“Money” Mayweather amenaza con invadir la UFC -Para alguien como el estadounidense Floyd Mayweather Jr. que vive de la ostentación y los gastos desenfrenados, no es una opción permanecer en la oscuridad del retiro, porque siempre está necesitado de reponer su fortuna y en el plano psíquico le urge la retroalimentación de verse reflejado en los medios de prensa y en las redes sociales.

De ahí que el concepto “colgar los guantes” todavía no ha sido asimilado por “Money” Mayweather, aunque en varias ocasiones repitió en forma cansona que su vida profesional en los encordados había terminado. Pero el dinero, el morbo y su espíritu narcisista predominan para que regrese … siempre regrese.

Hace pocas horas, con ese arte innato de convertir en noticia todo lo que está asociado con su vida, Mayweather Jr. estremeció al mundo del deporte, al revelar que podría volver a la actividad competitiva, pero no sería en el boxeo sino en la UFC (Ultimate Fighting Championship), la mayor empresa de Artes Marciales Mixtas (MMA), en el mundo, que alberga la mayor parte de los mejores peleadores del ranking de ese deporte y organiza eventos en todo el mundo.

Vale mencionar, que en ese selecto grupo se inscribe el irlandés Conor “El Notorio” McGregor, doble ex campeón mundial de UFC, y derrotado por nocaut técnico en el décimo asalto por Mayweather Jr., en una pelea (más bien un megafraude multimillonario), efectuada el 26 de agosto, en la T-Mobile Arena, de Las Vegas.

“El retiro ha sido grandioso, pero como todos saben, me he retirado y he regresado”, expresó Mayweather Jr. en una entrevista televisada de la cadena Showtime, durante la cartelera del 7 de abril, en el hotel y casino Hard Rock, de La Ciudad del Pecado, donde reside. “Es posible que vaya a regresar, pero si regreso, será en el octágono”.

Tras el triunfo de Mayweather Jr. ante McGregor las especulaciones sobre una revancha en la especialidad del derrotado fueron creciendo como bola de nieve, estimuladas por las incendiarias declaraciones del irlandés, aunque el norteño lo negaba sin mucho convencimiento y con una sonrisa pícara, que permitía todo tipo de interpretaciones.

Pero antes de su anuncio del pasado sábado, ya en diciembre Mayweather había lanzado la carnada a los amantes del boxeo, con esa maestría sin igual que lo ha caracterizado para “vender” sus ascensos al cuadrilátero, en una propaganda directa y sin costos.

“Me llamaron hace poco y me pidieron que volviera”, afirmó con desdén Mayweather Jr. ante un grupo de periodistas. “Si quiero puedo volver haciendo UFC, puedo ir a luchar al octágono. Puedo hacer un trato de tres o cuatro peleas y ganar mil millones de dólares”.

Entrevista con Jim Gray (Inglés):

Y acto seguido señaló quizás con justificada desfachatez que “soy el más grande todos los tiempos. No hay uno mejor por ahí o uno mejor por allá. Soy el mejor atleta de todos los tiempos y lo hice del mejor modo posible, llámenlo extravagante, pero lo hice a mi manera. Me quedo con el cien por ciento de las ganancias y soy mi propio jefe”.

Varias fuentes del boxeo, estimaron que se trataba de otro alarde del púgil nacido en Grand Rapids, Michigan y actual propietario de una lujosa y extravagante mansión en Las Vegas, con el propósito de acaparar cintillos periodísticos.

Sin embargo, la posible revancha entre Mayweather Jr. y McGregor sufrió un fuerte traspié en horas recientes, cuando el irlandés protagonizó un incidente en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde fue arrestado, pagó una multa de $ 50 mil para salir bajo fianza y deberá presentarse a juicio el 14 de junio por tres cargos de agresión y otro de conducta criminal, de acuerdo con el Departamento de Policía de Nueva York.

McGregor, de 29 años, asistió a un encuentro de la promotora UFC con los medios de prensa, pero llegaron cuando la reunión había finalizado minutos antes. Enfurecido, se dirigió al estacionamiento y comenzó a lanzar grandes objetos contra los autobuses en los que se encontraban los participantes del evento, lo que provocó daños en los vehículos y cortaduras en la cara al peleador Michael Chiesa, además de lesiones en una mano a un empleado de la promotora.

“Esto es lo más asqueroso que me ha pasado en la historia de la compañía”, dijo molesto Dana White, presidente de la UFC. “Lo que pasó es criminal, asqueroso, me hace sentir enfermo y como organización necesitamos encargarnos de que no vuelva a suceder”.

En videos colocados en las redes sociales se ve a Conor y a otras personas de su equipo lanzando vallas metálicas de protección y objetos pesados contra los autobuses mientras discutían con empleados de seguridad de la UFC. – J.J. Álvarez

Nuevo reporte: Si hay revancha será con reglas especiales

Según se comenta en algunos reportes recientes, las negociaciones estaban avanzadas para armar las posibles reglas que regirán el nuevo choque entre Mayweather y McGregor, si es que se realiza. Y algunos detalles son realmente notables.

El choque podría realizarse en el ya famoso Octógono o “jaula” tan típica de la UFC, sin calzado y con guantes pequeños con dedos abiertos. Y en lo referente a las reglas, se comenta que Mayweather habría exigido la ausencia de patadas, ahorcamientos y algunas otras tácticas propias de las MMA, al punto de casi transformar al eventual pleito en un combate de boxeo en un ring sin cuerdas.

Definitivamente, una muestra más del poder de negociación de Mayweather, quien probaría de este modo una vez más que es su poder de atracción en las taquillas lo que mueve esta descabellada aventura en el mundo de la controversial UFC. –

Colaboración Editor en Jefe: Diego M. Morilla

Facebook Comments