antes obtenidas en ese país o cualquier otro y los fanáticos estaban ansiosos de ver a Lang o a Halmich en su desempeño. Sus éxitos también se propagaron al norte y sur de America y repentinamente boxeadoras profesionales en diferentes países buscaban competir contra las chicas alemanas. De repente el boxeo femenil verdaderamente se convirtió en un deporte internacional.

Atractivo Comercial

La fama y el éxito de Lang la llevaron a varias oportunidades promocionales, vió la puerta abrirse y rápidamente las aprovechó.

“Mis primeros patrocinadores fueron mis clientes de terapia física. Entonces por lucir muy femenina y ser buena interlocutora, la televisión mostró interés. Aun así no puedes comparar el dinero con el de los hombres,” dijo Lang acerca de su atractivo comercial. “Mi apariencia ayudó pero por tener una buena dirección podía conseguir algo de dinero de los comerciales incluyendo mi propia bebida ‘daisy Power’. Era una combinación de la bella y la bestia. También tenía mi propio perfume. Lo usamos en televisión para promover a mis patrocinadores.”

A pesar del éxito en el cuadrilátero de boxeo y con patrocinadores aún había detractores.

“Claro que durante el viaje hubo muchos ataques de periodistas que estaban en contra del boxeo femenino y citaban conocimientos médicos. Pero yo les daba buenas respuestas. Por eso quería que los periodistas estuvieran de mi parte,” dijo Lang quien hizo todo lo posible por ser accesible a los medios de comunicación. “Cada dia era una victoria para mi si podía comunicarle mis pensamientos a los medios de comunicación Es maravilloso e importante recordar esto si quieres tener a la gente de tu lado.”

Lang peleó contra muchas de las mejores combatientes de su tiempo y después de ocho años de competir fue finalmente emparejada contra Halmich por el título peso súper mosca de la WIBF en el 2004. Después de 10 excitantes rounds Helmich ganó la contienda por puntos en una muy cerrada pelea.

En preparación para el tan esperado encuentro con Halmich, Lang viajó a Las Vegas donde entrenó en combate contra la canadiense Vaia Zaganas y la americana peso mosca Elena Reid. Era un engrane de estilos entre las tres profesionales de primera categoría.

“Ella era dura, una dura compañera de sparring. Tenía un gran respeto por ella. Era una persona muy positiva y fácil de ser su amiga,” dijo Reid recordando su encuentro en abril del 2004. Después de que Lang peleara con Halmich en mayo del 2004, ella se enfrentó a Reid en septiembre. Fue una pelea en la que todos pensaron que la americana había Ganado pero les dieron un empate.

Los medios de comunicación de Alemania culparon a Lang alegando que había ayudado a Reid.

“Fue controversia. Ya era noticia que yo había entrenado con Daisy. Eran súper estrellas,” dijo Reid quien perdió por decisión cerrada en la revancha del 2005. “Había especulaciones de los medios de que Daisy me estaba dando consejos. Ella estaba triste de ser mi amiga. Nunca me aconsejó pero si me ofreció palabras positivas como amiga.”

Halmich continuaría peleando tres años más pero Lang optó por pelear una vez más y ganar por nocaut antes de jubilarse.

Lang vive ahora en Los Ángeles, California y trabaja en la industria del cine. Ella ama el clima tibio y la emoción de vivir en una ciudad que presenta muchos retos y oportunidades.

“Un productor está interesado en hacer una película sobre mí. Estoy trabajando en un libro ahora. La gente necesita saber la verdadera historia,” dice Lang agregando que le han hecho otras ofertas con anterioridad pero ella quería un relato verídico.

La jubilada súper estrella aún tiene una vida muy active y viaja constantemente. Pero aunque ha pasado más de una década de su jubilación, se le ve a menudo en eventos boxísticos.

“Aunque estoy jubilada mi corazón sigue en el boxeo,” dice Lang. “Realmente amo este deporte.”

También sobre el boxeo femenino: Las Mejores Pugilistas Profesionales Libra por Libra

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.

Facebook Comments