¿Es Yuriorkis Gamboa un ciclón a punto de disolverse? -Miami. -Después de un triunfal paso por las filas amateurs, que incluyó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas-2004, el cubano Yuriorkis Gamboa irrumpió tres años después en el boxeo profesional con la fuerza de un poderoso torbellino. Sus puños y su estilo combativo lo llevaron a conquistar la corona de las 126 libras en solo dos años.

Pero con el paso del tiempo, el “Ciclón de Guantánamo” perdió la brújula dentro y fuera del ring y hoy, a punto de cumplir 37 años, presenta un panorama boxístico incierto -quizás muy cerca del retiro-, aunque todavía rebosa optimismo de cara a su próximo compromiso ante el mexicano Miguel Beltrán Jr. (33-6-0, 22 KOs), el 10 de noviembre, en el Recinto Ferial de Miami.

Frente a un rival siete años más joven y con opaca trayectoria boxística, Gamboa debe convencer más allá de vencer. Porque su futuro pende de un hilo y éste podría ser el último combate de su carrera en el deporte de paga, que comenzó con espectacular nocaut en el tercer asalto ante Alexander Manvelyan, el 27 de abril de 2007, en Hamburgo, Alemania, tras abandonar seis meses antes la delegación de su país, que se encontraba entrenando en Brasil para los Panamericanos de Río de Janeiro.

GAMBOA EN MIAMI
“Está recuperando su explosividad y creo que Gamboa va por buen camino para alcanzar nuevamente los planos estelares”, afirmó ante un grupo de reporteros el entrenador Pedro “Peter” Roque, en el gimnasio del Tropical Park, en Miami. “Hizo una preparación muy buena y se encuentra en excelentes condiciones físicas, técnicas y de salud”.

El oriundo de la oriental provincia cubana de Guantánamo suma dos victorias, ambas el pasado año por fallo mayoritario. La más reciente ante el estadounidense Jason “El Canito” Sosa, el 25 de noviembre, de 2017, el emblemático Madison Square Garden, de Nueva York. Allá en la Gran Manzana, como en otras ocasiones a lo largo de estos 11 años en el pugilismo de paga, Gamboa besó la lona en el séptimo asalto y también fue sancionado con un punto en el décimo por agarrar repetidamente a su oponente.

Tres meses antes, el púgil caribeño se impuso por otra decisión mayoritaria al jovencito mexicano Alexis “Baby” Reyes, en el Grand Oasis Arena, de Cancún, México. Y en esa ocasión también le descontaron tres puntos por deficiencias técnicas, en el 5to, 8vo y 9no rounds.

“Hemos trabajado mucho en los aspectos técnicos, principalmente para que mantenga levantada la mano izquierda cuando va al ataque”, afirmó Carlos Gamboa, padre del boxeador. “En muchas ocasiones avanza en busca de su rival y no se protege con esa mano”.

El pleito entre el múltiple ex campeón mundial Gamboa y el azteca Beltrán Jr. se efectuará en el Recinto Ferial del parque Tamiami y no en un área interior del estadio Marlins Park, como inicialmente se había informado, pues fuentes allegadas a la organización del evento, señalan que la instalación beisbolera exigió un costoso seguro que “era imposible pagar”.

Esta será la gran oportunidad para Gamboa de presentarse ante la enorme comunidad cubana residente en Miami, pues lo más cerca que ha estado de pelear frente a sus compatriotas exiliados ocurrió en octubre de 2007, cuando venció al brasileño Adailton “Precipicio” de Jesús, en el Hard Rock Hotel y Casino, de Hollywood, una ciudad del condado Broward, colindante con Miami-Dade.

En su más reciente pleito, Beltrán Jr. se impuso por nocaut en el primer episodio inicial, a su connacional Misael “El Toro” Muñoz, el 14 de septiembre pasado, en Culiacán, México, donde el árbitro Leonardo Bermúdez acabó las acciones cuando restaban solo dos segundos de esa fracción. Pero poco mérito tiene el éxito de Beltrán Jr. pues Muñoz exhibe una pobre trayectoria profesional con 14 reveses, todos por la vía del sueño, sin conocer el dulce sabor de la victoria.

CRAWFORD Y CASTELLANOS, VERDUGOS DE GAMBOA
Gamboa conquistó la corona pluma de la Asociación Mundial (AMB) con espectacular nocaut en el cuarto round al panameño Wyler Garcia, el 10 de octubre de 2009, en el Madison Square Garden. Al siguiente año, el 11 de septiembre, el caribeño se adueñó de la faja vacante de la Federación Internacional (FIB), también en las 126 libras, al doblegar unánime al mexicano Orlando “Siri” Salido, en el Palms Casino y Resort, de Las Vegas. En una guerra campal, Gamboa cayó a la lona en el octavo, en tanto Salido recibió idéntica receta par de veces en el duodécimo, cuando el tercer hombre sobre el tapiz se vio obligado a finalizar la reyerta, dado el mal estado en que se encontraba el peleador azteca.

Pero cuatro años después Gamboa cometió el error de enfrentarse al estadounidense Terence “El Cazador” Crawford, en el Century Link, de Omaha, Nebraska, de donde es oriundo el que hoy es considerado uno de los mejores libra por libra del mundo.

Solo una pelea en las 135 libras había disputado Gamboa, cuando aceptó cruzar guantes con Crawford, un pegador nato, que constantemente cambia de guardia y crea incertidumbre en el plan táctico de sus oponentes. Como antesala al memorable duelo versus “Bud” Crawford, el “Ciclón de Guantánamo” derrotó por triple boleta al colombiano Darleys Pérez, el 8 de junio de 2013, en el Bell Centre, de Montreal, Canadá, donde el cubano se alzó con el cinturón interino de la Asociación Mundial (AMB), en la categoría ligera.

Motivado por su triunfal carreras hasta entonces de 23 victorias, 17 por la vía del cloroformo y seis por fallo unánime, Gamboa se lanzó al ruedo contra Crawford, quien le propinó una paliza, que incluyó derribos en el 5to, 8vo y par de veces en el noveno, cuando el réferi Genaro Rodríguez detuvo la masacre a los 2:53 minutos de esa ronda. Con su victoria, el norteño retuvo la corona ligera de la Organización Mundial (OMB).

Seis meses más tarde, Gamboa regresó con un triunfo por nocaut técnico en el sexto asalto frente a Joel Montes de Oca. La racha continuó al imponerse a Hylon Williams Jr. y René Alvarado, ambos por decisión unánime en 10 rounds, pero en el siguiente compromiso Gamboa se presentó en malas condiciones físicas y fue vapuleado por el mexicano Robinson “Robin Hood” Castellanos, en el lujoso hotel y casino MGM Grand, de Las Vegas.

Dado el récord de uno y otro, Gamboa salía como amplio favorito para doblegar a Castellanos, quien sumaba 23 victorias y 12 fracasos en ese momento. Pero el cubano se presentó falto de velocidad y carente de una preparación adecuada. Ya en el tercer asalto, un recto de derecha de Castellanos derribó al representante de la isla caribeña. Y nuevamente se repitió la escena en la siguiente fracción. Con poco que ofrecer y sin posibilidad de cambiar el curso de los acontecimientos, la esquina de Gamboa renunció al pleito antes de reiniciarse el séptimo asalto.

Gamboa y sus dos entrenadores, Pedro Roque y Carlos Gamboa, están optimistas de cara a la pelea frente a Beltrán Jr. Por lo pronto, será una buena oportunidad de conocer si el astro caribeño no es ya un ciclón que carece de vientos fuertes y está a punto de disolverse. Veremos.

Facebook Comments