Expertos del Diario del Lunes – 16 abril – Reflexiones sobre otra semana de boxeo

Escrito por Diego Morilla

Expertos del Diario del Lunes. En esta sección semanal de Zona de Boxeo le echamos una mirada crítica a las peleas y eventos de la semana que termina y las conjugamos con opiniones de lectores (junto a la de selectos invitados) para crear un análisis final de otra semana de boxeo mundial. Sigannos todos los lunes en #EDLenZDB, @Zonadeboxeo y en todas nuestras plataformas.

“El Bandido” Vargas “derrumba” el muro de “El Relámpago” Salka
Algunos lo llamaron “acto de provocación”, otros “irrespetuosa vestimenta”, pero de cualquier forma la pantaloneta que exhibió el estadounidense Rod Salka, el 12 de abril, en el Fantasy Springs Casino, de Indio, California, se convirtió en un elemento disociador, que no debió ocurrir y echó más leña al fuego en la indiscutible controversia política entre México y Estados Unidos. Al parecer estimulado por la afrenta, el mexicano Francisco “El Bandido” Vargas (25-1-2, 18 KOs) se encargó de “derrumbar” el muro de ladrillos (también a Salka, que lo portaba en su short) como simbólico rechazo del pueblo azteca a las intenciones del presidente Donald Trump de construir una pared artificial divisoria en la frontera sur entre ambos países.

Desde el campanazo inicial, y al parecer movido por un fuerza interior, Vargas lanzó golpes a diestra y siniestra, y no paró de castigar a su adversario hasta que en el quinto conectó un potente gancho de derecha, que envió a la lona al norteño. Tras el conteo del árbitro Jerry Cantú, prosiguió el despiadado ataque, solo detenido por la campana salvadora. No había nada más que hacer, pues el estadounidense exhibía una enorme inflación debajo del ojo derecho y carecía de respuesta a los ataques de Vargas. Entonces, la esquina de Salka le anunció al tercer hombre sobre el ring que su discípulo abandonaba la refriega. – J.J. Álvarez

Triunfo histórico para Ryota Murata en Yokohama
Agresivo, con un poder de fuego poderoso y constante, el japonés Ryota Murata (14-1-0, 11 KOs) pasó a los libros del pugilismo nipón como el primer campeón mundial de la división mediana que retiene la corona en su primera defensa. Respaldado por un físico ampliamente superior en volumen, estatura y alcance de sus brazos, Murata anestesió en el octavo asalto al italiano Emanuel “Sioux” Blandamura, sexto en la clasificación de la Asociación Mundial (AMB) y monarca europeo en las 160 libras. Tras un primer asalto con ligera ventaja para el europeo, gracias a la rapidez de sus desplazamientos, un repetido jab y algunos rectos de derecha, Murata, medallista dorado en los Juegos Olímpicos de Londres-2012, tomó control de las acciones desde el segundo episodio hasta que el árbitro Raúl Caíz Jr. acabó las acciones, después de una cuenta protectora a los 2:56 minutos del octavo episodio.

Hay que resaltar la asimilación de Blandamura, quien recibió enorme castigo del nipón y en su intento de evitarlo se vio obligado a retroceder por todo el cuadrilátero, frente a un adversario con mayores atributos. Murata, nacido en la ciudad Nara, rompe el récord de Shinji Takehara, quien se convirtió en el primer japonés con título mundial en las 160 libras, pero sucumbió ante el estadounidense William Joppy en la primera defensa de la corona, coincidentemente en la Arena Yokohama, donde Murata estableció la primacía. La convincente victoria de Murata hizo que el promotor Bob Arum, de Top Rank, presente en la velada, lanzara campanas al vuelo sobre un posible enfrentamiento no muy lejano ante el kazajo Gennady Golovkin, en la Tierra del Sol Naciente, en un mega evento en el Tokio Dome, ubicada en la capital de Japón. – J.J. Álvarez

Crístofer Rosales, de presunta víctima se convirtió en verdugo
Todo estaba exquisitamente organizado para el agasajo posterior que recibiría el entonces invicto japonés Daigo “El Artista del KO” Higa, después que derrotara -presumiblemente por la vía del sueño-, al nicaragüense Crístofer “El Latigo” Rosales. Pero el centroamericano no viajó tan lejos para convertirse en un simple convidado de piedra y ver como al asiático le levantaban el brazo en señal de victoria.

Convencido de que la única vía para el triunfo era poner a dormir a su rival, Rosales (27-3-0, 18 KOs) de victima se convirtió en verdugo, gracias a un demoledor ataque que no resistió Higa (27-3-0, 18 KOs) a la altura del noveno asalto, cuando el árbitro estadounidense Thomas Taylor dijo “no más”, con lo cual el pinolero se convertía en monarca mosca del Consejo Mundial (CMB), aunque el púgil local había perdido la faja un día antes al sobrepasar en dos libras el límite de las 112 libras. Inferior en los primeros asaltos, Higa, de 22 años, tuvo un repunte en el séptimo y el octavo, cuando utilizó constantemente la mano izquierda, lo que no impidió que el visitante lanzara golpes también como si fuera un molino de vientos. Pero en el noveno, arreciaron las combinaciones efectivas de Rosales, que impactaron con fortaleza en el rostro de Higa hasta que el réferi detuvo el martirio cuando restaban 18 segundos para que concluyera el noveno round. – J.J. Álvarez

Marcos Villasana Jr. salvó un obstáculo muy difícil
Coincidían los criterios en que habría final anticipado, pues prevalecería la batalla campal y el poderío de los puños. La duda: el ganador. Y Marcos Villasana Jr. con un devastador ataque desde el inicio de las acciones se encargó de demostrar que escaló el cuadrilátero la Arena Oasis, de Cancún, decidido a salir victorioso ante su coterráneo José “Josesito” Félix Jr. (36-3-1, 28 KOs), también un fuerte pegador, pero aventajado en toda la línea hasta que el árbitro Frank Gentile estimó que a la altura del noveno asalto era necesario evitar un mal mayor para el nacido en los Mochis, Sinaloa, enviado a la lona también en el cuarto. Muy activo estuvo Villasana Jr. -hijo del monarca mundial del mismo nombre-, eludiendo los embates de Félix Jr. y contragolpeando en forma precisa.

El triunfo, el séptimo en forma consecutiva, le reportó el título vacante ligero de la Federación del Caribe (FECARBOX), correspondiente al Consejo Mundial (CMB). – J.J. Álvarez

Facebook Comments