Japón: la campeona Naoko Shibata se despide del boxeo -El boxeo femenino en Japón ha sido encabezado por mujeres positivas, energéticas y espléndidas desde que desde que fuese aprobado por la CBJ (Comisión de Boxeo Japonés) en el 2008.

La ex campeona mosca junior de la FIB Naoko Shiata era uno de esos grandes talentos. El mes pasado, ella decidió colgar los guantes después de su derrota contra Etsuko Tada seguida de una decisión unánime de 8 rounds que puso su récord en 17-5-1 con 6 KOs.

Sólo unas semanas después encontró hacer las paces consigo misma cuando vio el triunfo de Naoko Fujioka al obtener el título mundial en una quinta división y la contundente victoria de Momo Koseki sobre Yuko Kuroki.

“Simplemente estaba feliz con sus victorias. Fue algo sorprendente para mí pero no tuve ninguna emoción como ‘oh, quiero ser como ellas de nuevo’, mientras observaba las peleas de mis amigas del boxeo por sus títulos mundiales. Aunque la gente a mi alrededor parece pensar que aún hay la posibilidad de que yo regrese, la respuesta es ‘NO’.

Su voz suena realmente alegre.
“Pero si hubiese renunciado al boxeo cuando perdí la corona contra Alondra García en Guadalajara, México en marzo, no hubiese alcanzado esta felicidad. Supe que no peleé como pude debí haberlo hecho. Fue mucho peor mi mejor desempeño en un territorio desconocido y de gran altitud. Además, mi equipo inmediatamente me prometió trabajar duro para conseguir otra oportunidad de regresarme a la cima. Estoy agradecida con ellos por animarme a desafiarme un poco más. El ‘tiempo extra’ tuvo mucho significado para mí, el probar lo grandioso que es el reto y lo magnífico que es practicar este deporte. Lo disfruté.”

Seis meses después de que regresó de México, regresó al cuadrilátero a noquear a una boxeadora tailandesa para pasar a su siguiente pelea contra la zurda Tada por el titulo vacante OMB Pacífico Asiático de 105 libras, lo cual fue su boleto para desafiar a la campeona mundial OMB Kayoko Ebata. Había aún otra motivación para Shibata al pelear contra Tada ya que ella perdió contra la inteligente zurda por una cerrada y dividida decisión en el primer reto por el título mundial en el 2012. Shibata hizo lo mejor que pudo para mostrarle a su rival su progreso de cinco años, en los cuales ella ganó un título mundial y lo defendió cinco veces. Pero Tada también mejoró mucho en ese período de tiempo. Esta vez, Shibata perdió por una más clara decisión.

“De hecho, no soy buena para pelear con zurdas, aún así sólo imaginaba retar a Ebata después de vencer a Tada. Nunca pensé que Tada sería mi oponente final. Nunca se me ocurrió ponerle punto final a mi vida boxística hasta que la decisión fue anunciada. No puedo decir que me sentí satisfecha con la derrota, pero fue una pelea de buena calidad, suficiente para cerrar mi carrera. Era un buen momento para decir adiós. Una vez que lo decidí, mi mente estuvo en paz.”

Reflexiones
Naoko Shibata fue una esbelta pero intrépida boxeadora con excelente aguante, y fue una persona sincera dentro y fuera del ring. Aunque trabajaba jornada completa en una oficina, nunca omitió su entrenamiento diario en el gimnasio para ser una mejor boxeadora. De la nada se convirtió en campeona mundial con un serio esfuerzo lo cual no garantizaba recompensas, pero es indispensable para hacer sueños realidad.

Shibata comenzó a boxear solo para poner en forma su cuerpo hipocinético de 140 libras y 5’3 de altura. Tenía solo 19 años en el 2000, había un club de fitness donde había un programa de ejercicio boxístico. Básicamente, ella era atlética y había jugado basketball en la secundaria, pero consagró su tiempo de preparatoria al soroban, ábaco japones, y tenía el segundo lugar en competencia nacional. Lanzando golpes en el estudio de fitness despertó su pasión por el atletismo y no le tomó mucho tiempo inscribirse en un gimnasio de boxeo real. Su primer pelea aficionada fue con la por entonces campeona OPBF super mosca Rie Fujimoto.

“Fui golpeada por Rie, y eso me desanimó a convertirme en competidora, pero por otro lado, tuve suerte de tener tan estable compañera que me mostró el camino para mejorar.”

Otro afortunado momento fue que la Asociación de Boxeo Amateur inició un concurso de la división de boxeo femenino en ese tiempo. Ella ganó el campeonato nacional en pesos mosca y representó al país en los Juegos Asiáticos en el 2005. Con un registro de 13-6, ella decidió hacerse profesional siguiendo a muchas compañeras que habían sabido que no había oportunidad para las boxeadoras de participar en los Juegos Olímpicos de Beijing en el 2008.

“Pero aún así no imaginaba ser campeona ni nada por el estilo. Estaba contenta con sólo pelear en el cuadrilátero y ganar una por una.”

