Chocorroncito Buitrago: la 18va víctima de Tito Acosta -Cuando parecía que los jueces tendrían la responsabilidad de definir el ganador, el puertorriqueño Angel Acosta liquidó en el duodécimo asalto al nicaragüense Carlos Buitrago, el 16 de junio, en el Coliseo José M. Agrelot, de Hato Rey, en San Juan, la capital de Puerto Rico.

El asalto de despedida resultó un rompecorazones para “Chocorroncito” Buitrago (30-4-1, 17 KOs), quien en las anteriores dos fracciones había soportado con estoicismo toda la metralla proveniente de Acosta, quien con la victoria retuvo por primera ocasión la faja minimosca de la Organización Mundial (OMB).

Iniciado el segundo minuto del round final, Acosta pegó en repetición con fortaleza al rostro y al cuerpo del pinolero, que como en muchos pasajes previos del duelo, no lograba evitar que su adversario lo mantuviera recostado sobre las cuerdas. Derecha, izquierda y otra derecha. Las piernas de Buitrago flaquearon, pero no fue a la lona gracias al soporte que le ofrecían las sogas.

Pero el árbitro Luis Pavón no dudó un segundo y le hizo cuenta protectora, tal como establece el reglamento. A continuación del perdón temporal, Acosta se fue con todo. Y sus golpes cayeron sobre un Buitrago sin respuesta. No esperó más el tercer hombre sobre el cuadrilátero y para evitar la golpiza, decretó el nocaut técnico, cuando faltaban 1:17 minutos para el cierre de la fracción.

Acosta cumplió el plan táctico. Fue cauteloso al principio, intensificó el ataque a partir de la mitad del combate, sobre todo en los asaltos finales, y cerró por todo lo alto aprovechando el desgaste de Buitrago, equivocado a lo largo del compromiso al permitir que su adversario lo mantuviera de espaldas a las cuerdas, cuando esa fue una de los advertencias de sus entrenadores, y técnicamente y por experiencia era superior al puertorriqueño. Soportar excesivo castigo minó su resistencia y lo pagó al final.

Nacido en San Juan, la capital boricua, Acosta se adueñó de la faja vacante de las 108 en la reyerta anterior ante el mexicano Juan “Pinky” Alejo, al que aplicó el cloroformo en el décimo episodio, el 2 de diciembre pasado, en el Madison Square Garden, de Nueva York. Con la victoria, Acosta convirtió a Buitrago en la 18 víctima consecutiva de su carrera profesional.

Su único revés, por fallo unánime se lo propinó el todavía invicto japonés Kosei Tanaka (11-0-0, 7 KOs), el 20 de mayo de 2017, cuando el asiático exponía la faja mínimosca de la OMB, en la ciudad japonesa de Nagoya. Después de otra defensa exitosa, Tanaka subió a la categoría mosca (112 libras) y dejó vacante el título, que más tarde logró Acosta ante Alejo.

Ubicado antes de la pelea, en el décimo lugar del ranking de la categoría minimosca, Buitrago, de 26 años y oriundo de Managua, recibió esta inmerecida oportunidad de ir por el cinturón en poder de Acosta, tras un fracaso por nocaut en el octavo asalto ante el japonés Hiroto Kyoguchi, el 31 de diciembre pasado, en el Ota-City General Stadium, de Tokio, donde el local expuso la faja de peso Mínimo (también conocida por Paja).

Fue la quinta oportunidad fallida para Buitrago de alcanzar una corona mundial. Ahora tiene cuatro reveses y un empate, que de hecho, se convierte en un récord para los boxeadores nicaragüenses. La marca anterior, de cuatro, la compartía con el ya retirado Julio “Yambito” Gamboa.

Facebook Comments