Conoce a Cameron Kreal: el mejor “journeyman” de 23 años del boxeo -En un concurrido fin de semana de boxeo que incluyó cuatro peleas por el título mundial, una pequeña cartelera en Sam’s Town (un casino local en Las Vegas), no atrajo ninguna mención. Era el único espectáculo de boxeo en la ciudad, sin embargo, ninguno de los dos diarios consideró apropiado enviar un corresponsal para cubrir el evento.

Fue un pequeño espectáculo, pero un evento importante para los 10 boxeadores que aparecieron en la cartelera. Alguien escribió una vez que para un joven boxeador que aspira a dejar su huella en el deporte, cada pelea es Ali-Frazier I.

Para Cameron Kreal, el espectáculo dentro del pequeño lugar marcó el final potencial de un largo viaje. Después de 26 peleas profesionales, luchando principalmente como un peso welter junior, su récord se mantuvo 12-12-2. Pero su carrera estaba en alza; había ganado sus últimos cuatro y finalmente había una oportunidad de obtener su registro por encima de .500, con suerte para siempre.

Kreal (en la foto a la derecha) ha tenido una carrera de altibajos. Comenzando en octubre de 2015, pasó por un periodo donde perdió cinco peleas consecutivas. Pero en todas esas peleas él era el lado “B”. Cuatro de los cinco oponentes estaban invictos y el quinteto, en conjunto, era 60-1-1.

En la quinta de esas peleas, Kreal fue lanzado contra el dos veces atleta olímpico Egidijus Kavaliauskas. Considerado como carnada, le dio a Kavaliauskas, actualmente 18-0 (15), su pelea más dura. Cameron lastimó a Kavaliauskas en la séptima ronda y mantuvo al margen a la “Máquina mala” de Lituania mientras la pelea llegaba a su fin.

A la tierna edad de veintitrés años, Cameron Kreal está probado en la batalla. No ha conocido a un luchador con un récord perdedor desde que se enfrentó al 0-1-1 Tyler Lawson en su cuarta pelea profesional.

Y no se dejen engañar por su récord que dice más sobre la política del deporte que lo que él trae a la mesa. Es el récord de un “journeyman”(entiéndase un peleador de buena categoría que no es considerado un candidato para ser campeón), una etiqueta normalmente asociada a un hombre mucho más viejo, pero Cameron en no es un ‘journeyman’ genérico. Este niño puede pelear.

Cameron Kreal nació en Honolulu. Su madre es hawaiana, y su padre vino de Holanda. A los siete años, Cameron y su madre se mudaron a Las Vegas donde ella tenía familiares. Mientras crecía, su boxeador favorito fue Manny Pacquiao.

“El boxeo está en mi sangre. Me encanta el boxeo, es todo para mí”, escribió Cameron en su página de Facebook en marzo de 2010. Uno podía ver que estaba impaciente por poner en marcha su carrera de boxeador profesional. Abandonó la escuela en el 12º grado para dedicar toda su atención a seguir su pasión.

Hasta hace unos años, la edad mínima para un boxeador profesional en Nevada era de dieciocho años. Esa restricción se relajó. Ahora son diecisiete.

La forma en que esto funciona es que un joven de 17 años que quiere convertirse en profesional debe comparecer ante la Comisión Atlética de Nevada y explicar por qué cree que es lo suficientemente maduro como para competir a nivel profesional. Si los comisionados están convencidos de que el solicitante es digno, le otorgan una licencia temporal, válida solo para su primera pelea. Si su desempeño es satisfactorio, obtendrá una licencia regular.

Kreal solo tuvo 22 peleas amateur antes de convertirse en profesional a los diecisiete años. Al carecer de las conexiones adecuadas, fue emparejado contra contrincantes duros desde el principio de su carrera. Él trajo un récord de 6-6-2 en su pelea en noviembre de 2014 en Chicago con 14-0 Jamal James, un prospecto caliente con un fuerte pedigrí amateur. James lo detuvo en el octavo asalto. Ese sigue siendo el único revés en el libro de Kreal en el que no logró llegar a la distancia.

En diciembre del año pasado, Kreal impresiono en Sam’s Town, derrotando por 7-0 a Maurice Lee, uno de los prospectos más respetados del “Money Team” de Floyd Mayweather.

El CEO de Mayweather Promotions, Leonard Ellerbe, quedó tan impresionado que trajo a Kreal al redil. Ahora parecía que finalmente escaparía de la rutina del “lado B”. Pero este fin de semana pasado se le volvió a emparejar contra un oponente duro cuando se enfrentó al invasor japonés-mexicano Shoki Sakai.

KREAL vs. SAKAI

No hubo cuotas de apuestas en el concurso, pero Sakai, de 26 años, quien lucía un récord de 23-7, sin duda habría sido el favorito. Por un lado, su entrenador es el legendario Ignacio “Nacho” Beristain, un miembro del Salón Internacional de la Fama del Boxeo. Cameron Kreal es dirigido y entrenado por su tío, el poco conocido Jayson Gallegos. Es cierto que Cameron sería teóricamente el lado “A”, pero Sakai había desempeñado este papel antes. Él venía de una victoria en Sam’s Town sobre el luchador de casa Ashley Theophane, un ex retador del título mundial.

La pelea entre Kreal y Sakai fue un asunto robusto, fácilmente la pelea más emocionante en la tarjeta. Cuando sonó la campana final, Kreal estaba seguro de que su mano se alzaría. El juez Glenn Trowbridge también lo pensó. Lo tenía 77-75 a favor de Cameron. Pero los otros jueces, Adalaide Byrd y Kermit Bayless, anotaron un empate y así es como entraría en los libros. Kreal no perdió, pero permanece varado en la barrera de .500.

Kreal está frustrado, pero no puede esperar para volver al cuadrilatero. Cuando le hicimos una pregunta que les preguntamos a todos los jóvenes combatientes que entrevistamos “¿has pensado en qué tipo de trabajo te gustaría tener cuando termine tu carrera?” (En retrospectiva, habría sido una pregunta estúpida para el joven Floyd Mayweather); él nos dijo que nunca le había dado un momento de reflexión. “Tengo solo veintitrés años”, dijo, “y estoy en la mejor condición física de mi vida”.

Si Cameron Kreal estuviera buscando un modelo a seguir, le sugerimos a Freddie Pendleton. Un peleador que florecio de forma tardía, Pendleton tenía una marca de 14-13-1 cuando le dio un giro a su carrera al parar a Roger Mayweather en el sexto asalto. Luego pasó a ganar el título mundial ligero de la FIB.

Kreal necesitará desarrollar más poder en sus golpes para igualar las hazañas de Pendleton, pero eso llegará con la experiencia. Mientras tanto, tenemos una palabra de advertencia para los futuros oponentes de Cameron: si lo descarta como un “journeyman”, lo hacen bajo su propio riesgo.

English version: Meet Cameron Kreal, Boxing’s Best 23-Year-Old “Journeyman”

Facebook Comments