Jamie McDonnell y Naoya Inoue en trampolín hacia Super Serie Mundial -El inglés Jamie McDonnell, campeón mundial gallo de la Asociación Mundial (AMB), y el fuerte pegador japonés Naoya Inoue afrontan un compromiso que no solo definirá la corona de las 118 libras, sino que el ganador ingresará por derecho propio a la segunda temporada de la Súper Serie Mundial (WBSS), prevista a disputarse en septiembre.

Ya el nipón dio el visto bueno para ser parte del singular certamen, que en su primera versión – todavía sin concluir-, se inició en las categorías súpermediana (168 libras) y crucero (hasta 200), con la presencia de las máximas figuras de ambas divisiones.

McDonnell (29-2-1, 13 KOs) ha expresado su deseo de asistir a la lid, pero todavía NO ha confirmado oficialmente su participación, en tanto “El Monstruo” Inoue (15-0-0, 13 KOs) ya está entre los ocho competidores que tomarán la largada en cuartos de final, según confirmó Kalle Sauerland, organizador de la Word Boxing Super Series, al sitio Sky Sports.

De acuerdo con Sauerland, los otros monarcas que ya aparecen en el listado oficial son el surafricano Zolani Tete (Organización Mundial, OMB), el irlandés Ryan Burnett (súper campeon AMB) y el puertorriqueño Emmanuel Rodríguez (Federación Internacional, FIB).

También se supo que el zurdo cubano Guillermo “El Chacal” Rigondeaux, ex monarca súpergallo, rechazó una invitación especial de los organizadores, alegando que a sus 37 años es un riesgo bajar de peso, ya que no posee suficiente masa muscular, según indicaciones médicas.

Pero antes de pensar en la Súper Serie Mundial, tanto McDonnell, de 32 años, como Inoue, de 24, deben traspasar ese obstáculo recíproco, programado el 25 de mayo, en el gimnasio General Ota-City, de Tokio, capital de Japón. El ganador será el único que tendrá la plaza disponible para el magno certamen, que otorgará millonarias bolsas, la más abundante al campeón.

Y si el enfrentamiento es vital en las aspiraciones de uno y otro, quizás las mayores dificultades acompañarán al nacido en Doncaster, Yorkshire, pues se las verá ante un púgil con poder extraordinario en sus puños, que además recibirá el respaldo de un delirante público y con el siempre presente “factor arbitral”, que en muchas ocasiones se inclina por el representante de casa, en pleitos cerrados y algunos no tan cerrados.

McDonnell, quien en su último compromiso salió sin decisión, tras una racha de 21 victorias, expondrá por sexta ocasión el cinturón gallo, que obtuvo al noquear al ya retirado tailandés Tabtimdaeng Na Rachawat, el 31 de mayo de 2014, en el legendario estadio de Wembley, Inglaterra. Tras el revés, en el que el asiático cayó a la lona por la cuenta definitiva en ese fatídico asalto, el derrotado decidió colgar los guantes.

En su más reciente presentación, McDonnell y el venezolano Liborio Solís vieron interrumpidas las acciones por el árbitro Luis Pabón en el tercer asalto, por un corte en la ceja del inglés, en pelea revancha que se disputó el 4 de noviembre pasado, en el Casino de Monte Carlo, Principado de Mónaco.

De acuerdo con el sudamericano, el dictamen médico que sugirió finalizar el combate, fue para proteger al europeo, lo que le impidió conquistar la corona del orbe. “Estábamos arriba en las tarjetas y por eso protegieron a McDonnell. Nos disgusta el dictamen y para nosotros fue nuevamente un robo”.

Cuando Solís, nacido en la ciudad de Maracay y residente en Ciudad Panamá, afirma que “fue nuevamente un robo” se refiere a que en el primer enfrentamiento los jueces le otorgaron el triunfo al británico en forma unánime, con votaciones de 117-111, 116-112 y 115-113, el 12 de noviembre de 2016, también en Monte Carlo.

A su llegada a Japón, McDonnell afirmó que había hecho una gran preparación en una estancia previa de dos semanas en Dubai, capital de los Emiratos Árabes Unidos, y que regresaría con su título a Gran Bretaña.

“Sé que Naoya Inoue es un gran boxeador y reconocido como un artista del KO, pero yo estoy dotado de todo y por eso estoy imbatido en los últimos 10 años”, expresó McDonnell a los medios en el aeropuerto internacional de Tokio. “Vine aquí para demostrar que soy el mejor del mundo en esta división”.

Aparte de su mayor experiencia, McDonnell tendrá como elemento favorable, que posee casi cinco pulgadas más de estatura que Inoue (5´10 por 5´5), también con superior alcance de sus brazos. Pero Inoue, con su fulminante pegada ha logrado una vertiginosa trayectoria, que en solo 15 pleitos le ha permitido conquistar dos títulos mundiales y es hoy considerado entre los mejores libra por libra del mundo.

Igualmente, podría ser un elemento adverso para el asiático su debut en las 118 libras, después de reinar en la división minimosca (del Consejo Mundial, CMB), que obtuvo al noquear en el sexto asalto al mexicano ya retirado, Adrián “El Confesor” Hernández, el 6 de abril de 2014, en la misma instalación donde cruzará guantes ante McDonnell.

A finales de ese año, y tras una defensa exitosa, Inoue debutó con éxito en la categoría súpermosca. Y nada menos que lo hizo ante el entonces monarca de la Organización Mundial (OMB), el zurdo argentino Omar “El Huracán” Narváez, a quien aplicó el cloroformo en el segundo round, el 30 de diciembre de 2014, en el Gimnasio Metropolitano de Tokio, donde el sudamericano exponía el título por duodécima vez, conquistado cuatro años atrás.

Con una racha de seis nocauts consecutivos y 10 en sus 11 últimos ascensos al cuadrilátero, Inoue, segundo del ranking de la AMB en la categoría, será una gigantesca prueba para el reinado de McDonnell, quien se encuentra en una verdadera encrucijada para salir con el brazo en alto y participar en la venidera Súper Serie Mundial.

Facebook Comments