A comienzos de su carrera, ella tuvo una racha de seis peleas ganadas desde su debut, incluyendo victorias contra Yuko Kuroki y Ayaka Miyao, quienes ganarían títulos mundiales eventualmente. Después, su séptima pelea fue contra Naoko Fujioka por el título OPBF de 105 libras en diciembre del 2010. Aunque la poderosa campeona OPBF dominó y ganó una decisión unánime por un gran margen, la batalla de 10 rounds fue sobresaliente para exhibir la increíble tenacidad de Shibata.

“Fue mi mejor pela, aunque perdí. ¡Qué peleadora más fuerte! Yo estaba sorprendida. ¿Cómo pude estar ahí por 10 rounds completos contra Fujioka? Había escuchado de su reputación desde amateur, pero ella sobrepasó mi imaginación. Fue un momento crucial en mi carrera. La sorprendente derrota me hizo poner más seriedad en el boxeo. Me transformé en una trabajadora más dura en todos los aspectos para ser más fuerte.”

Cinco meses más tarde ella derrotó a otra entonces campeona mundial, a Kayoko Ebata por decisión unánime técnica después de que el doctor sugiriera una detención en el noveno round por una herida en el ojo, Shibata aguantó para ganar el título vacante mosca ligero OPBF. Ganando puntos con dos defensas del título regional tradicional, Shibata siguió adelante a la etapa final hacia la cima del mundo, lo cual no encontró nada fácil. Perdió contra la titular AMB de 105 libras Tada en septiembre del 2012 en Osaka, y sufrió otra derrota por decisión dividida contra Ibeth “La Roca” Zamora, uno de los grandes nombres mexicanos, por el título vacante de campeonato CMB mosca ligero en marzo del 2013. La decepción la llevó a alejarse del boxeo por cerca de un mes.

“Me sentí mal por mi equipo de apoyadores quienes hicieron todo lo que pudieron para conseguirme esa oportunidad por la cual no pude corresponder. Pero todos me dijeron que estarían felices de ayudarme siempre que yo soñara con ser la campeona mundial. Su cálida consideración me motivó mucho.”

El cálido apoyo de la gente reflejó su gran personalidad. Ocho meses después de su pelea con Zamora, Shibata finalmente capturó el título vacante FIB mosca junior a la vez que controló el activo ataque de la joven mexicana Alondra García con sofisticadas tácticas y perseverancia para ganar una decisión unánime. La FIB le otorgó el MVP en la categoría femenina en el 2014 por sus dos sólidas defensas. Era la primera vez para la boxeadora japonesa en ser reconocida como la mejor del año por uno de los cuatro más grandes organismos rectores.

México
Después de sobrevivir otras tres duras peleas de defensa, consiguió una oferta de García para una revancha en Guadalajara, México a principios de este año.

“Era definitivamente un buen tiempo para hacer algo que no había hecho. Creo que cualquier campeón del mundo debe de pelear contra cualquiera, en cualquier parte para demostrar su propio valor. Yo estaba dispuesta a pelear en México. Debí haber estado preparado para la altitud, una circunstancia donde escasea el oxígeno, pero no tuve tiempo para hacer un entrenamiento específico. Me encontré con mi respiración inquieta cuando entrené en un gimnasio, de ahí a tan sólo cinco días de la pelea. Decidí pelear duro desde el principio, ya que de cualquier manera estaría agotada. Después de la decisión pensé que debí haber peleado inteligentemente con contra ataques. Aún así, puedo decir que fue una gran experiencia el pelear en México, donde la gente apoya tanto el boxeo femenil. Me sentí respetada como campeona mundial”.

Despedida final
Naoko Shibata es una persona agradable y alegre. Se ríe mucho, pero siempre tiene cara de póquer en el gimnasio y en el ring. Cualquier dolor o cansancio quedan escondidos detrás de su inmutable rostro. Ella sorprendió a muchas audiencias con esa cara de póquer en los furiosos 10 rounds con Fujioka. Pero en la revancha con Tada, se le vio un gesto de molestia en el rostro.

“Oh viste eso? Parpadeé una vez más al sentir algo malo en mi ojo izquierdo. Mi visión era doble, así que pensé que podía tener una fractura ósea orbital. Pero creo que era la primera vez que yo no pude respaldar mi ambición de triunfo en el ring.”

Esa se convirtió en su pelea final.

La ceremonia de despedida está planeada para esta primavera. Shibata le pedirá a Fujioka una pelea de entrenamiento de exhibición en ese cuadrilátero porque la gran campeona de 42 años es una persona especial para ella.

”Por eso voy al gimnasio una o dos veces por semana para mantener mi figura de alguna manera. Simplemente estoy disfrutando ejercicios como una aprendiz. No estoy pensando en ser entrenadora para boxeadoras profesionales, pero quiero hacer algo para cultivar la popularidad del boxeo de mujeres. Otras campeonas y yo invitamos a gente a la primera fila de la última pelea de Fujioka e interpretamos los rounds para hacerlos entendibles en palabras comunes. Espero que lo hayan disfrutado.”

Con el amor por el deporte y dignidad de una campeona mundial, su contribución por el boxeo femenino nunca terminará.

Japón: la campeona Naoko Shibata se despide del boxeo

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.

Facebook Comments