Será Jorge Linares el antídoto de Vasyl Lomachenko? ¿O viceverza? -Con una meteórica carrera profesional, exitosa también entre los amateurs, el ucraniano Vasyl Lomachenko intentará arrebatarle al venezolano Jorge Linares la faja ligera de la Asociación Mundial (AMB), en duelo señalado el 12 de mayo, el histórico Madison Square Garden, de Nueva York.

Doble campeón olímpico e igualmente con par de fajas en mundiales aficionados, “High-Tech” Lomachenko (10-1-0, 8 KOs) es considerado entre los mejores libra por libra del mundillo rentado, tras conquistar fajas en la división pluma (126) y súperpluma (130).

Ahora radicado en Oxnard, California, y bajo el tutelaje promocional del estadounidense Bob Arum, principal figura de la compañía Top Rank, Lomachenko, de 30 años, se lanza a un nuevo reto, en esta oportunidad ante el experimentado venezolano Jorge “El Niño de Oro” Linares (44-3-0, 27 KOs), quien es considerado el mejor púgil de la división ligera y frente al europeo expondrá el cinturón de la Asociación Mundial (AMB), que ostenta desde 2016.

Meses atrás, Lomachenko rechazó combatir ante el filipino Manny “PacMan” Pacquiao, alegando que el asiático pertenece a la categoría welter, lo que “sería irracional e ilógico, al menos en términos de fisiología, sin incluir que Pacquiao es una leyenda y un peleador de primer nivel”.

Sin embargo, Lomachenko no tuvo en cuenta la diferencia de peso, al aceptar el duelo ante el cubano Guillermo “El Chacal” Rigondeaux, quien ascendió par de divisiones (de 122 a 130) en diciembre pasado y fue derrotado por abandono tras seis asaltos, en la propia instalación en la que “High-Tech” cruzará guantes ante Linares.

Lomachenko conquistó la faja pluma de la OMB, al doblegar en junio de 2014 y por fallo mayoritario al zurdo estadounidense Gary “Mister” Russell, actual propietario del cetro del Consejo Mundial (CMB) en las 126 libras. Para el ucraniano fue la tercera pelea en el boxeo profesional.

Tres meses antes, el 1 de marzo, y en otro intento del “Lobo Arum” en llevarlo hacia la cima con vertiginosa rapidez, Lomachenko recibió la oportunidad de conquistar la faja vacante pluma frente al mexicano Orlando “Siri” Salido, quien la perdió un día antes en la báscula. Entonces “el tiro le salió por la culata” a Arum, pues el azteca obtuvo el fallo favorable de dos jueces, en tanto el otro se inclinó por el ucraniano.

Después de imponerse al norteño Russell, Lomachenko defendió con éxito el cinturón en tres ocasiones. Pero en mayo de 2016, hizo un extraordinario debut en las 130 libras, al noquear en el quinto asalto al entonces campeón mundial puertorriqueño Román “Rocky” Martínez, en el Madison Square Garden, donde el boricua sometía a prueba el reinado por segunda vez.

A partir de ahí, los siguientes cuatro adversarios (el jamaiquino Nicholas “El Hacha” Walters, el puertorriqueño Jason “El Canito” Sosa, el colombiano Miguel “El Escorpión” Marriaga y Rigondeaux fueron víctimas de los puños de Lomachenko, pues los cuatro abandonaron la refriega debido a la enorme superioridad del ucraniano.

La pregunta que corre de boca en boca es: ¿le han aportado esos rivales suficiente experiencia a Lomachenko para cruzar guantes ante un púgil de la calidad y el nivel de Linares? En mi modesta opinión, la respuesta es negativa. Porque indiscutiblemente Lomachenko es rápido, se desplaza bien, sincroniza sus impactos y tiene dominio del cuadrilátero. Lo demostró principalmente en sus últimos cuatro compromisos, aunque Rigondeaux no es un buen medidor, porque su intento de escalar par de divisiones resultó suicida, a pesar de que todavía no lo reconozca el entrenador cubano Pedro Luis Díaz.

Campeón pluma (del Consejo Mundial), súperpluma (de la AMB) y par de veces en los ligeros (del CMB y la AMB), Linares, de 32 años, se convertirá en una verdadera prueba de fuego para Lomachenko. Agresivo, con buena defensa y gran dominio táctico, el sudamericano, que vivió un tiempo en Tokio y ahora radica en Las Vegas, suma 13 victorias desde que sucumbió por nocaut en el undécimo roung frente al mexicano Antonio DeMarco, en el Staples Center, de Los Angeles, donde lucharon por la faja vacante ligera del Consejo Mundial (CMB).

“Lomachenko es rápido y tiene excelentes condiciones, pero cuando entremos al cuadrilátero no será un combate igual que tuvo con sus otros oponentes”, dijo Linares al conocer que se había llegado a un acuerdo definitivo para el pleito. “Nuestros estilos son similares y no me preocupa que sea más joven que yo. Pero sin dudas los fanáticos podrán disfrutar de una gran pelea”.

Al referirse a que Lomachenko es una púgil de la llamada “mano equivocada”, Linares afirmó que “me encanta pelear contra zurdos y para nada me frustra esa forma de combatir. Ya he derrotado a otros zurdos (el más reciente, el filipino Mercito Gesta por unanimidad en enero). ¿Por qué no esta vez?

Aunque Lomachenko y Linares poseen indiscutible talento boxístico, del lado de sudamericano está la mayor experiencia y el rigor versus peleadores de superior nivel, que los que ha enfrentado el europeo. De cualquier forma, ¿será Linares el antídoto para Lomachenko? ¿O viceverza? Reconozco que el ucraniano ha logrado progresos desde que saltó al deporte rentado, pero me inclino por un triunfo unánime del venezolano.
Será Jorge Linares el antídoto de Vasyl Lomachenko? ¿O viceverza?

SI DESEA COMENTAR SOBRE ESTA PIEZA EN NUESTRO FORO CLIQ AQUI.

Facebook Comments