Cubano Rancés Barthelemy en busca de la historia ante belarús Kiryl Relikh -Para el invicto cubano Rancés “El Chico Explosivo” Barthelemy (26-0-0, 13 KOs) el duelo revancha ante el belarús Kiryl Relih (21-2-0, 19 KOs) tiene un significado especial, pues de ganarlo se convertirá en el primer peleador de ese archipiélago caribeño con coronas en tres divisiones diferentes.

Barthelemy, de 31 años, y Relikh, de 28, chocaron en mayo del pasado año, con triunfo unánime para el isleño, en Oxon, Hill, Maryland, pero en aquel enfrentamiento no estaba en juego la faja súperligera de la Asociación Mundial (AMB), que ahora se encuentra vacante y servirá de incentivo a ambos guerreros para añadirle un extra a las acciones, en reyerta señalada el 10 de marzo, en el Freeman Coliseo, de San Antonio, Texas.

En el pleito anterior, Barthelemy cayó a la lona en el quinto asalto, en tanto devolvió la medicina al europeo en el octavo. El éxito convirtió al cubano en retador obligatorio del entonces invicto campeón, el namibio Julius “La Máquina Azul” Indongo. Pero, la AMB decidió que Barthelemy y Relikh debían efectuar la revancha, pues en su criterio la pelea resultó muy cerrada y con una votación controvertida, que los jueces sancionaron con puntuaciones de 117-109, 116-110 y 115-111.

Tres meses después, el 19 de agosto, Indongo perdió el cinturón del orbe (también el de la Federación Internacional), por espectacular nocaut que le propinó en el tercer asalto, el estadounidense Terence “El Cazador” Crawford, quien regresó a su natal Omaha con los cuatro títulos de la división, ya que poseía los correspondientes al Consejo Mundial (CMB) y la Organización Mundial (OMB), en las 140 libras.

Con posterioridad, Crawford anunció que dejaba la categoría (y los cinturones mundiales, por supuesto) para probar suerte en los welters, categoría en la que chocará ante el australiano Jeff “El Avispón” Horn, el próximo 14 de abril, en el hotel y casino Mandalay, de Las Vegas, donde estará en juego la corona de la OMB, que el representante de la isla-continente de Oceanía arrebató al filipino Manny “PacMan” Pacquiao, en julio del año pasado, en Brisbane, Australia.

En tanto eso sucedía, el segundo pleito entre Barthelemy y Relikh se pactó para el 10 de febrero, como respaldo del duelo principal entre el estadounidense Miguel Angel “Mikey” García y el kazajo Sergey Lipinets. Sin embargo, el europeo se lesionó una de sus manos durante una sesión de guanteo y resultó imprescindible posponer la cartelera, que se reprogramó para este 10 de marzo.

“Al principio me cayó mal, porque en mi mente ya me veía campeón el 10 de febrero”, dijo Barthelemy hace pocos días al comentar sobre aquel trauma de Lipinets y la posposición de su enfrentamiento ante Relikh. “Luego lo tomé como algo que debía aprovechar a mi favor, para pulir ciertas cosas, repasarlo todo. Y puedo asegurar que estoy en mejores condiciones que en aquella ocasión”.

Barthelemy conquistó la faja mundial súperpluma en un segundo combate ante el dominicano Argenis Méndez, el 10 de julio de 2014, después de noquearlo seis meses antes, pero el resultado se anuló al comprobarse que el cubano había conectado el golpes decisivo después de la campana del segundo round. En diciembre del año siguiente, Barthelemy se adueñó del cinturón vacante ligero, también de la Federación Internacional (FIB), al imponerse unánime al zurdo ruso Denis “Gengis Khan” Shafikov, en Las Vegas.

Al referirse a la posibilidad de convertirse en el primer cubano con títulos en tres categorías diferentes, Barthelemy señalo: “se trata de una ilusión muy grande, porque no sería un premio para mí solo, sino para toda Cuba que ha dado boxeadores de mucha calidad y prestigio. Se dice fácil, pero ganar tres coronas en diferentes categorías, requiere de una entrega total y de un sacrificio extremo”.

Entrevista hecha a Barthelemy sobre esta pelea:

Si sale triunfador, Barthelemy superaría la hazaña de su coterráneo Joel “Cepillo” Casamayor, quien fue campeón olímpico en los gallos en Barcelona-92 y después conquistó títulos mundiales en los pesos súperpluma (130 libras) de la AMB y ligero (135) del CMB, en 2000 y 2006, respectivamente.

“La meta de los tres títulos es algo que no se me quita de la cabeza”, expresó Barthelemy ante varios periodistas a escasos días del pleito frente a Relikh. “Es casi una obsesión, pero he analizado todo para no desesperarme y poner en práctica el plan de pelea que hemos acordado”.

Cubano Rancés Barthelemy en busca de la historia ante belarús Kiryl Relikh

Facebook Comments