Expertos del Diario del Lunes – 23 abril – Reflexiones sobre otra semana de boxeo -Expertos del Diario del Lunes. En esta sección semanal de Zona de Boxeo le echamos una mirada crítica a las peleas y eventos de la semana que termina y las conjugamos con opiniones de lectores (junto a la de selectos invitados) para crear un análisis final de otra semana de boxeo mundial. Sigannos todos los lunes en #EDLenZDB, @Zonadeboxeo y en todas nuestras plataformas.

“El Jinete” Cuéllar jugó a la ruleta rusa frente a “El Tanque” Davis
Después de 16 meses sin combatir oficialmente, el argentino Jesús Cuéllar (28-3-0, 21 KOs) cometió un acto casi suicida, al estilo de la ruleta rusa, al enfrentarse al talentoso e invicto prospecto estadounidense Gervonta “El Tanque” Davis (20-0-0, 19 KOs), en un intento por conseguir la corona de súper campeón de la Asociación Mundial (AMB), en las 130 libras. Con un adversario de tal pedigrí – rápido, con buena defensa y pegada demoledora-, el riesgo-beneficio era totalmente desproporcionado en sentido opuesto a los sueños de “El Jinete” Cuéllar, igualmente conocido como “El Forastero” por muchos seguidores. No fue un pleito en el que el nacido en la localidad bonaerense de José C. Paz se replegara o pidiera clemencia. Nada de eso. Salió a pelear de tú a tú, también haciendo caso omiso que en su choque precedente, cuando perdió por fallo dividido la faja pluma “regular” de la AMB ante el mexicano Abner Mares, había permanecido otros 10 meses sin pisar el cuadrilátero, por par de cancelaciones derivadas de su adversario.

Aguerrido, sin algo que reprocharse, Cuéllar cayó ante un Davis superior, igualmente peleador de guardia zurda, dueño de un boxeo efectivo, de exquisita riposta y con una contundencia que permite augurarle un futuro luminoso en las 130/135 libras. Como si utilizara el escalpelo de un cirujano, Davis pegó al rostro y las zonas blandas de Cuéllar a finales del primer episodio en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York. En el segundo conectó una fuerte izquierda al hígado del sudamericano, quien besó la lona y tras el conteo se levantó como buen guerrero, pero visiblemente afectado. Tratando de hacer tripas, corazón, bastante tiró Cuéllar en el inicio del tercero, pero el norteño aguijoneó en diferentes partes de la anatomía del ex campeón mundial argentino, quien tras otras dos caídas recibió el salvoconducto del árbitro Benjy Estévez Jr., a escasos segundos de expirar esa fracción. JJAlvarez


“El Huracán” Nárváez debe rendirse ante el Dios Cronos

Existen señales inequívocas que marcan el rumbo obligatorio que deben tomar los seres humanos. Aunque haya mucha convicción. Deseos, ansías y suficiente fuerza mental. El Dios Cronos, ese almanaque biológico, es inexorable en cualquier actividad de la vida. Y una de esas señales -una más- la tuvo el extraordinario peleador argentino Omar “El Huracán” Narváez (48-3-2, 25 KOs) en su pleito ante el surafricano Zolani “El Último Nacido” Tete (27-3-0, 21 KOs), el 21 de abril, en la SSE Arena, de Belfast, Irlanda del Norte. Ya a punto de cumplir 43 años, el venidero 10 de julio, Narváez no debe exponerse más a una peligrosa lesión, porque su tiempo como boxeador ya expiró, aunque no lo acepte o reconozca, tratando de convertirse en el primer púgil argentino que reine en tres divisiones diferentes. Y no porque el zurdo Tete haya sido un prodigio, exhibiendo virtudes de gran boxeador.

