“La Tigresa” Palmera, a exigente reto ante “La Rusita” Rivas -Si la colombiana Liliana Palmera, campeona mundial súpergallo, minimiza el combate que sostendrá ante la experimentada mexicana Yazmín Rivas, reina en tres ocasiones del boxeo femenil, las consecuencias pueden ser funestas, pues la azteca significa un reto de grandes exigencias para salir con el brazo en alto.

Recién coronada en noviembre pasado, “La Tigresa” Palmera (28-12-3, 16 KOs) necesitará mucho más que apoyo del entusiasta público que asistirá el 19 de mayo, al Coliseo Miguel “Happy” Lora, de su natal Montería, capital del departamento de Córdoba, en el norte de Colombia.

Sin dudas, Palmera, de 36 años, está eufórica por esta primera defensa del título de la Asociación Mundial (AMB) en las 122 libras, el que reconquistó en la revancha ante la venezolana Alys “La China” Sánchez, el 18 de noviembre del pasado año, en San Salvador, la principal ciudad y capital de El Salvador.

Tres meses antes, Palmera sucumbió ante Sánchez por fallo dividido, en la ciudad colombiana de Barranquilla, donde exponía la faja. También ambas habían cruzado guantes el 6 de febrero de 2015, cuando la colombiana salió con el brazo en alto, también con votación alterna, cuando discutían el cetro Interino súpergallo de la AMB, en poder de la ganadora.

A escasas horas del trascendental pleito, ambas ofrecieron una rueda de prensa, en el hotel Florida Sinú, de Montería, donde hubo fuego cruzado ante los medios.

“Yazmín eso de que yo abrazo, a mi parece que es como miedo”, dijo la local Palmera respondiendo a declaraciones de su rival, durante su turno. “No te preocupes que en el ring no habrá nada de abrazos, allá lo que sí habrá es ´trompa´ (trompada). Te voy a hacer pelear, porque tengo una preparación súper excelente”.

Pero Rivas (37-10-1, 10 KOs) no es una adversaria cualquiera. En su carrera ha conquistado en tres ocasiones el cinturón del orbe, una en los súper mosca y otras dos en gallo. Se alzó con la faja de las 115 libras, versión AMB, al vencer unánime a su coterránea y ya retirada Lucía “La Traviesa” Ávalos, el 28 de febrero de 2005, en la ciudad de Tijuana.

Seis años más tarde, “La Rusita” añadió el cinturón vacante gallo de la Federación Internacional (FIB), tras una controvertido fallo dividido versus la australiana Susie Ramadan, en Chetumal, México. Mantuvo el título entre 2012 y 2013 y al siguiente probó suerte en otro organismo: el Consejo Mundial (CMB).

El tercer cetro universal de esa organización lo obtuvo Rivas al imponerse unánime a la belarús radicada en Alemania Alesia “La Tigresa” Graf, el 28 de junio de 2014, en el municipio de Epazoyucan, estado mexicano de Hidalgo. Pero después de salir airosa en cuatro oportunidades, Rivas sucumbió frente a la zambiana Catherini Phiri, en el municipio turístico de Rosarito, ubicado en la costa de la península mexicana de Baja California. Un cabezazo accidental provocó una peligrosa herida sobre el ojo derecho de Rivas, que obligó al médico de turno a solicitar el fin de las acciones. Al momento de la detención, dos boletas favorecían a la africana 59-55 y 58-56, en tanto la otra reflejó empate a 55.

“(La ciudad de) Montería merece un gran espectáculo y una pelea de nivel, pero Liliana abraza mucho”, afirmó Rivas en su exposición en el hotel Florida Sinú. “Sin embargo, espero que esta sea una pelea limpia y del agrado del público”.

Rivas, de 30 año, suma dos victorias desde que fue derrotada por la puertorriqueña Amanda “The Real Deal” Serrano, el 14 de enero de 2017, en el Barclays Center, de Brooklyn, Nueva York, donde disputaron la faja vacante Diamante del Consejo Mundial (CMB) y la correspondiente a la Organización Mundial (OMB), ambas en la categoría súpergallo.

Facebook Comments