A “Jo Jo” Díaz no le importa ir a la cueva de “Mister” Russell -Aunque es harto conocido que combatir “en casa” otorga ventajas, principalmente en la evaluación de los jueces, al californiano Joseph Díaz le tiene sin cuidado la valoración de los oficiales o la influencia del público sobre ellos, porque está convencido que está a las puertas de conquistar el título mundial cuando cruce guantes ante el también estadounidense Gary Russell Jr., monarca pluma del Consejo Mundial (CMB).

Imbatido en 26 peleas, 14 de ellas antes del límite, “Jo Jo” Díaz asegura que no le importa ir a la cueva del león, o lo que es lo mismo enfrentarse a “Mister” Russell (28-1-0, 17 KOs) en el MGM National Harbor, de la ciudad de Oxon Hill, Maryland, cercana al pueblo de Capital Heights, donde reside el dueño de la faja de las 126 libras.

“He esperado con ansiedad este momento y no lo voy a desaprovechar”, dijo Díaz en una teleconferencia. “Cuando me iba a enfrentar a Víctor “El Vikingo” Terrazas dije que demostraría por qué merezco una oportunidad de ir por el título mundial. Respaldé mis palabras al noquearlo en el tercer asalto, con par de caídas en el round inicial”, en pleito disputado el pasado 22 de febrero, en el Fantasy Spring Casino, de Indio, California.

Integrante de la escuadra de Estados Unidos que participó en los Juegos Olímpicos de Londres-2012, el zurdo Díaz, quien vive en South El Monte, California, es reconocido por ser un peleador hábil , que impacta con fortaleza en las zonas blandas de su rival. Desde el pasado año el Consejo Mundial (CMB) lo señaló como retador obligatorio de Russell Jr.

“Estoy contento de pelear contra el mejor campeón de las 126 libras y no me importa que sea allá”, expresó Díaz a ESPNDeportes. “Voy a probarle a todos que ese trono debe ser mío. En el ring seré el hombre más grande y voy a quebrarlo física y mentalmente. Que me otorgue el crédito por la victoria y que no se excuse por el tiempo de inactividad”.

Al margen de sus palabras, Díaz, de 25 años, tiene un difícil compromiso frente a Russell, de 29 años y también contendiente de guardia siniestra. El nacido en Washington D.C, la capital estadounidense ha anestesiado en los tres últimos oponentes, el primero de ellos el mexicano Jhonny González, el 28 de marzo de 2015, en el Palms Casino, de Las Vegas, donde se apoderó de la faja de las 126 libras con una sólida actuación, que incluyó tres caídas al azteca, una en el tercero y otras dos en el cuarto, cuando el árbitro estadounidense Tony Weeks finalizó las acciones transcurridos 37 segundos de esa fracción.

“Sé que Díaz es joven y tiene hambre”, reconoció Russell Jr. “Y por sus resultados es el número uno de la división. Pero debe saber que si se pone insolente en el cuadriláero, puede terminar muy temprano. No creo que tenga el poder, la velocidad y la inteligencia para hacerme daño cuando estemos frente a frente”.

Con un talento por encima de lo normal, Russell Jr. tiene como lastre para el venidero combate que solo ha peleado dos veces desde que se agenció el título de las 126 libras, la más reciente el 20 de mayo del pasado año frente al colombiano Oscar “El Guerrero” Escandón, a quien anestesió en el séptimo round, en la misma sede en la que chocará frente a Díaz.

“Quiero a un oponente que esté listo para pelear y que dé lo mejor de sí”, enfatizó Russell a medios de la capital estadounidense. “Mi objetivo de siempre es prepararme lo mejor que pueda , porque si Gary Russell está bien, no importa quién sea el contrario, ese boxeador estará en problemas”.

El único fracaso de Russell Jr. se lo infligió hace cuatro años el ucraniano Vasyl “Hi-Tech” Lomachenko, cuando ambos luchaban por la faja vacante pluma de la Organización Mundial (OMB), en el StubHub Center, de Carson, California. Dos de los jueces, Pat Russell y Max DeLuca entregaron boletas de 116-112, pero Lisa Giampa dio empate a 114.

Al conquistar la corona del orbe en su tercera pelea profesional, Lomachenko empató el récord de menos peleas para alcanzar un título mundial, establecido por el tailandés Saensak Muangsurin, quien ganó el cetro súperligero en 1975. Más reciente, el pasado fin de semana, Lomachenko (11-1-0, 9 KOs) anestesió en el décimo asalto al venezolano Jorge “El Niño de Oro” Linares, al que arrebató la faja ligera de la Asociación Mundial (AMB), resultado que también se convirtió en récord mundial, pues el kazajo llegó a tres coronas universales en menos tiempo que cualquier otro púgil en la historia de este deporte.

Facebook Comments