Sino porque ante un disminuido Narváez fue marcando puntos en cada asalto hasta recibir una votación absoluta de 120-108, que en términos reales obligó a innumerables bostezos a los fanáticos que asistieron a la instalación irlandesa. Narváez tuvo su mejor momento en el octavo, cuando conectó algunos buenos golpes, que hicieron pensar en un repunte y la posibilidad de triunfo. Pero ahí quedó todo. Tete volvió a apoderarse del control del conflicto. Y avanzó sin gran oposición hasta los asaltos finales, en tanto Narváez quedaba como una sombra chinesca de sus momentos de gloria, cuando en par de ocasiones conquistó coronas del orbe. Pesan una enormidad diecisiete años pegando y recibiendo golpes en pleitos profesionales. Y es una verdad inexorable que Narváez no debe obviar: llegó su momento de colgar los guantes. Su añorado tercer título, ese récord para el boxeo argentino, quedará como una asignatura pendiente, que en nada demeritará su brillante trayectoria. JJAlvarez

El mellizo Jermall Charlo, a la caza de Golovkin
Los vaticinios se cumplieron: el imbatido mellizo Jermall Charlo (27-0-0, 21 KOs) era un bocado imposible de digerir para el también estadounidense Hugo Centeno Jr. (26-2-0, 14 KOs). Con un ataque demoledor desde que sonó el campanazo inicial, Charlo, de 27 años y ex monarca súperwelter de la Federación Internacional (FIB), salió a decidir el pleito, ante “El Jefe” Centeno, quien sumaba dos victorias frente a adversarios nada parecidos en cuanto a nivel y calidad del que posee Charlo. Nacido en Houston, Texas, el gemelo Charlo lanzó con fuerza sus puños desde que se iniciaron las acciones. Un golpe a la mandíbula en el primero, seguido de una seguidilla con igual potencia, hicieron que Centeno Jr. cayera a la lona.

A duras penas el derrotado pudo completar los tres minutos. Convencido que su oponente no se había recuperado en el descanso, Charlo salió con todo en el segundo round y con un terrífico gancho de izquierda dejó a su rival sin posibilidad alguna de continuar, cuando habían transcurridos 55 segundos del parcial. El triunfo le otorgó a Charlo el cetro interino de la división mediana, correspondiente al Consejo Mundial (CMB). Asimismo, lo convierte en retador obligatorio del kazajo Gennady “Triple G” Golovkin (37-0-1, 33 KOs), quien se las verá con el armenio Vanes “Pesadilla” Martirosyan (36-3-1, 21 KOs), el 5 de mayo, en Carson, California, tras la suspensión del mexicano Saúl “El Canelo” Alvarez, el adversario anterior de Golovkin. JJAlvarez

La contundencia salvó a “El Problema” Broner ante Jessie Vargas
A los ojos de la mayoría -tampoco para este redactor-, resultó justo el empate decretado por los jueces en el pleito entre los estadounidenses Adrien “El Problema” Broner (33-3-1, 24 KOs) y Jessie “El Orgullo de Las Vegas” Vargas (282-1, 10 KOs), en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, en pelea de “catchweight” o peso acordado en las 144 libras (intermedio entre súperligero -140- y welter -147). Broner, monarca mundial en cuatro divisiones, fue de menos en los primeros asaltos a más a mediados de la reyerta, pero el volumen de golpes resultó inferior al de Vargas,, también excampeón del orbe en 140 y 147 libras. Un juez votó 115-113 por Broner y los otros dos otorgaron puntuaciones idénticas de 114 para cada púgil. Sin dudas, influyó en la apreciación de los oficiales la contundencia del golpeo del nacido en Cincinnati, pues Vargas lo aventajó en más de 300 golpes conectados.

Ahora con el experimentado Kevin Cunningham como entrenador principal, Broner lució muy bien preparado, lo que se puso de manifiesto en la asimilación a los potentes impactos de Vargas, fundamentalmente dirigidos a las zonas blandas durante los primeros seis episodios, y con un extra a partir de la segunda mitad. Careció Broner de efectiva defensa al inicio, con el añadido en su contra que se movió muy poco, lo que permitió al descendiente de mexicanos propinarle una buena cantidad de golpes.

Video mejores momentos de la pelea Broner vs Vargas:

No obstante, después cambió el plan táctico y su movilidad y rapidez – unido a un evidente cansancio de Vargas- le permitieron avanzar en la puntuación. Hubo dos Broner y su mejor versión fue a partir del sexto asalto, donde saltaron destellos de aquel que conquistó títulos en cuatro categorías diferentes. Aún así, está muy lejos de convertirse algún día en el “clon” de Floyd Mayweather, que ambicionó ser en un momento de su inestable trayectoria profesional. JJAlvarez

Facebook Comments