Saúl “Neno” Rodríguez regresa después de casi dos años de navegar a través de un laberinto de problemas, incluyendo la falta de peleas para el peleador de éxito seguro a mediados de sus 20 años.

La máquina de nocauts basada en Riverside está ansiosa por recargar.

Rodríguez (21-0-1, 15 KOs) se enfrentará a la oposición por primera vez en 20 meses cuando pelee contra Claudio Rosendo Tapia (28-18-4, 13 KOs) de Argentina en el Centro de Convenciones Don Haskins en El Paso, Texas. ESPN + transmitirá la cartelera de Top Rank.

Mientras trabajaba en gimnasio tras gimnasio para una pelea que nunca aparecía, otros prospectos del sur de California avanzaron en la clasificación y entraron en la mente de los fanáticos del boxeo. Pero aún así, muchos preguntaban sobre el pugilista delgado.

“La gente solía llamarme todo el tiempo y me preguntaban cuándo iba a pelear”, dijo Rodríguez, de 25 años, mientras hacía ejercicio en un gimnasio en la ladera de Riverside. “Me cansé de escucharlo, así que apagué mi teléfono y dejé de mirar las redes sociales”.

Rodríguez esperó y esperó la llamada a la batalla de su anterior compañía de promociones Mayweather Promotions. Le ofrecieron peleas pero a última hora y en carteleras de peleas inferiores.

“Me trataron bien”, dijo Rodríguez, quien fue firmado personalmente por Floyd Mayweather. “Pero no parecían saber lo que estaban haciendo conmigo”.

Se separaron amistosamente.

El contendiente de peso súper pluma atrajo la atención no solo de los fanáticos del sur de California, sino también de los de Europa y otras partes de los EE. UU., con su gran cantidad de nocauts despiadados vistos en peleas televisadas.

Un programa de boxeo británico llamado Box Nation lo nombró uno de los prospectos del año y una cadena de televisión española también lo clasificó como “Mr. Highlight film”por su capacidad para proporcionar nocauts sensacionales. En ese momento peleaba bajo Top Rank y cuando su contrato expiró, buscó la mejor oferta.

Mayweather cortejó al artista del nocaut y luego de darle un saco de dinero y las llaves de un nuevo Camaro, aceptó la oferta.

Última pelea

En su primera pelea bajo Mayweather Promotions, el peleador de Riverside se enfrentó al extremadamente robusto Oscar Bravo de Chile el 24 de febrero del 2017. La pelea se llevó a cabo en Pechanga Resort and Casino, cerca de su ciudad natal, y fue televisada por Showtime.

Irónicamente, una repetición de esa pelea fue televisada el lunes por la noche. En esa batalla, Rodríguez le estaba llendo increible en las primeras cuatro rondas hasta que Bravo cerró la distancia y derribó a la estrella de Riverside con un derechazo. Era la primera y única vez que Rodríguez había sido derribado.

Aunque Rodríguez ganó la pelea por decisión dividida después de 10 rondas, la reacción de los fanáticos y los criticos fue rápida y cruel en las plataformas de los medios sociales. Haber sido noqueado después de un lento golpe de izquierda, no solo resultó en una caída, sino en una serie de feos comentarios y declaraciones que llegan cada vez que un peleador tiene una victoria cerrada, como con Saul “Canelo” Alvarez y sus dos peleas de Gennady Golovkin.

“Es mejor tener 1,000 comentarios negativos que ningún comentario”, dijo Rodríguez sabiamente. “Los fanáticos del boxeo son los más leales de todos y los más molestos”.

Más molesto que los feos comentarios fue la falta de actividad en las peleas. Esa fue la primera y última pelea de Rodríguez bajo Mayweather Promotions.

“Fue frustrante. Dejé de ver el boxeo “, dijo Rodríguez, quien ahora está siendo entrenado por su padre Saúl Rodríguez”. Me gusta ver programas forenses como las primeras 48 horas “.

Investigar casos y misterios de asesinatos se ha convertido en un pasatiempo favorito del boxeador de Riverside. Pero su inactividad fue un misterio, por lo que regresó a su antigua empresa de promoción Top Rank.

“Top Rank sabe cómo construir peleadores, construyeron a Manny Pacquiao, Oscar De La Hoya y a Floyd Mayweather”, dijo Rodríguez hablando de los nombres más importantes del boxeo en los últimos 20 años. “Ellos saben cómo construir estrellas”.

Brad Goodman, uno de los intermediarios de Top Ranks, ha sido parte de muchos de los descubrimientos de la compañía con sede en Las Vegas y conoce a Rodríguez muy bien.

“Básicamente construimos toda su carrera. Él es realmente parte de la familia, excepto por una pelea cuando peleó por Floyd. Hubo un malentendido pero regresó a nosotros “, dijo Goodman actualmente en Panamá. “Se ha ido por un tiempo, le tomará dos o tres peleas volver a la corriente de nuevo”.

Cuando Rodríguez está en su mejor momento, es un golpeador rápido capaz de nocauts que atraen oohs y ahhs.

“Lo que siempre ha hecho bien es que tiene una mentalidad muy ofensiva, lo cual es algo muy bueno. Pero cuando llegas al nivel más alto puede ser un detrimento. Ciertos tipos saben cómo contrarrestar el puñetazo”, dijo Goodman, quien ha trabajado con Top Rank durante más de 20 años. “Ahí es cuando necesitas ser muy bueno defensivamente. Siempre supimos que era un niño con una mano pesada con un gran gancho de izquierda. Siempre quise que él mejorara su defensa “.

Ahora, después de pasar casi dos años sin entrar a un cuadrilatero, el ligeramente mayor y más fuerte Rodríguez reflexiona con calma sobre sus recientes viajes rocosos y la constante pregunta sobre su próxima pelea.

“Quizás este fin de semana si alguien actúa mal”, sería la respuesta de Rodríguez.

Bueno, este fin de semana finalmente está aquí y el temido peso súper pluma ha recargado, y Texas es su primera parada.

Ya era hora.

Foto por: Al Applerose

 

Facebook Comments