Talentoso “Pretty Boy” Ancajas, ahijado de Bob Arum, regresa a Estados Unidos -Atrapado desde hace años en las complejas pero lucrativas redes del boxeo, el promotor estadounidense Bob Arum ha dicho de todo durante décadas: verdades, medias verdades y hasta alguna que otra mentirilla, en su afán de mantener a flote a su compañía Top Rank, una de las más poderosas de los tiempos actuales.

Aunque sus valoraciones sobre los púgiles que respalda tienen siempre un afán promocional -esa es la esencia de su negocio -, “El Lobo” Arum estampó una frase sobre el filipino Jerwin Ancajas, que poco a poco ha se va sustentando en la realidad: “puede convertirse en el relevo de Manny Pacquiao”.

La distancia todavía es abismal en cuanto a resultados entre “Pretty Boy” Ancajas y su coterráneo “PacMan” Pacquiao, quien ostentó seis títulos mundiales en divisiones diferentes y será exaltado al Salón de la Fama, cuando haya colgado los guantes. Pero Arum igualmente ha lanzado campanas al vuelo en su pronóstico: “Ancajas será amado como Pacquiao por el mundillo del boxeo”.

Bajo la experta tutela de Arum, el zurdo Ancajas (29-1-1, 20 KOs) ya inició su andadura allende los mares, después de convertirse en ídolo de su natal Panabo, en el sudeste de la isla Mindanao. Monarca de la Federación Internacional (FIB) en las 115 libras, Ancajas se asoció con Arum el pasado año, en un contrato promocional que incluye tres combates este año y la posibilidad de añadir tres más en 2019, según le convenga a las partes.

Fuentes allegadas a la firma del acuerdo señalan que Ancajas estampó su nombre en el documento después de un corto período de asesoría con su co-promotor Pacquiao, quien durante mucho tiempo fue parte del establo de boxeadores de Arum y de Top Rank. El vínculo significa un pequeño ingreso para MP Promotions (de Pacquiao) por los ganancias que generen los combates de Ancajas.

“Es todo acción, un boxeador muy emocionante”, afirmó Arum recientemente, en un intento por resaltar las virtudes del tagalo. “Sabemos que será una gran atracción y tiene potencial para convertirse en una figura tan sobresaliente o quizás más que (el también filipino) Nonito Donaire. Su calidad es de ese nivel”.

En su debut en Estados Unidos, Ancajas ratificó que posee abundante talento, al noquear en el décimo episodio al mexicano Israel González. el 3 de febrero pasado, en Corpus Christi, Texas, donde el asiático hizo la cuarta defensa de la faja de la Federación Internacional (FIB), arrebatada en septiembre de 2016 al gemelo puertorriqueño McJoe Arroyo, en la ciudad filipina de Taguig.

A pesar del revés por fallo unánime, el boricua Arroyo puede jactarse de que es único de los 16 rivales más recientes de Ancajas que ha logrado llegar hasta el final del pleito. Y como dato curioso, fuentes cercanas a Ancajas aseguran que recibió la risible cifra de !$ 3,750! por enfrentarse al entonces monarca caribeño. Algo realmente insólito, cuando además se disputaba el título del orbe.

Ancajas brilló ante González en Texas. Su rapidez de manos y piernas, constante jab de derecha y fuerte golpeo a las zonas blandas, neutralizaron el persistente ataque del azteca, quien sufrió una caída en el primer asalto, fue cediendo por los impactos y besó en par de ocasiones más la lona en el décimo hasta que el árbitro puertorriqueño radicado en Estados Unidos Rafael Ramos decidió finalizar la masacre cuando casi concluía el segundo minuto de esa fracción.

Ahora Ancajas tendrá una nueva oportunidad de deslumbrar a los conocedores fanáticos estadounidenses el 26 de mayo, en la Arena Save Mart, de Fresno, California, donde chocará contra su connaciona y retador obligatorio Jonas “El Zorro” Sultan (14-3-0, 9 KOs), también de 26 años y con cinco victorias en fila, cuatro de ellas por la vía del cloroformo.

“Estoy muy contento y agradecido por esta oportunidad de luchar contra Jonas Sultan”, dijo Ancajas a ESPNDeportes. “Ambos podremos mostrar nuestros talentos en un escenario mundial. Es historia que dos filipinos luchen por un título del mundo. Ahora nuestros nombres estarán vinculados para siempre”.

Ciertamente, el enfrentamiento Ancajas-Sultan tendrá connotaciones históricas, pues la única vez que chocaron dos tagalos por una corona universal fue el 2 de mayo de 1925 cuando el entonces campeón Francisco “Pancho Villa” Villaruel venció al retador Clever Sencio, en la ciudad el Wallace Field, de Manila, capital filipina.

Dos meses después, el 14 de julio, “Pancho Villa”, campeón de la división mosca, falleció a consecuencia de una infección que se le extendió a la garganta, tras perder por puntos ante Jimmy McLarnin 12 días antes, cuando combatió en la misma jornada que le habían extraído un diente ulcerado.

Sultan, quien hará su primera presentación en el continente americano, viene de imponerse por decisión unánime al también filipino John Riel Casimero, el 16 de septiembre del pasado año, en Cebu City, donde se detuvo la racha de cuatro triunfos por la vía del sueño. Una pelea en Suráfrica y otras dos en Japón son las cartas foráneas de Sultan.

Talentoso "Pretty Boy" Ancajas, ahijado de Bob Arum, regresa a Estados Unidos

Facebook Comments