Chávez Jr.: El anunciado regreso y los vaivenes del Hijo de la Leyenda
Julio C. Chávez pudo ser una de las figuras más relevantes del boxeo mexicano. Pero dejando a un lado esa influencia genética que lo catapultó a la corona de la división mediana en 2011, el Hijo de La Leyenda ha enlodado su vida, dentro y fuera de los cuadriláteros, con un casi invariable patrón de indisciplina, irresponsabilidad y uso de sustancias prohibidas.

Ahora con 31 años, el Junior Chávez hizo sonar las alarmas, (como lo hizo en septiembre) al anunciar un nuevo reto, que pone en ascuas al personal que debe servirle de soporte en la preparación, seguramente tan convulsa como las anteriores: “Regreso el 26 de enero, en Los Angeles, California”. Sin embargo, no hizo alusión al posible rival.

Pocas semanas atrás, exactamente el 18 de septiembre, Julio C. Chávez Jr. había revelado que regresaría a los encordados frente al estadounidense Anthony Dirrell, el 11 de noviembre, en El Forum, de Los Angeles, compromiso pactado en los súpermedianos (168 libras).

Unos días más tarde, el propio Dirrell se encargó de desmentir las palabras de Chávez Carrasco: “No lo creas”, dijo Dirrell, ex campeón mundial del CMB en las 168 libras, a un diario de Michigan. Por el contrario, Dirrell cruzará guantes con su coterráneo Dennis “El Niño de Mamá” Douglin, el 17 de noviembre, en el Centro de Eventos Dort Federal, de Flint, Michigan, la patria pequeña de Dirrell.

Según la información más reciente de Chávez Carrasco, ahora aguarda por su asesor Al Haymon para ¿intensificar? el entrenamiento, porque su objetivo es borrar la mala imagen que dejó el 6 de mayo ante su compatriota Saúl “El Canelo” Alvarez, duelo escenificado en Las Vegas, que acaparó enorme despliegue mediático, generó inmensas fortunas para ambos contendientes, aunque sobre el ring se convirtió en una fácil sesión de guanteo para el pelirrojo de Guadalajara, quien se impuso por tres idénticas boletas de 120-108.

Para justificar su próximo paso de volver a la acción competitiva, El Junior señaló que “ya pagué lo que tenía que pagar después de la pelea, me maté para (conseguir) el peso, peleé con una lesión en el cuello… y me acribillaron (con críticas). Ahora tengo que enfocarme bien en mi regreso”.

Pero la cadena de episodios bochornosos asociada a la trayectoria de Chávez Jr. no se borra con lo que pueda conseguir en su próximo enfrentamiento. Y resulta aún más difícil creerle que dejará atrás la sarta de sucesos negativos y enrumbará su vida hacia el sacrificio que exige esta disciplina deportiva.

Incluso horas después del decepcionante fracaso ante Canelo Alvarez, Chávez Jr. fue captado en estado de ebriedad y en compañía de varias mujeres en una habitación de hotel, en lo que parecía un festejo. El video, que se convirtió en viral en las redes sociales, mostró a El Junior recostado en la cama del dormitorio, mientras varias de sus acompañantes se despojan de algunas prendas personales, hecho que suscitó enorme malestar entre los seguidores del boxeo.

Como si lo anterior no fuera suficiente y para echarle más leña al fuego, hace pocos días El Junior literalmente volvió a incendiar  Internet al aparecer en un video de FacebookLive en el que cuenta fajos de billetes junto al preparador Nacho Beristáin, quien ha sufrido en carne propia los vaivenes del boxeador.

Con posterioridad Beristáin, respetado técnico que es integrante del Salón de la Fama, expresó que los plazos se vencen y que Chávez Carrasco se mantiene en las sombras, por lo que sería muy difícil que lleguen a un acuerdo para entrenarlo de cara al presunto compromiso del primer mes de 2018.

La gran disyuntiva que mantiene siempre en vilo la unión es que Beristáin exige a sus discípulos gran disciplina en la preparación y tiene reglas fijas, muchas inviolables, como son la puntualidad y la entrega en el gimnasio, aspectos difíciles de concretar en el caso de Julio C. César Chávez Jr.

Es oportuno recordar que el primer escándalo de Chávez Carrasco ocurrió en 2009, cuando dio positivo por la utilización de un diurético para disminuir de peso, tras el combate que ganó unánime al estadounidense Troy Rowland, en Las Vegas. Más tarde,  al obtenerse las pruebas de dopaje, el pleito fue declarado No Contest (Sin Resultado).

Sin embargo, dos años después, Julio C. Chávez se convirtió en el primer púgil azteca en conquistar un título mundial mediano (CMB), al vencer por decisión mayoritaria al alemán Sebastian wpik, el 6 de abril, en el Staples Center, de Los Angeles.

Finalizadas tres defensas exitosas, Chávez Jr. perdió la corona ante el argentino Sergio “Maravilla” Martínez, el 15 de septiembre de 2012, en el Thomas and Mack Center, de la Ciudad del Pecado, donde nuevamente dio positivo, entonces a marihuana, y fue sancionado indefinidamente.

Chávez Jr se mantiene activo en sus redes sociales:

Como colofón, baste señalar que el estadounidense Freddie Roach, quien también ha guiado la preparación de Chávez Jr. , lo calificó como “el boxeador más indisciplinado que he tenido”.

Chávez Jr.: El anunciado regreso y los vaivenes del Hijo de la Leyenda

Chávez Jr ha estado trabajando en el gimnasio

También en Canal de Boxeo: Frampton espera vencer a “Violento” García para ir por Santa Cruz

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.

Facebook Comments